¿Por qué realizar un curso de mindfulness?



Está muy de moda esto del mindfulness. Sin embargo, es preciso saber que no es algo nuevo. Es algo que se lleva practicando en Oriente desde hace miles de años, especialmente en el ámbito del budismo.

Lo que ha hecho el mindfulness con esta tradición milenaria es testar y demostrar científicamente (algo que nos encanta en occidente) cuáles son sus beneficios, es decir, para qué me va a servir a mí realizar esta práctica.

Algunos de los ejemplos de los beneficios que ha demostrado la ciencia son: si practicas mindfulness, te estresas menos. Si practicas mindfulness, tienes menos posibilidades de caer enfermo. Si alguna vez has sufrido depresión y lo practicas, tienes un 50% menos de posibilidades que el resto de recaer. Tu atención en el trabajo y a las cosas importantes de tu vida va a mejorar. Te permite aumentar la comprensión de ti mismo, lo cual puede ser el inicio de una vida más feliz

Y si tienes lo que llamamos mal de amores, o alguna crisis grave en tu vida, es mucho más probable que seas capaz de verlo desde una perspectiva mucho menos trágica que antes.

¡Qué maravilla! Es lógico que la gente cada vez se interese más por estos resultados. Al fin y al cabo, lo que todos queremos es ser más felices, o al menos afrontar lo que nos ocurre en nuestro día a día con menos ansiedad.

¿Y todo esto se consigue simplemente con sentarte y no hacer nada? ¿Con sentarte y observar, por ejemplo, tu respiración?

¡No puede ser! Nuestro cerebro nos dirá una y otra vez, ¡menuda tontería! sentarme aquí, sin hacer nada, ¿va a cambiarme la vida? No es posible. Y sí, querrás levantarte y dejarlo porque es posible que empiece a aflorar esa cierta intensidad o ansiedad que nos lleva a huir continuamente de nuestra experiencia presente y a estar en un estado de “alucinación” o de empacho de pensamientos de futuro y de pasado, que todo el tiempo tratan de sacarnos del único sitio que en realidad tenemos: el aquí y el ahora.

Por ello un curso de mindfulness implica un compromiso por nuestra parte de valentía, de practicar, de sentarnos unos minutos cotidianamente, diga lo que diga nuestra mente al respecto. Si esto va a funcionar, primero habrá que probarlo, ¿no?

Durante un curso de mindfulness vamos a abordar diferentes técnicas como la atención a la respiración, al cuerpo, al ambiente que nos rodea etc. Pero también vamos a hacer una inmersión en el funcionamiento de nuestras emociones, nuestras relaciones con nosotros mismos y con los que nos rodean, y también una incursión en eso que llamamos la conciencia universal, saberme una gota en el océano que posee en miniatura la misma esencia de todo el océano. Es hermoso. Es un viaje apasionante.

Lo que es seguro es, que cuando el viaje termine, ya no habrá marcha atrás: tu seguirás siendo tú, pero te conocerás mejor, y el conocimiento conlleva, inevitablemente, más libertad, más paz y más amor, con todas las letras.

Si deseas ampliar la información:
soypresencia@yahoo.com o por teléfono 657650887
Maricarmen Pérez Díez
Instructora de Mindfulness y  meditación. Maestra de Reiki
www.soypresencia.com

Si te ha gustado este contenido, compártelo…
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email








Deja un comentario