Helicobacter PYLORI: La invasora del estómago



Visión de la Helicobacter pylori desde la Medicina Tradicional China

Deberíamos desterrar la idea de que estamos totalmente a merced de los temidos virus y bacterias y que nos van a infectar en cualquier momento. En este punto es donde se centra precisamente la Medicina Tradicional China. Ante una enfermedad no se busca eliminar al microorganismo causante, sino comprobar qué tipo de desequilíbrio ha causado éste en el cuerpo y una vez encontrado, restablecer los canales energéticos, eliminando los bloqueos que puedan existir para que la energía vital fluya libre y armoniosamente por todo nuestro cuerpo. Sólo así, nuestro organismo es capaz de luchar por sí mismo contra el factor patógeno y eliminarlo sin necesidad de productos químicos.

En MTC la energía (Qi) de cada órgano tiene un movimiento fisiológico determinado, en el caso del Estómago este movimiento es descendente, entonces el Qi rebelde de Estómago es cuando se altera la función de descenso de Estómago y en vez de seguir su curso hacia abajo, se rebela y va hacia arriba.

Normalmente este síndrome suele acompañarse de Fuego de Estómago (sensación de ardor) o invasión de Frío al Estómago (retortijones).

Según la Medicina Tradicional China la úlcera gástrica o péptica se debe a trastornos emocionales, trastornos alimenticios, e insuficiencia de estómago. A continuación detallaremos sus causas y su tratamiento, siempre desde el punto de vista de esta práctica milenaria.

En este artículo, quiero dar la visión que he vivido en la consulta, de pacientes que explicaban el malestar que sentían, principalmente en su estómago, quejándose de inflamación, dolor fijo y penetrante, nauseas, gases, falta de apetito. Se encontraban confusos porque a pesar de tomar antiácidos, anti-inflamatorios y sobretodo analgésicos, no encontraban solución a sus molestias.

Eran personas, en general, con emociones fuertes, falta de estima, anárquicos en su aimentación, ESTRESADOS

HELICOBACTER PYLORI, ¿ESTAMOS MATANDO MOSCAS A CAÑONAZOS?

La Helicobacter Pylori es una bacteria que puede infectar el estómago y el duodeno. Es muy común, sobre todo en países en vías de desarrollo, donde se estima que la incidencia en la población adulta está alrededor del 80%. En España la cifra es menor, alrededor del 50%, y la mayoría de los casos son asintomáticos, es decir, los sujetos infectados nunca llegan a desarrollar ningún tipo de síntoma.

Aquellas personas que tienen una afección más grave, pueden presentar infección de estómago, gastritis y úlceras duodenales, que incluyen dolor abdominal inespecífico o difuso, sensación de saciedad después de una pequeña cantidad de comida, disminución del apetito, halitosis, dispepsia y digestiones difíciles, dolor al presionar el epigastrio, fatiga, heces oscuras y anemia (debido a úlceras sangrantes),…

En estos casos sintomáticos la bacteria daña la capa mucosa que protege el estómago y el duodeno, permitiendo que los potentes ácidos estomacales atraviesen esta capa y formen úlceras, la mayoría superficiales; aunque en algunos casos pueden llegar a sangrar o hacerse muy profundas.

Después de analizar estos datos, podemos preguntarnos… ¿Por qué no todos los individuos portadores de esta bacteria presentan problemas?

Lo que está claro es que la sola presencia de la Helicobacter Pylori no es causa suficiente para producir gastritis, úlceras, … y todas las molestias citadas anteriormente.

La medicina occidental analiza y clasifica las enfermedades desde el punto de vista del agente causante de la enfermedad: parásitos, bacterias, gérmenes…. Se combaten con medicamentos que intentan eliminar el microorganismo de nuestro cuerpo y con otros que minimicen en lo posible los síntomas. Hoy en día, para cualquier síntoma que presente nuestro organismo, podemos encontrar el medicamento adecuado. Estamos acostumbrados a relacionar las enfermedades con causas externas a nosotros mismos y buscamos la curación con productos ajenos a nuestro organismo.

Para la Medicina China, la enfermedad y la degeneración no se deben tanto a invasores del exterior como a “dejarse estar y bajar la guardia”. ¿Qué queremos decir con esto? El factor determinante para contraer una enfermedad no está fuera de nosotros, sino dentro: un organismo equilibrado no enfermará, aunque se vea expuesto a un ambiente hostil. Los Seres Humanos, cada vez estamos con más prisas, comidas rápidas, tiempo limitado, miedos, incertidumbres provocadas por la inestabilidad mundial. Comemos alimentos tratados químicamente, bebemos aguas contaminadas y respiramos aire nocivo.

La mayoría de nosotros llegamos a tener gastritis y en casos crónicos, úlceras de estómago, predisposición a padecer colitis ulcerosa y hasta diverticulosis, de modo que todo eso nos está llevando a buscar soluciones naturales e informaciones que introduzcan nuevas formas de vida y de pensamientos equilibrados.

Para eso en este momento mi OCUPACIÓN es poder divulgar los conocimientos de muchos años de búsqueda, con herramientas ancestrales y actuales .

CON  LA MEZCLA DE AMBAS PUEDO HACER UN COCTEL DE EQUILIBRIO, SALUD Y CONOCIMIENTO
¿QUÉ CAPACIDAD DE INFECTAR TIENE?

Esta bacteria, que tiene la capacidad de infectar alrededor de dos tercios de las personas en todo el mundo. Recibe este nombre, debido a su forma de espiral .

Ella resiste en uno de los ambientes más  inhóspitos de nuestro organismo: el estómago. Presenta un medio extremamente ácido, con un pH inferior a 4.

La acidez del estómago es uno de los mecanismos de defensa de nuestro organismo contra las bacterias que son ingeridas con los alimentos. Pocos son los seres vivos que logran sobrevivir en un ambiente tan ácido. No obstante, el H. pylori presenta algunos «trucos» evolutivos que le permiten adaptarse a un medio tan hostil. La bacteria produce sustancias que neutralizan los ácidos, formando una especie de nube protectora a su alrededor, permitiendo que la misma se movilice dentro del estómago hasta encontrar un punto para fijarse. Además de esta protección, el H. pylori logra sobrepasar la barrera de moco que el estómago posee para protegerse de la propia acidez, adhiriéndose al moco, área debajo de la mucosa, donde la acidez es mucho menos intensa.

Hay síntomas de otras afecciones, que pueden estar emparentados con la bacteria:

El acné rosácea (que es una erupción cutánea de color rojo en la cara y que puede responder a la terapia).

Síndrome de Fatiga Crónica (porque el bienestar y los niveles de energía se mejoran si el Helicobacter pylori es tratado).

Aftas bucales.

Pacientes con halitosis crónica: porque responden al tratamiento de Helicobacter pylori.

¿CÓMO SE TRATA?

En consulta se trata con la aplicación de puntos de acupuntura específicos, fitoterapia y dieta terapéutica para ayudar a que el Qi recupere su movimiento y, si es necesario, apaciguar el Fuego o calentar el Frío de Estómago, así como regular la salud emocional. Todo ello ayuda a regular las funciones digestivas del estómago, su mucosa y el pH

Tratamientos naturales beneficiosos

Los tratamientos naturales contra el H. pylori se centran en una dieta nutritiva, el uso de normas de higiene comunes y el uso de medicinas botánicas, probióticos y otros suplementos específicos.

Toma probióticos. Los probióticos son fuentes de bacterias y hongos “buenos” que normalmente se encuentran en el microbioma del cuerpo. Esto incluye a las especies de lactobacilos, acidophilus, bifidobacterias y al hongo saccharomyces boulardii.

Las buenas fuentes de probióticos son los alimentos fermentados como el kéfir, el chucrut, los pepinillos, la kombucha (un té fermentado), el tempeh, el kimchi y otros alimentos como el yogur, la sopa miso, el espárrago, el puerro y las cebollas.

Muchas medicinas botánicas cuentan con propiedades antibióticas (eliminan las bacterias). Se ha demostrado que las siguientes hierbas reducen el crecimiento del H. pylori en los cultivos de laboratorio.

Tomillo

  • Posee propiedades antibacterianas
  • curry orégano y canela, también.
  • Considera la posibilidad de consumir suplementos de ginseng rojo coreano. Se ha demostrado en los animales de laboratorio que el ginseng rojo coreano cuenta con una actividad que combate al H. pylori.
  • Tener una dieta nutritiva.

Las filosofías de salud natural recomiendan el consumo de alimentos integrales no procesados para conseguir la nutrición necesaria que mejore el sistema inmunitario y fomente la salud de la microbiota.

Una dieta saludable incluye los siguientes alimentos:

Proteínas de alta calidad:

  • Cantidades bajas de pescado.
  • Vegetales y frutas frescos (en una variedad de ricos colores):
  • El brócoli, en particular, contiene altos niveles de un químico llamado sulforaphane, el cual es efectivo para matar al H. pylori.
  • Legumbres como las lentejas.
  • Los carbohidratos complejos encontrados en vegetales
  • Alimentos integrales, granos como el arroz integral y la quinoa.

Productos refinados

En este tiempo, como vengo puntualizando en cada uno de mis artículos, evitar en su dieta algunos alimentos como los azúcares, las harinas refinadas y el arroz. En lugar de ello, debe incrementar el consumo de frutas, verduras y agua -(filtrada)

Por último, se puede preparar una bebida alcalinizante  y cicatrizante, para combatir la Helicobacter Pylori, mezclando patata cruda, apio y zanahoria, la cual se debe beber antes de cada comida.

En la noche y al levantarnos tomar una cucharadita de Bentonita

Sopa de Miso Limpiadora

Esta sopa de miso depurativa y limpiadora es una maravilla, me encanta su sabor. Su principal función es ayudar a limpiar y nutrir al mismo tiempo. Es importarte no añadir más ingredientes de los que realmente se propone en la receta, todos sus ingredientes tienen una función específica y no necesita que se le añada nada extra:

  • Limpia la sangre.
  • Alcaliniza el PH de la sangre.
  • Es remineralizante.
  • Ayuda a movilizar la grasa acumulada y favorece su eliminación.
  • Ayuda a depurar al organismo de forma general, ya que su contenido en hoja verde apoya directamente al hígado a realizar la limpieza de toxinas.

Ingredientes:

  • 1 litro de agua filtrada
  • 1 cebolla o 1 puerro entero incluida la parte verde (siempre que esté en buen estado, y si es bío)
  • 1/2 taza de zanahorias cortadas en juliana (palitos delgados no muy largos)
  • 1/2 taza de rábano daikon (puedes utilizar negro, nabo blanco en su defecto)
  • 1/4 de taza de rábano daikon seco (de venta en eco-tiendas y herbolarios)
  • 1 rama grande de apio incluida las hojas
  • 1 taza de hojas de espinaca, o de hojas de achicoria, o de remolacha
  • 4 CS de alga wakame deshidratada
  • 1 pizca de sal
  • Miso (shiro miso, o mugí miso, no usar hatcho miso en esta sopa)
  • Cebollino, o bien perejil, cilantro, cualquier aromática fresca es perfecto

Elaboración de la masa…

Poner un litro de agua filtrada a calentar unos 10 minutos, en una olla con un par de sellos de alga kombu, tapar, cocinar a fuego alto pero sin hervir mientras que cortamos todas las verduras, para que la kombu vaya infusionando en el agua.

Cortar el rábano daikon y las zanahorias en juliana, la cebolla en plumas, sacar el alga kombu del agua y guardarla en el frigorífico para reutilizarla para otra preparación.

Añadir la verdura cortada a la olla y además el rábano daikon seco troceado en tiras cortas, llevar la sopa a ebullición con una pizca de sal.

Poner el alga wakame en remojo 10 minutos, escurrir, cortarla en trozos pequeños, reservar.

Una vez esté hirviendo, bajar el fuego para que se cocine pero sin hervir, tapar y cocinar 10 minutos.

Añadir el alga wakame y la hoja verde troceada, cocinar 5 minutos más.

Apagar el fuego, sacar un par de cazos de líquido de la sopa y verterla en un cuenco, diluir 2 CS de miso y devolver a la sopa, remover bien.

Corregir de miso de forma individual, al gusto no más de una cp de miso por persona.

Presentar con cebollino fresco cortado en trocitos pequeños, tomar caliente o templada, nunca fría.

*Es ideal en procesos de  limpieza y de depuración, digo esto en términos generales (cada persona y sus circunstancias son únicas) pero contando que la persona está bien de salud, se puede incluir durante una semana tomándola 2 veces al día, recomiendo por la noche no abusar del miso.

CS: cucharada sopera | cp: cucharada pequeña

¡¡Espero que esto sirva para una mejor limpieza y regulación quitándonos tóxicos y pesticidas!!

Bárbara de Luchy, pasa consulta en Madrid y otras ciudades de España.
Telf. 678667500


Si te ha gustado, compártelo...








Deja una respuesta