Biodanza: La Magia de varias transformaciones en vivo



Danza para encontrarte como ser humano

La Biodanza es una travesía casi psicodélica que te retrotrae a tu niñez, juega contigo y es capaz de unir a una tribu que no puede ser más distinta, para conectar sus almas. Llueven los abrazos, las sonrisas y las risas, el amor espontáneo y generoso y las miradas que finalmente se encuentran en una tarea que parecía imposible.

Tiene algo de mágica, de esencial, de sorprendente en cuanto a que ninguna terapia cognitiva puede dejarte ver el éxito desde el primer encuentro.

Me declaro una enamorada de esta locura mágica.

BIODANZA es alegría, fuerza, energía, creatividad, emoción, liberación, conexión, bienestar, afecto, crecimiento y …, mucho más.

¿Conoces la Biodanza? una pequeña pincelada teórica sobre este sistema de desarrollo personal.

Es un sistema que utiliza música, movimiento y situaciones de encuentro en grupo para profundizar el autoconocimiento. Busca promover la capacidad de enlazar de forma holística el uno con sus emociones y su expresión. También sostiene profundizar los lazos con los otros y la naturaleza, así como expresarlos naturalmente.

Hace más de cuatro décadas que su creador, Rolando Toro,antropólogo y psicólogo chileno,dioa conocer la Biodanza o Danza de la Vida, que aglutina las ciencias de la psicología, la medicina y la biología.

Biodanza activa los potenciales innatos de cada persona, a través de la danza, del gesto, de la voz y de la propia armonía del movimiento del cuerpo. Es una forma poética, artística, divertida y vivencial de entrar en conexión con uno mismo, con los demás y con la realidad que nos rodea, expresando nuestra auténtica naturaleza.

Se trabaja a través de ejercicios progresivos que, con el estímulo de la música y las pautas dadas, ayudan a que cuerpo y emoción se unan para expresarse creativamente en la danza y en el encuentro con el otro. Es un sistema para todas las personas que quieran descubrirlo y conocerlo, sin importar edad, condición física, psíquica o social, somos lo que somos en movimiento, y la música siempre ha sido lenguaje universal, capaz de llegar a lo más hondo de tu alma, de modificar tu estado de ánimo y permitirnos expresar sin palabras todo nuestro universo emocional y nuestra condición humana.

VOLVAMOS AL CUERPO

Sólo es necesario querer volver al cuerpo, disfrutar y querer sentir el cuerpo y aquietar la mente.

Sólo es necesario querer ser más feliz.

Sólo es necesario querer sentirte más libre.

EL DERECHO A LA SENSIBILIDAD, a crear espacios donde expresar todos nuestros potenciales.

Somos seres sensibles, todos lo somos, no es una cualidad reservada sólo para unos cuantos elegidos. Necesitamos con urgencia abrirnos a la sensibilidad, desde lugares de dureza y exigencia no es posible el encuentro con uno mismo ni con el otro. Recuperemos el contacto. La piel es el órgano vivo más pesado y más amplio del cuerpo humano, que nos permite vivir un sinfín de experiencias vitales. El sentido del tacto es uno de los sentidos imprescindibles para poder sobrevivir. El contactoes algo NECESARIO   para nuestra salud física y mental, además de una forma de comunicación con los otros. Su recuperación permite darnos cuenta de toda la falta de amor histórica de la que somos fruto.

No es natural no querer que nos toquen, no es natural rechazar un abrazo, un contacto físico, una caricia, no es natural nuestra rigidez corporal. Somos un cuerpo y necesitamos atenderlo, escucharlo, recuperarlo y comenzar con urgencia a disfrutarlo y servirnos de su sabiduría. Buscar y /o crear espacios amables y favorecedores para volver a despertar nuestra sensibilidad es un regalo indispensable e incluso una necesidad vital que no podemos seguir no atendiendo.

Hemos abandonado el placer de acercarnos y disfrutar de un baile juntos, una música suave y una intimidad inigualable, sólo con el propósito de disfrutar y permitirnos volver a sentir la sensibilidad en nuestra piel, la emoción en nuestro corazón, la sorpresa del contacto y la celebración del encuentro con otra persona, con una mirada sincera y profunda, con una amplia y generosa sonrisa.

Abramos espacios de sensibilidad para abrirnos al auto-cuidado en su máxima expresión.

Tenemos, hombres y mujeres, derecho a tener un espacio sensible donde expresar nuestros potenciales, donde romper esas barreras que nos interponemos que sólo endurecen y aíslan.

Biodanza es una de las mayores oportunidades que conozco para ello.

BIODANZA Y MUSICOTERAPIA, dos sistemas que se fusionan y encajan como si fuera uno para facilitarnos y favorecer nuestra libre expresión.

Trabajando ambas disciplinas juntas nos encontramos abriendo un espacio para explorar la Improvisación a través de la música y el movimiento como herramienta, no sólo para potenciar la capacidad creativa y expresiva individual y colectiva, sino también como instrumento para mejorar la gestión de las emociones y estados de ánimo.

Cada persona va descubriendo su “yo musical” y expresando su propia música, aquella que la caracteriza y la hace única.

A través de los sonidos y movimientos que va encontrando en ella misma, aprende a reconocerse y a compartir sus riquezas con el grupo.

La musicoterapia tiene el poder de conectar, transformar y humanizar a las personas y su entorno.

Ofrécete este tipo de regalos, de momentos, de espacios de sensibilidad para expresar, sentir, compartir, descubrir, divertirte y sobre todo ¡ser más felices! ¿hay algo más importante? en nuestra opinión, no.

Gelen Serrano
Facilitadora de Biodanza

Javier Alcántara
Músico profesional, Musicoterapeuta, Guitarrista de Jazz y compositor

Próximos retiros en La Hospedería del Silencio
www.hospederiadelsilencio.com
www.ecocentro.es


Si te ha gustado, compártelo...








Deja un comentario