Kundalini Yoga



Hormiguitas 

Kundalini Yoga es una tecnología sagrada, eso quiere decir que es un conjunto de técnicas precisas, eficaces y efectivas que nos permiten tener la experiencia casi tangible del alma y de la fuerza del espíritu que nos sostienen desde dentro. Practicada sistemáticamente sirve para alinear la vida cotidiana que conocemos con la intención espiritual que guardamos en nuestro interior (es como nuestro ADN espiritual, para ponerle un nombre ilustrativo).

Esta disciplina sacra agrupa incontables series de ejercicios físicos, técnicas de respiración y meditaciones, con los que podemos sanar todas las capas de nuestro ser (desde el sistema digestivo hasta la “deficiencia” de amor o los comportamientos compulsivos, por nombrar solo 3 cositas), además Kundalini Yoga ofrece un vasto universo de guías generales sobre alimentación y estilo de vida que facilitan ese importantísimo proceso de alineación con nuestra propia autenticidad espiritual.

Pero la palabra clave aquí es ‘proceso’. Este es un trabajo de hormiguitas.

Mandalas 

Se trata de que todo lo que está afuera es una especie de proyección del mundo interno; es decir que, de algún modo muy curioso, todo lo que “nos pasa afuera” con nuestra familia, amigos, laboralmente, en la calle o en la relación de pareja tiene su raíz profunda en nosotros.

Funcionamos como un mandala: tenemos, somos y respiramos la información nuclear del punto en el que nos ubicamos dentro de la enorme órbita del camino de evolución espiritual que estamos recorriendo.

Aunque la esencia primordial de todo lo que existe es eterna e inmutable, esta información de la que hablamos arriba viene a ser como la forma particular, el molde que esa energía creativa total asume en el pedacito de tiempo y espacio que somos.

Lo que ocurre es que todo aquello que hacemos, desde el acto de respirar hasta las decisiones más importantes y conscientes que tomamos, llevan grabada la forma particular del molde que contiene nuestra información esencial, reflejan o copian ese punto en el que estamos dentro del camino espiritual, podamos verlo o no.  

Por lo cual, a modo de fractal, o a modo de mandala, vamos repitiéndonos hasta la saciedad, creando las mismas circunstancias, tantas veces como las necesitemos, hasta poder vernos y aceptar que, quizás, es momento de actuar de otro modo, de evolucionar.

Lo que es muy hermoso de este juego de espejos es que, cambiando entonces la fuente, la forma de ese molde que guardamos en el corazón, esa intención interna (quizás se trata más de limpiarla de condicionantes y menos de cambiarla) que somos y que vamos emitiendo en cada exhalación, podemos modificar absolutamente todo lo que nos rodea. Léase bien: TODO. 

Porque si nosotros contenemos la raíz de esa realidad que vemos fuera, quiere decir que, cambiando interiormente nuestra realidad exterior, casi automáticamente va a alinearse, básicamente porque no habrá en nosotros nada que la sostenga, puesto que el referente espiritual que le daba vida y del cual era una proyección, ya no existirá.

Y esta es la gracia que nos ofrece la Formación Internacional de Profesores de Kundalini Yoga Nivel 1 certificada por AEKY, KRI e IKYTA, impartida por profesores maravillosos y coherentes en el cálido hogar que es Shunia Yoga Sagrada Familia: poder sanar internamente, limpiar nuestra verdadera identidad de todos los condicionantes tóxicos que la ocultan, brillar con toda la fuerza de nuestro espíritu en todas las direcciones y ser felices.

Sat Nam

Shunia Yoga
c/ Sicilia, 236 bis – 08013 – Barcelona
info@shuniayoga.com
www.shuniayoga.com
Tel. 93 265 89 26

Si te ha gustado este contenido, compártelo…
Share on Facebook
Facebook
14Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email