Sanación Ancestral: como los patrones heredados de nuestros ancestros afectan nuestros niveles de energía



No es solamente el aspecto, las características y los rasgos físicos que se pasan de generación a generación. Somos susceptibles a heredar los patrones emocionales, el dolor físico y los problemas de salud incluyendo las adicciones de nuestra familia. Mucha gente que lleva un estilo de vida saludable no entiende porque padecen de problemas físicos, emocionales o de falta de energía. En estos casos solo tenemos que mirar atrás y ver cómo vivieron nuestros ancestros. Los patrones emocionales, los traumas y el sufrimiento que ellos vivieron pueden ser la razón por la cual nos sentimos bajos de energía, sufrimos de mala salud, nos sentimos ansiosos o deprimidos sin razón aparente.

Es probable que estamos viviendo los patrones emocionales, físicos y mentales de generaciones previas. Estos patrones familiares están presentes en nuestro ADN y nuestra energía. Por eso es tan difícil liberarnos de ellos.

La sanación ancestral es un método para sanar la energía de nuestros ancestros y liberar los patrones físicos, emocionales y mentales que nos impiden lograr nuestro verdadero potencial en la vida.

¿Qué es la sanación ancestral?

La sanación ancestral es un programa, proveniente de Corea del Sur, con el cual podemos mostrar respeto y amor a nuestros ancestros y sanar los patrones, apegos y dolor que todavía cargan. Al sanarlo tiene un efecto profundo para la persona que lo hace y todas las futuras generaciones. Los beneficios suelen sentirse a nivel mental, emocional e incluso físico. Durante el programa, luz (frecuencia), energía y sonido (vibración) se usan para limpiar los patrones heredados y cambiar la energía de nuestra familia y ancestros.

Mucha gente fallece con emociones, apegos, arrepentimientos y deseos que no han resuelto o liberado. Esto afecta su espíritu y su habilidad de estar en un estado de paz. Al no liberarse de estas frecuencias pesadas, el espíritu se queda conectado a la tierra, afectando todas las personas con las cuales tenían una conexión durante su vida, pero principalmente los familiares.

La sanación ancestral además de ayudarnos a superar las dificultades en nuestra vida, ayuda a que nuestros ancestros se liberen de todo el dolor, los apegos y patrones negativos con los cuales murieron y que seguía siendo parte de ellos como una frecuencia energética.

La ceremonia de sanación ancestral

El programa consiste en un curso de 21 días para ayudar a sanar los patrones energéticos heredados purificando el karma de la familia, por más de 8 generaciones. Nuestros ancestros reciben la energía y la luz que necesitan para llegar a un estado más elevado de paz y felicidad.

La persona haciendo el curso ofrece flores y prepara la comida que sus ancestros solían comer. Todo está ofrecido durante la ceremonia para que nuestros ancestros pueden disfrutar de cada ofrenda. Durante la ceremonia se hacen canticos especiales para conectar con el universo, ayudando a calmar la mente y sentirse tranquilo. La persona oficiando la ceremonia transmite energía y luz a los ancestros para ayudar a que eleven su frecuencia. La ceremonia se termina con una meditación.

¿Cómo vas a sentirte?

Todos somos diferentes. Puede ser un torbellino de sentimientos y podrías sentirte más cansado o pesado durante el proceso. Pero al terminar, la mayoría de las personas se sienten con más energía, más paz, más claridad mental, con menos dolor, suelen dormir mejor, y sentir el autoestima más alto. Cuando miras los testimonios, el consenso es que es una experiencia profunda que tiene beneficios maravillosos.

Si sufres de problemas de salud, baja energía y sientes que, hagas lo que hagas, no logras una mejoría (más bien sigues deteriorando), la curación ancestral podría traerte los cambios positivos que has estado buscando.

Si estas interesado en averiguar más, por favor pide una cita en un centro Jung Shim.

Centros Jung Shim
Madrid, Barcelona e Ibiza
www.jungshim.es – Tel. 910 887 280 / 604 311 854
consultas-madrid@jungshim.org


Si te ha gustado, compártelo...