Yoga y dieta para equilibrar la vida



Todo ser vivo tiene que comer para mantener la vida. La buena comida también mantiene la vida de este cuerpo. La conciencia en el individuo debe su manifestación al poder del alimento. El poder del alimento se manifiesta incluso a través de la mente, el intelecto y la razón.
Swami Sivananda, Salud y Dieta

LOS CINCO PUNTOS DEL YOGA

La dieta es un aspecto importante de la práctica del yoga.

No existe ninguna dieta fantástica, ni existe un alimento milagroso.

Lo que si puedes es crear cada día el milagro de llevar una vida equilibrada, plena y saludable y esta capacidad de obrar el milagro nos lo proporciona el yoga.

El yoga se puede sintetizar en cinco aspectos:

  • ejercicio adecuado,
  • respiración adecuada,
  • relajación adecuada,
  • dieta adecuada y
  • pensamiento positivo y meditación.

En un auto necesitas aceite y lubricación, un sistema de enfriamiento, una batería, combustible y un conductor inteligente detrás del volante. No importa qué auto compres, qué modelo, qué marca o lo costoso que sea, esto no hace diferencia alguna. Estos cinco principios son lo esencial.
Tu cuerpo es como un auto, un vehículo y tú usas el vehículo para venir aquí.
Los asanas son el aceite y la lubricación.
La relajación es el sistema de enfriamiento.
La batería del cuerpo que es el plexo solar, se recarga con el pranayama.
El combustible, que es la gasolina para el cuerpo, lo proveen los alimentos, el agua, el aire, y la luz del sol y por último
el conductor inteligente detrás del volante, es la mente.

Swami Vishnudevananda

Para quienes practican yoga somos lo que comemos. El alimento es necesario para nuestro bienestar físico pero además tiene efectos sutiles en la mente. Y por supuesto, puede aumentar o disminuir los beneficios que proporcionan los asanas y el pranayama.

Aumentar o disminuir los beneficios de la práctica de yoga está directa y proporcionalmente relacionado con el alimento que ingerimos durante nuestra práctica. Las personas que practican yoga saben esto muy bien, incluso los principiantes. Si comes mucha cantidad o comida muy pesada de digerir antes de practicar yoga, la experiencia no es la adecuada.

Si comes determinados alimentos, sobre todo excitantes azúcar, te, café, bebidas gaseosas, picantes en exceso y te pones a meditar la mente no se calma. Además notarás cada vez más los efectos estimulantes de ese tipo de alimentos. Si después de una clase de yoga te vas a comer a cualquier sitio y cualquier cosa los beneficios de tu práctica se van como por un desagüe. 

DIETA ADECUADA

Para las y los yoguis los alimentos que incrementan la vitalidad, la salud, y la alegría y resultan beneficiosos para la práctica del yoga, son los alimentos adecuados. Entre ellos citamos los cereales como el maíz, el trigo, el arroz, la avena, el mijo, la quinoa; las legumbres, los frutos secos y las semillas; las verduras, en especial las de hoja verde como el brócoli, la espinaca y la acelga; el calabacín, el pepino; la fruta fresca de temporada y la fruta desecada; los productos lácteos en pequeñas cantidades.

Pero no sólo hay que tener en cuenta lo que comemos sino como lo preparamos.

La comida debería ser simple,
agradable,
ligera,
sana y
nutritiva.

Swami Sivananda

Cocinar platos simples y de manera sencilla para que preparar tu comida no sea una causa más de estrés. Agradable para que resulte apetitosa y gustosa, una alimentación simple no es sinónimo de aburrido o desagradable. Los ingredientes básicos en las dietas vegetarianas tienen entidad propia, son completos en sí mismos, tienen forma, sabor, color, olor y nutrientes concretos. Cada producto vegetal que utilizamos para nuestra dieta, es único y si lo respetamos, a la hora de cocinarlo. Manteniendo su integridad lo más posible, tendremos cada día una experiencia sublime con el alimento.

Ligera de preparar, de digerir, de eliminar. Y por supuesto sana y nutritiva. Esto nos lo proporciona la dieta vegetariana a través de los alimentos de los que se sirve.

Y otro aspecto fundamental es la moderación. Una dieta pura y moderada, rica en prana, resulta la mejor garantía de salud mental y física y aporta armonía y vitalidad tanto al cuerpo como a la mente. 

Frutas y Verduras de verano

Berenjenas, Calabacín, pimientos verdes y rojos, tomates, pepinos, lechugas, zanahorias, remolacha, hinojo, nabos, patatas, chirivías, acelgas melones, aguacates, albaricoques, arándanos, brevas, cerezas, ciruelas, frambuesas, limones, manzanas, melocotones, nectarinas, peras, plátanos, sandías, uvas.

Información facilitada por el Centro Internacional de Yoga Sivananda Vedanta de Madrid
Tel.: 913615150 – www.sivananda.es


Si te ha gustado, compártelo...








Deja un comentario