Yoga para principiantes – II



En esta segunda parte, “Yoga para principiantes 2”, te hablo de cuestiones más prácticas, con la intención de que empieces ya a practicar y que continúes haciéndolo durante mucho, mucho tiempo. Es importante saber que la mayoría de los yogas que se ofrecen en centros tanto españoles como latinoamericanos provienen todos del Hatha Yoga, la escuela clásica que se centra en la maestría total del cuerpo físico y sus funciones. Muchas de las clases incluyen ejercicios de respiración y contemplación meditativa, y en todas hay una relajación tumbada al final.

¿Qué yoga es más adecuado para mí?

Hoy en día, existen tantas escuelas, enfoques y profes que puede resultar mareante buscar el yoga que más te conviene, es como cuando abres la agenda del ocio por las páginas de comida internacional…, una cantidad tan maravillosa de opciones y restaurantes que la única manera de saber realmente cuál es tu favorito es probar, pero, para que te hagas una idea, voy a dar algunas características de varios tipos de yogas posturales modernos muy populares en nuestro entorno. Si en la descripción de las clases aparecen las palabras:

Hot o Bikram– las clases suceden en estudios calientesa una temperatura de entre 32 y 40 0C y se sigue una secuencia fija y dinámica.

Vinyasa, Flow o Power– las clases nunca siguen la misma secuencia y las posturas se suceden en secuencias fluidas y diferentes en cada clase.

Ashtanga– tiene un enfoque atléticoy se siguen secuencias predeterminadas de posturas.

Yin, Restaurativo, Suave– se practica de manera lenta y suave, casi todas las posturas son en el suelo, se realizan de una manera muy relajada y pasiva ycada clase contiene muy pocas posturas.

Hatha, Iyengar, Sivananda, Anusara– se presta una atención especial a la alineacióny las posturas se pueden mantener durante más tiempo.

Bow o Bowspring– trabaja una alineación que enfatiza las curvas posturales, la funcionalidad y el dinamismo. Las secuencias son creativas y fluidas.

Kundalini – el foco son los ejercicios de la respiracióny las posturas físicas están creadas para movilizar la energía en el cuerpo.

¿Cómo elijo un estudio?

Hoy en día, puedes encontrar yoga en gimnasios, estudios, polideportivos, centros de salud y muchos otros lugares. Desde mi punto de vista, un componente muy importante a la hora de elegir dónde vas a practicar es que sea conveniente para tu rutina diaria. Si vives en una gran ciudad y el estudio que has elegido se encuentra en la otra punta, con mucha probabilidad vas a dejar de ir al cabo de unos meses. Yo suelo recomendar que el lugar de práctica regular esté situado cerca del trabajo o de tu casa y que se dejen los estudios más lejanos para los fines de semana o las ocasiones especiales. Visita el lugar, conoce a los profesores y prueba diferentes clases, es la mejor manera de decidir qué encaja mejor contigo para continuar tu aprendizaje.

¿Por dónde empiezo?

Los estudios especializados ofrecen cursos para principiantes, si puedes apúntate a uno de esos. Te dará las bases para poder seguir avanzando con seguridad y entusiasmo. Además, todos tus compañeros estarán al mismo nivel que tú y las clases habrán sido creadas específicamente para personas con vuestro nivel de experiencia. Sin embargo, cuando te lanzas a clases abiertas (las que suceden en el calendario de la escuela durante todo el año y a las que todo el mundo puede asistir) puede que te sientas algo fuera de lugar, pero si ésta es la única posibilidad que te queda, habla con el profesor, cuéntale quién eres y ella o él estarán encantados de ayudarte a sentirte totalmente incorporado al grupo.

Combina tus clases semanales en un estudio y bajo la tutela de un profesor con tu práctica personal en casa. Es muy importante que empieces a hacer yoga por tu cuenta durante unos minutos cada día.

Por último, quiero compartir contigo las “7 claves para sacarle más jugo” a tu práctica. Son las recomendaciones básicas que ofrezco en mi libro Una fiesta para el almade Ed. Urano, espero que te gusten.

  1. Crea un espacio en tu casa donde puedas practicar regularmente. No tiene que ser muy grande, pero sí agradable y limpio. Apaga o silencia el móvil. ¡Este es tu tiempo sagrado!
  2. Ponte ropa cómoda, en la que puedas moverte, estirarte y estar en el suelo.
  3. Te recomiendo que practiques con el estómago vacío. Deja que transcurra una hora y media entre una comida y tu práctica. Vas a ponerte en posiciones muy variadas y mejor no tener nada en el estómago.
  4. La actitud correcta te llevará muy lejos: disfruta y tómatelo como una aventura. Prueba a hacer cosas nuevas cada día y recuerda que todo esto te llevará a recordar cómo ser feliz.
  5. La respiración que se utiliza durante la práctica de posturas físicas se llama Ujjayi. Hay una explicación más detallada en la página 68, pero por ahora respira suave y profundamente, siempre por la nariz.
  6. Las secuencias de ejercicios están creadas para que fluyas de unas posturas a otras. Al principio a lo mejor te resulta un poco difícil seguirlas, pero a medida que practicas verás cómo te familiarizas con ellas.
  7. Juega con tus límites. Date el permiso de ir más allá de lo que podrías pensar y, a la vez, mantente relajado.

¡Feliz yoga a todos!!

zairalealyoga para Universo Holístico
www.zairalealyoga.com


Si te ha gustado, compártelo...