¿Te sumas al camino de la trascendencia?



Hace unos años hice el camino de Santiago por primera vez. Podría decir que fue una experiencia muy rica y transformadora, ya que el camino hablaba de múltiples formas: a través de reflexiones importantes, del sentir del cuerpo al caminar o de la escucha de los sentimientos que se generaban. Hubo un antes y un después de aquello, y ahí empezó una enorme apertura de consciencia. Después de esta primera vez hubo otras veces, y siempre volvía a casa transformada y enriquecida.

Para mí, el camino de Santiago siempre ha sido un reflejo del camino de la vida, con sus subidas y bajadas, con sus recodos y puentes, con sus paradas y movidas. En cualquier caso, fruto de ésta y otras experiencias, me di cuenta lo importante que era ir integrando las lecciones que van apareciendo en este trayecto continuo y maravilloso que llamamos vida.

¿Alguna vez has sentido la llamada de la aceptación ante una situación que se ha presentado imprevista, o has tenido la prueba de la auto-confianza?

¿Has percibido el gran regalo que supone agradecer todo lo que te ocurre en la vida?

En el camino, tuve la gran oportunidad de enfrentarme a mis queridos miedos, sobre todo cuando caminaba sola por un lugar desconocido. Qué gran lección nos aporta el miedo y qué reconfortante es encontrar el sentido de su existencia, integrando una vez más. ¡Qué encanto tenía cruzar un puente y sentir el agua del río como fluía, invitándote a hacer lo mismo! Esto contrarrestaba a la experiencia del miedo.

¡Qué alegría sentía cuando notaba a mi cuerpo lleno de energía y tomaba la decisión de actuar desde este lugar interno que llamamos corazón! Es decir, vivir desde el momento presente, respirando con consciencia, disfrutando de la risa, del humor y la alegría a la vez que iba integrando, aceptando y fluyendo.

En este proceso de años, hubo un momento que fue mágico y a la vez importante, me refiero al momento de la trascendencia. Sin saberlo aún, empecé trascendiendo mi personalidad y aquellas voces que desde la infancia nos dicen cómo tenemos que hacer las cosas o no hacerlas, cómo tenemos que vivir y cuidar las formas, las costumbres o las reglas sociales.

Fue cuando comencé a tener consciencia de las palabras que usaba al hablar, que observé que se convertían en decretos a la hora de manifestar las vivencias, por ejemplo: “ésto es muy difícil para mí”o “no tengo tiempo de tal cosa”, junto a las correspondientes quejas, juicios, culpas, apegos o justificaciones.

El día que observé lo condicionada que estaba por todo esto, ahí di un gran paso, porque empecé a trascender, empecé a liberarme de condicionamientos, de pensamientos limitantes e insanas emociones.

Con la integración fui recogiendo toda la información que me había llegado de la reflexión y la meditación dándole sentido a cada lección de vida. Con la trascendencia, tuve la oportunidad de cambiar las creencias que me estaban limitando para dejar de ser como querían los demás que fuera y ser realmente la persona que quería Ser. Esto está aprendido, lo integro y paso a otra cosa, es decir trasciendo.

DESCARGAR MEDITACIONES GRATUITAS

Por primera vez fui consciente de lo que significaba ser auténtico, en el momento que sentía ecuanimidad ante las experiencias que venían, tenía la suficiente auto-estima y auto-respeto y sobre todo mantenía un alto nivel de coherencia, ya que decidí pensar, sentir, hablar y actuar en sintonía a mi corazón.

En este caminar hacia la trascendencia, necesitas claridad mental, que se consigue con la atención plena y la apertura del corazón. Necesitas conseguir mejorar el centramiento, el equilibrio y la armonía en el día a día, y sobre todo des-aprender para volver a aprender; aunque esto último parezca un poco difícil, no es tanto si hay una adecuada disposición al cambio.

Un paso esencial que sirve de nexo en todo este proceso es tener conocimiento del mundo de la energía. La razón por la cual señalo este tema es la siguiente: “somos energía”, tenemos un campo electromagnético que se afecta fácilmente y puede ser vulnerable si no estamos lo suficientemente atentos. Aquí incluyo el tema de saber gestionar nuestros pensamientos y emociones que son construcciones energéticas.

Esta experiencia me permitió generar la semilla adecuada para realizar mi proyecto de vida, que ya está dando su fruto. El primero de ellos es mi libro “La voz de la vida”, donde las meditaciones creativas acompañan al proceso personal  de conocimiento interno.

En conclusión, tu propia sabiduría interna un día te coge de la mano y ya no te suelta más. Y si le sumas la fortaleza que tenemos los seres humanos cuando actuamos desde el amor incondicional entonces, tenemos la oportunidad de trascender.

¿Te sumas al camino de la trascendencia?

María del Carmen Ruiz Abad

Sígueme en:
www.vozcolorvida.com
www.lavozdelavida.es

Vísitanos en Facebook – YouTube: Vozcolorvida

Presentación del libro:   https://youtu.be/mf6de8tS82E


Si te ha gustado, compártelo...