La dieta vegetariana y la Ley del Karma



Sant Darshan Singh Ji ha escrito: «Dios le ha proporcionado al hombre como alimento abundancia de frutas, verduras, cereales, legumbres y hierbas. Podemos consumir productos lácteos también, lo cual no requiere matar animales.

Es cierto que para vivir en este mundo debemos destruir alguna vida; incluso las plantas que comemos y las bacterias que respiramos tienen vida. Cada acción tiene una reacción y la ley del karma opera en el plano de la alimentación, también. Así que los santos dicen que, puesto que no podemos vivir sin alimento, debemos escoger el tipo de comida que cause el menor daño posible, el menor agravio posible».

En el universo se estableció el siste- ma del karma, para que las almas recibieran el fruto de sus acciones. La ley del kde las leyes fundamentales de la física. Todo lo que un alma piensa, hace y dice queda registrado y esa alma debe recibir su fruto.

Así pues, el alma ha estado completando un ciclo de existencias en una gran variedad de planos, en este mundo y en una gran variedad de cuerpos. El viaje del alma es determinado por esta ley del karma. Es un sistema rígido de control y registro de todo lo que cada alma piensa, dice y hace. Todas las buenas acciones son recompensadas y las malas acciones castigadas. Hay una ley de justicia en el universo.

Puede parecer que alguien malo se ha salido con la suya y que a alguien bueno le está tocando algo malo, pero cada uno recibe su castigo o premio merecido en un momento u otro. Puede ser más adelante en esta vida o en una vida futura. *** Cuando entendemos la ley del karma y la reencarnación, esta vida deja de desconcertarnos. Comprendemos que cualquier cosa que le sucede a la gente en este mundo se debe al fruto de su arma dice que por cada acción hay una reacción. Esta es también una de las leyes fundamentales de la física. Todo lo que un alma piensa, hace y dice queda registrado y esa alma debe recibir su fruto.

Así pues, el alma ha estado completando un ciclo de existencias en una gran variedad de planos, en este mundo y en una gran variedad de cuerpos. El viaje del alma es determinado por esta ley del karma. Es un sistema rígido de control y registro de todo lo que cada alma piensa, dice y hace.

Todas las buenas acciones son recompensadas y las malas acciones castigadas. Hay una ley de justicia en el universo. Puede parecer que alguien malo se ha salido con la suya y que a alguien bueno le está tocando algo malo, pero cada uno recibe su castigo o premio merecido en un momento u otro. Puede ser más adelante en esta vida o en una vida futura. *** Cuando entendemos la ley del karma y la reencarnación, esta vida deja de desconcertarnos.

Comprendemos que cualquier cosa que le sucede a la gente en este mundo se debe al fruto de su karma. Comprendemos que cuando le sucede algo a una persona, sea a un niño o alguien bueno, es porque le llegó el turno de liquidar algo que hizo en una vida anterior. Todavía sentimos compasión y simpatía y queremos ayudar a la gente, pero reconocemos la causa de sus problemas. Hay una historia maravillosa relacionada con el karma en los Cuentos de Jataka de la tradición budista. En la antigüedad cierto grupo de personas tenía la costumbre de ofrendar animales muertos en un ritual llamado el “Banquete de los muertos”.

Cuenta la historia, que un profesor les dijo a sus alumnos: «Es el momento de buscar una cabra y ofrendarla para el banquete de los muertos. Encuentren una, llévenla a bañar al río. Luego, pónganle una guirnalda de flores en el cuello». Los estudiantes partieron a buscar la cabra, a llevarla al río y cumplir las instrucciones del profesor. Mientras bañaban y preparaban a la cabra, el animal comenzó a reírse con gran deleite. Después la cabra comenzó a llorar. Los estudiantes desconcertados le preguntaron: « ¿Por qué ríes y luego lloras?». La cabra respondió: «Pregúntenme de nuevo en presencia de su profesor». Los estudiantes llevaron la cabra donde el profesor y le contaron lo sucedido. Él le preguntó a la cabra: « ¿Por qué ríes y luego lloras?» La cabra explicó: «En una de mis vidas anteriores fui un profesor como tú. También quise hacer una ofrenda a los muertos y por eso maté una cabra. Como resultado de haber matado esa cabra, tuve que renacer y ser degollado quinientas veces. Este es mi quingentésimo y último nacimiento. Río de felicidad porque hoy seré libre de las consecuencias de esa mala acción que cometí». Después el profesor le preguntó: « ¿Y entonces, qué te hace llorar?». La cabra respondió: «Lloro al pensar que cuando tú me mates, tendrás que morir quinientas veces de la misma manera en tus vidas futuras. Lloro porque siento lástima de ti». El profesor temiendo el destino que le esperaba si mataba a la cabra, le dijo: «No temas cabra, no te mataré». La cabra respondió: «No importa si me matas o no, hoy

es el día en que me oca morir». El profesor insistió: «No te preocupes, te protegeré y me aseguraré de que nadie te haga daño». La cabra dijo: «Ninguna protección me salvará. No puedo escapar al pago de mis actos pasados». El profesor les ordenó a sus alumnos que siguieran a la cabra a dondequiera que fuera, asegurándose de que nada le sucediera. Más tarde, la cabra sintió hambre y les dijo a los estudiantes: «Hay un arbusto cerca de la cima de esa peña. Voy a subir a comer unas hojas allí». Mientras la cabra comía las hojas, cayó un rayo sobre la peña y un pedazo de roca que se desprendió cortó su cuello, matándola al instante. Al saber de la muerte de la cabra, el profesor se dirigió a sus alumnos y les dijo: «Si la gente supiera del pago que tienen que hacer por sus actos, nunca lastimarían a ninguna criatura viviente, ya sea un ser humano o un animal.

Entender la ley del karma influirá en nuestras propias acciones.

No desearemos hacer nada que cree un nuevo karma. También entenderemos que en verdad no hay escapatoria. Puede parecer que de momento lo logremos y no haya repercusión, pero tarde o temprano tendremos que pagar. Así, llevamos nuestra vida más de acuerdo a los valores éticos, los cuales no se hicieron como simples reglas—nos los dieron los santos y Maestros, quienes conocían el funcionamiento del universo, quienes sabían de la ley de Dios y de aquellas acciones que podrían salvarnos de los efectos del karma. Ellos nos dicen que cuando logramos la guía de un Maestro espiritual, él asume el control de las cuentas de nuestro karma. Nos muestra cómo podemos liberarnos del ciclo de nacimientos y de muertes.

El camino que él prescribe es a través de la meditación y el desarrollo de las virtudes éticas de la no-violencia, la veracidad, la castidad, la humildad, el servicio desinteresado y el amor por todos. El principio del vegetarianismo nace del conocimiento de la ley del karma. Al usar alimentos vegetarianos, evitando la carne, el pescado, las aves y los huevos, evitamos quitarles la vida a los animales y evitamos faltas en la categoría de la no-violencia.

El vegetarianismo también mejora la salud del planeta.

Los ecologistas están preocupados por la protección de las criaturas vivientes de la Tierra. Advierten que la destrucción masiva de los animales para satisfacer nuestros deseos insaciables puede tener efectos desastrosos y de gran envergadura en el equilibrio de la naturaleza.

SANT RAJINDER SINGH (nacido en 1946)
Dicta seminarios de meditación, y viaja a través del mundo enseñando a la gente a meditar. Es el autor de “El Poder Sanador de la Meditación, Descubriendo el Poder del Alma por Medio de la Meditación”, y otras publicaciones. Es el presidente de la Conferencia de la Unidad Humana, del Consejo Mundial de Religiones, y fue elegido presidente de la Séptima Conferencia de la Confraternidad Mundial de Religiones. Fue un conferencista importante en el Parlamento Mundial de Religiones en 1993 en Chicago y anualmente convoca a la Conferencia Global sobre Misticismo y a la Conferencia Internacional sobre la Integración Humana.

Si deseas conocer más acerca de Rajindeer Singh Ji Maharajá, visita la web http://www.sos.org/spanish

Y también tenemos reuniones:
Domingos 18:00 a 19:30
Plaza Basilea, 4 local bajo 1
Metro Parque de las Avenidas
Telf. 617 988 047 (Marcelo)

Jueves 19:00
C/ Albuquerque, 29 bajo 1
Metro Bilbao
Telf. 699 397 296 (Babita)

 


Si te ha gustado, compártelo...








Deja un comentario