Cómo afectan a nuestra salud las Geopatías o zonas negativas

#Publicidad

Desde la antigüedad el hombre tiene conocimiento de la existencia de radiaciones nocivas emanadas por el planeta y de los perjuicios que estas traen sobre la salud de los seres vivos al exponerse a ellas por mucho tiempo, por lo que ha buscado la forma de neutralizarlas.

En la antigüedad (aún se hace) en muchas culturas, esperan a que los animales de compañía (cuando se viaja o se compra un nuevo terreno) se tumben en el suelo, para poner en esa misma posición sus tiendas de campaña o para comenzar a construir su nueva vivienda…  Pues saben que ellos son capaces de sintonizar mejor y evitar las Zonas Geopatógenas.

Recordemos que lo que se encuentra sobre la vertical de una geopatía es una mezcla de pequeños elementos nocivos para la salud y que, a la larga, podrían ser letales para el ser humano, como por ejemplo los rayos x, los rayos gamma y rayos infrarrojos, entre otros.

Lo ideal, sin duda alguna, es la prospección guiada por un buen profesional de la materia (que escasean), pues la calidad de vida y salud de los habitantes de una vivienda puede variar mucho, desde estar en una zona geopatógena a estar en una zona limpia…

Por desgracia, existen pocos profesionales que se dediquen a ella, al menos de manera seria y eficaz, pero os podéis hacer la siguiente pregunta, ¿Y cómo puedo, aunque no me realicen una prospección, eliminar zonas geopatógenas en mi casa, despacho o trabajo?

En mi casa, y como en todas las casas, hay geopatías. Así que he probado personalmente varios dispersores funcionando algunos un tiempo, y luego dejando de operar porque se saturan. Uno de ellos es la Placa Polarizadora de Quantum Spain. Es de las pocas herramientas que realmente me han gustado. Funciona, pero yo, personalmente, lo que hago es una espacie de “Carga” de dicha antena polarizadora cada 15 días. La quito de, por ejemplo, debajo de mi cama, y la pongo todo un día al sol, tras una ventana. Y habiendo podido medir los UB (Unidades Bovis) antes de ponerla, después de ponerla 15 días y después de volverla a recargar con la Energía solar y los resultados son estos:

  • Placa Polarizadora antes de ser utilizada, entre 9000 y 11000 UB
  • Una semana de uso (en zona Geopatologica), entre 3500 y 4500 UB
  • Diez días expuestos a zona Geopatologica, entre 200 y 4000 UB
  • Después de cargarla un día completo de luz solar, entre 9000 y 12000 UB

Se puede apreciar como la Placa Polarizadora llega con una carga, he de decir en este sentido que puede variar un poco de unas a otras, y que esa carga “Energética” se va reduciendo a medida que Neutraliza las Zonas Geopatologicas, aunque también es necesario advertir que NO neutraliza la acción de gases nocivos, cosa normal.

También será digno de destacar los problemas de estrés Geopatologico, que éste no solo está causado por la acción de zonas o espacios en nuestro hogar, sino que cada día nos vemos enfrentados a un innumerable cruce de “Energías” sutiles, como las que podemos tener en nuestro lugar de trabajo, cuando vas en el metro, cuando esperas en una sala, por ejemplo, de una reunión, y en muchos otros lugares, incluso al acercarnos a personas denominadas “Vampiros de Energía” que no son otras que aquellas que siempre van con los cuentos (chismorreo) de otros y que nos causan enorme desgaste sólo al estar cerca de ellas. Para esto recomiendo encarecidamente llevar Polarizadores de Energía encima de nosotros, para evitar ese desgaste o estrés geopatológico.

En caso de llevar una Placa Polarizadora, con nosotros, será muy bueno poner una jornada al sol, al menos cada semana..

En caso de personas con enfermedades graves o severas. Yo recomiendo ponerla siempre en la cabecera de su cama, de continuo y recargarla cada tres días.

En caso de niños pequeños, se puede poner también en la cabecera de la cama o cuna y se puede poner una jornada al sol, cada 20 días.

En caso de consultas Profesionales, como puede ser la mía, recomiendo tener al menos tres placas polarizadoras, una siempre en la entrada de nuestra consulta, las otras dos en zonas más concretas, como puede ser nuestra mesa de despacho o camilla e tratamiento, etc.

Por último, me gustaría aportaros algunas deficiencias a las cuales podemos llegar debido a una Geopatología, por ello creo que tenemos que tomar medidas, por nosotros y los nuestros.

El peor riesgo que se puede correr por exponerse en forma excesiva al estrés geopático supuestamente es el debilitamiento gradual del SISTEMA INMUNOLÓGICO, que aumenta la vulnerabilidad a la ENCEFALOMIELITIS MIÁLGICA, la ARTRITIS, la ESCLEROSIS MÚLTIPLE, la LEUCEMIA y el SIDA, además de los trastornos antes mencionados. Muchos terapeutas heterodoxos también consideran que el estrés geopático provoca o agrava la DEPRESIÓN, la HIPERTENSIÓN y el ALCOHOLISMO.

Prof. D. Juan Carlos Cofrades
Máster en Neuropsicología e inteligencias  Multiplex
Doctorado en Filosofía de la Medicina  Natural
Miembro de Cofenat nº 11203
Director de Formación e investigación Quantum Spain.
www.quantumspain.es

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#Suscríbete..

#Publicidad

#Facebook

Lo más popular