La Madre, el Dinero y el Éxito



Con nuestra madre compartimos nuestros primeros éxitos. Por un lado, en nuestra concepción, el inicio del desarrollo de la vida donde el espermatozoide se une con el óvulo y comienza a través del cigoto, a desarrollar las distintas partes de nuestro cuerpo en el interior de nuestra madre. Nuestro desarrollo durante los nueve meses es un éxito espectacular que compartimos con ella y posteriormente el momento decisivo del nacimiento, donde logramos salir al mundo exterior por nuestros propios medios. Este éxito sigue repercutiendo el resto de nuestra vida, y de esa experiencia seguimos cogiendo fuerza en adelante para los proyectos futuros.

Después de este acontecimiento se produce otro que se convierte en decisivo y extraordinario. Nuestra madre nos lleva a su pecho y nos alimenta. Tomar su leche es tomar la vida a través de ella. Tomamos a nuestra madre como fuente de vida, como fuente de alegría y satisfacción. Llamamos a nuestra madre y nos alegramos con lo que nos da. A través de este acto se sientan las bases del éxito y la riqueza. Quien, a través de los nueve meses, la gestación y el periodo de lactancia logra tomar de su madre, será dichoso, feliz y logrará sentar las bases de proyectos exitosos. El que aprendió a relacionarse con su madre se relacionará, en la misma medida con su trabajo y con su profesión. Si por el contrario se desconectó de su madre o incluso la rechazó, en esa misma medida, rechazará su vida y su profesión y podrá tener problemas con el dinero, la salud física, la economía, la confianza en la vida, la abundancia, la prosperidad, y la relación con su país. En cambio, cuando se alegra de su madre, la persona se alegrará de su vida, de lo que recibe y se abrirá a la felicidad, al amor y al dinero.

La interrupción del movimiento hacia la madre trae graves, y en algunos casos gravísimas consecuencias para nuestra vida y para nuestro éxito. Si la madre estuvo enferma durante el embarazo, la persona puede pensar que fue la causa de dicha enfermedad y provocarse una baja salud o vivir rechazos inconscientes de adulto por parte de las mujeres. Si la persona sintió mucho dolor por la separación de su madre, puede sentir un inmenso dolor emocional cuando se acerca a una posible pareja.

Si por el contrario sintió abandono en algún momento, la persona puede llegar a rechazar el éxito por sentir que vivirlo puede llevarle a repetir ese doloroso abandono. Si la persona sintió que la madre no le defendió de determinados abusos o peligros, la persona, inconscientemente, puede repetirlos para ser fiel al patrón materno. Asimismo, si una enfermedad se ha transmitido de generación en generación, la persona puede llegar a pensar y sentir, inconsciente y erróneamente que ser fiel a la enfermedad es ser fiel a la madre.


¿Cuál sería la solución para este drama?. 
Esta situación solo puede ser superada donde comenzó. Será resuelto en nuestra emoción, en nuestros pensamientos y en nuestras creencias donde empezó la desconexión con nuestra madre. Allí donde se paró el movimiento de vida hacia nuestra madre es donde debe comenzar la solución. La salida del movimiento interrumpido consiste en poner en marcha lo que fue parado. Allí donde se cortó nuestro movimiento natural y amoroso hacia la madre es donde debe, poco a poco, ser puesto de nuevo en marcha otra vez. Una constelación de movimiento interrumpido consiste en ayudar al cliente a que dé los pasos que necesita para caminar de nuevo hacia la madre. Consiste en poner luz, donde ante había separación y dolor, y consiste en poner conciencia amorosa sobre una interrupción, en muchos casos, desconocida e inconsciente para la persona que la vive.

Existe una relación directa entre el dinero y la madre. La energía de la madre es vida, confianza, creación y amor, exactamente igual que el dinero cuando se usa bien y de la manera adecuada. El dinero genera confianza y da confianza al que lo tiene y al que lo recibe. Es energía de creación porque con él puedes adquirir las cosas que realmente necesitas, dando dinero a cambio. Es vida, porque su uso puede estar destinado a alimentos, cobijo, abrigo y con él se pueden ayudar a muchas personas a que cumplan sus objetivos. Es amor, porque contribuye a que nuestra vida sea mejor y más desahogada que si no lo tenemos. Su uso y disfrute da una inmensa paz interior en relación con no tenerlo. Permite centrarse solo en trabajos sanos y nutritivos y no en tareas esclavizantes. Tenerlo da muchas más posibilidades y hace que sea más fácil tener más tiempo para uno y tomarse tiempos sabáticos cuando sea necesario. Permite viajar, abrirse al mundo y conocer otras culturas. En fin, el dinero como la madre es tremendamente nutritivo.

Asimismo, el dinero, como la madre, es una energía de carácter femenina, no sólo por su capacidad de creación, sino porque su esencia no es sólida como otros bienes, si no líquida, como reconocen los propios bancos al hablar de liquidez. El dinero ocupa un tamaño muy pequeño en relación con su valor, que es mucho más grande, también en relación con su coste (un billete de 100 euros tiene un coste infinitamente menor que su valor). En ambos casos, como la madre, cuyo amor en equilibrio no ocupa ni peso ni tamaño, pero tiene un valor inmensamente grande.

El trabajo con la figura de la madre es fundamental para nuestro desarrollo como personas. No importa cómo haya sido ella ni lo que haya hecho. Como poco nos ha dado la vida, que es muchísimo. Sin trabajar la figura de la madre, todas las áreas relacionadas con el dinero, la salud física, la economía, la confianza y otras, tendrán un funcionamiento defectuoso. El propósito del curso que vamos a dar es que se produzca una inmensa mejora en todas estas áreas. Es más sencillo de lo que parece.

Sergio Pi
www.sergiopicoach.com
Tel. +34 620509830
info@sergiopicoach.com


Si te ha gustado, compártelo...








Deja un comentario