LA CONVERSACIÓN VI: Como desprogramar el cáncer con energías



Laura Guzmán analiza un extracto del curso de Sanergía de Alessandro Di Masi.

EL orgullo, la testarudez y resistirse al progreso, matan.
Sólo existen amor y odio, una cosa nos gusta (amor) o no nos gusta (odio), una frase nos gusta o disgusta. Amor, odio y miedo son sentimientos humanos.
Los animales conocen el amor y el instinto de supervivencia, que no es odio ni miedo, es inteligencia. Sólo cuando tienen hambre se vuelven agresivos. Pero cuando una leona no tiene hambre, puedes acostarse a su lado.

Los animales no juzgan, no critican y no tienen opinión. Se sienten bien contigo o se alejan porque molestas. Captan vibraciones y de ellas deducen “amor o peligro”. Captar vibraciones… un sentido que deberíamos desarrollar, ya que somos animales, claro… mamíferos. Según estudios de la Universidad de Bloomington en el estado de Indiana (EEUU), los otros mamíferos tienen mínimo 7 sentidos más que los comunes humanos. Captan, sienten, intuyen, reaccionan.

De todas las patologías, el cáncer se averigua ser una de las patologías más fáciles de sanar procurando cambiar la vibración de maligna a benigna. El obstáculo más grande es la actitud del cliente y la influencia que ejerce su entorno en sus creencias. Sin embargo está comprobado que Sanergía y Conexión Sanergética nunca perjudicaron a nadie e incluso pusieron en marcha miles de remisiones espontáneas.

El Dr. Hamer, Sanergía, MetaSanergía, biodescodificación y metafísicos coinciden en la opinión de que las personas con cáncer son -en determinado momento crítico- personas amargadas, desilusionadas, enojadas -tal vez-consigo misma, con la sociedad y con la situación de ‘víctima’ en la cual se encuentran. Están convencidas de ser víctimas de una gran injusticia. Les cuesta asumir la responsabilidad de lo que les está pasando. En la mayoría de los casos, las células cancerosas de nuestro cuerpo se activan después de una gran pérdida: de empleo, de un ser querido, de fama, de reputación, de honor, de territorio, de autoridad, de libertad, de propiedad. En estos casos depende de la actitud de la persona en qué medida se desarrolle el cáncer o no. Si la persona entra en fase “victimitis” y está rodeado de personas que vibran como el(la), que le demuestran su simpatía, que lloran y sufren con ella, las malas vibraciones comenzarán un proceso destructivo. Si al contrario, la persona reacciona y tiene la valentía de buscar inmediatamente una solución a su pérdida, ocupará su cerebro, mente y espíritu y no tendrá tiempo para hundirse en energías oscuras y autodestructivas.

LG – ¿Cómo llegan a tales conclusiones?
DI MASI – Los profesionales sanergistas, metafísicos, sociólogos y psicólogos dejan hablar a sus clientes. Se suelen reunir e intercambiar la información sobre casos de cáncer, leucemia, esclerosis múltiple y otras patologías degenerativas, distanciándose de las afirmaciones médicas impuestas por las facultades y las falacias médicas difundidas por las televisiones comerciales que viven un 35% de la publicidad de la industria farmacéutica.

LG – ¿Hay un perfil del enfermo de cáncer?
DI MASI – Es delicado publicar estas cosas, hay muchos tabúes y la gente se ofende rápidamente cuando pones a la vista sus posibles errores. 

LG – Esta revista está dirigida a un público que quiere sanar y autocuidarse, le aseguro que nadie estará ofendido. Le escuchamos…
DI MASI – Un paciente de cáncer puede ser una persona que tiene herida(s) profundas. Se trata, a menudo, de una persona a la que le pasó algo, por ejemplo ha sido despedida del trabajo cuando en realidad esperaba una promoción. Esta persona pasa por un periodo de odio hacia el responsable de su despido, se siente enojada, tiene ganas de pegar, de vengarse, tiene el sentimiento de haber sido víctima de un robo, de una injusticia, siente vergüenza porqué tendrá que dar explicaciones a pareja, hijos, padres, amigos, vecinos. Hace responsable de todo a todo el mundo. Muchas veces –esto vale para todos– pensamos que no somos responsables de lo que nos ocurre.

LG – ¿Tiene otros ejemplos?
DI MASI – Otra persona con cáncer podría cargar en sus hombros un profundo dolor o gran(des) secreto(s). Es incapaz de perdonar. Es incapaz de olvidar el pasado. Hace a los demás responsables de que su vida se está destruyendo. Una persona que piensa que es demasiado tarde para solucionar cosas y vive con estas frustraciones. 

LG – Me hace pensar en el HO’OPONOPONO, somos responsables de todo lo que nos pasa o que pasa en este mundo.
DI MASI – ¡Cierto!  La bellísima filosofía del HO’OPONOPONO dice que somos responsables de TODO lo que pasa en el mundo, y, por cierto, de lo que le pasa a uno mismo. Si es así, vale para todos en todo el mundo. Es decir que no ayuda en nada responsabilizar a los demás porque gastaríamos nuestra fuerza vital en buscar excusas, mientras que hay que aprender que el único que puede solucionar el tema eres tú mismo. Tengamos cuidado con los pensamientos destructivos y rencorosos (venganza, desear mal a alguien). Cuando indicamos a otra persona con un dedo en forma de pistola, un dedo es dirigido a la persona, pero tres dedos con energía destructora apuntan hacia ti.

LG – Usted dice: Solo existen amor y odio y que el odio mata
DI MASI – El odio te consume y te come por dentro. Lo mismo hace el cáncer.

Vemos muchos casos de cáncer en personas que viven de odio y de rabia hacia otra(s) persona(s). A menudo se trata de uno de los padres, un pariente o su pareja. Odiar su trabajo también influye en el desarrollo de un cáncer. Cuando a la persona no le gusta el trabajo, vive por lo menos 10 horas al día en el Odio, no en el amor.

Cuando hablamos de odio y rencores, suponemos que la persona no es buena persona. Esto no es cierto. Hay estudios que confirman que pacientes de cáncer suelen ser personas sensibles y cariñosas, pero han sido contrariadas, ridiculizadas, ofendidas, desaprobadas, frenadas, desanimadas, despedidas, decepcionadas. Tal vez no se siente aceptada por los demás (infravaloración) o le falta autoestima.
Este odio es profundo, enterrado al fondo de sí mismo y totalmente inaceptable, porque esta persona que -de naturaleza- es muy generosa (llena de amor) no cree merecer esta decepción.

No lo puede aguantar dado que no sabe (ignorancia) que está llena de odio y nadie se atreve a decírselo. Sin embargo este odio toma tanto sitio, que las células de su cuerpo acaban por proliferar invadiendo todo el cuerpo. El odio siempre destruye, nada se construye con odio y el odio empieza a deteriorar el cuerpo físico. Dime si conoces a alguien que odiando se sienta bien…

LG – ¿Y porqué beneficia esto a la proliferación de células cancerosas en nuestro cuerpo?
DI MASI – El biólogo catalán dr. Juan Valcárcel nos enseña que el 9% de nuestras células son células cancerígenas que nunca mueren. Nacemos todos con estas células y esperamos morir CON ellas, no POR CULPA de ellas, ya que se activan cuando tu cuerpo se acidifica. (Hemos publicado en el número de mayo 2016 una larga lista de alimentos que alcalinizan o acidifican tus células)

En la sanación holográmica y la Sanergía basta curar una sola célula del cuerpo para que se cure todo el cuerpo. La célula sana vibra y transmite esta vibración de creación a todas las células del cuerpo. Tus células se apagan y encienden (se reprograman) unas 2000 veces por segundo (frecuencia vibratoria), copiando la información de cada célula, creando nuevas células con información puesta al día.

Las células cancerígenas se multiplican de la misma manera, a la misma velocidad, pero su vibración es destructora porqué la vibración proviene de los sentimientos.

La mejor cura contra el cáncer es la transmisión de vibraciones de creación: un plan, un reto, un objetivo y la concentración hacia la obtención del resultado creativo. Por los que quieren dar un tono religioso a cada cosa: Dios te creó a su imagen y semejanza. Entonces: debes crear, es tu objetivo, tu misión, tu destino.

LG – ¿Y esto sana el cáncer?
DI MASI – Si hubiera una cura definitiva, ya todos la aplicarían. Los que acaban en el cementerio han elegido ellos mismos su tratamiento, cada uno elige con la información que tiene. Estamos en el siglo del Internet y de la información y lo que doy es información. Cuando uno comprende o entiende, su actitud procura éxitos.

LG – Usted afirma que se salvan los que tienen objetivos.
DI MASI – El proverbio dice: hombre sin objetivos, hombre muerto.

Si un paciente de cáncer no es capaz de decirte cual es su objetivo es que probablemente se concentra demasiado en “estoy enfermo” y no en ocuparse de crear algo olvidándose de su estado. Un paciente que dice “mi objetivo es curarme” está diciendo 2000 veces a sus células que está enfermo… Un paciente que no tiene objetivo, probablemente no sobrevive.

Puede venir el cáncer a una persona que siempre ha sido admirada, que siempre ha sido muy gentil, que lo hace todo por los demás y parece que todo va bien; pero interiormente se siente víctima, deja que abusen de su buena voluntad y no asume esta responsabilidad de abandono hacia los otros. Continúa dejándose comer por sus frustraciones, odios, rencores y por los demás.

Personas con alto riesgo de un día tener cáncer, aman intensamente pero de una manera posesiva, con celos y rencores. Lo hacen de una manera interiorizada y ardiente. “Si no se hace a su manera, se sienten desestabilizadas”.

Muchas veces las personas que tienen cáncer están enfadadas con todo el mundo, incluso con Dios. (¡No es justo, no me lo merezco, ¿por qué yo? Yo siempre he sido buena persona!”). Encuentran la situación inmerecida, injusta, no les tenía que pasar a ellos.

LG – Cuando escucho todo esto, es que toda España podría un día tener cáncer. Somos gente emotiva, de sangre caliente.
DI MASI – Oh… esto es absolutamente cierto ¡y que despierten! Ya no estamos en fase “podría”. En la actualidad, uno de cada tres habitantes de España, Francia e Italia, al final muere de cáncer o de las consecuencias de tratamientos oncológicos. En este país, en media 600 personas mueren cada día: 200 de cáncer, de los cuales el 9% son niños… La esperanza de vida ha bajado a 73 años para los hombres y 82 para los mujeres, una media de 77 años todos sexos. Hace 5 años era de 79. Crisis, desempleo, falta de esperanza y de objetivos… las cifras no nos sorprenden.

LG – ¿Cómo actúa un Sanergista cuando se le presenta una persona con cáncer?
DI MASI – La persona que viaja a mi consulta rellena un cuestionario con preguntas sobre su vida, familia, profesión, usos y costumbres, lo que suele comer, beber, como suele curarse. Creamos una lista de todas las enfermedades que tuvo a lo largo de su vida. Todo este material es confidencial. Los datos se transforman en estadísticas que nos ayudan mucho a progresar aún más.. Entonces, sigue una explicación de lo que hago. Esto nos ocupa una hora. Utilizo fotos y vídeos reveladores en los cuales se ve el efecto directo del trabajo con energías o Sanergía. Algunos vídeos ya se pueden visualizar en www.sanergia.com.

La última fase es una sesión en la cual la persona estará tumbada, vestida, boca arriba unos 18-20 minutos en la camilla para una primera sesión de Conexión Sanergética. Esta sesión pone en marcha una serie de correcciones mentales, cerebrales y físicas. Durante el sueño, nuestro cerebro procesa toda la información recibida y equilibra totalmente el cuerpo como lo programó el/la Sanergista.

Al día siguiente se hace la segunda sesión y encontramos un cuerpo totalmente nuevo. Aunque hacemos una segunda sesión de Conexión Sanergética idéntica a la del día anterior, el cliente siempre comenta sentir cosas diferentes al día anterior. La Conexión Sanergética procura aumentar -siempre- la capacidad cerebral activa del 13 al 22% (estudios clínicos en la Universidad de Metafísica y Física Cuántica de Sedona, Arizona EEUU 2003-2006). Es impresionante y casi todos los Conectados comentan tener uno o dos sentidos más que los cinco habituales. Todos los mamíferos tienen doce sentidos. Quizás que con la técnica de la Conexión Sanergética tendremos en el futuro cercano unos sentidos más; nuestra ciencia es relativamente nueva, son sólo 20 años los que llevamos trabajando con estas nuevas frecuencias y hasta ahora hemos visto mejorías y buenos resultados en cada persona tratada.

En este segundo día explico, también, a la persona porqué y eventualmente por quién se enfermó de cada una de sus patologías. Tenemos una obra de miles de páginas que explica las causas físicas, mentales y emocionales de 850 enfermedades. Nadie tiene más información que los Sanergistas, ni la medicina clínica.

LG – Y por qué no lo publicáis y difundís?
DI MASI – Lo hacemos, a través de los Sanergistas. En ocasión de su formación reciben cada uno un ejemplar de todo el estudio puesto al día. Cada vez que participan en una especialización, le regalamos un nuevo ejemplar con toda la nueva información. Nuestra federación es muy activa. No tiene sentido publicar un frío libro lleno de enfermedades. La conversación con el terapeuta vale oro ya que el día siguiente el cliente recibirá un reporte impreso sobre todos los problemas de salud que tuvo en su vida. Es espectacular descubrir las causas, nunca es lo que pensabas…

LG – El cáncer de mama es hoy la causa mortal nº1 entre las mujeres de nuestro país. ¿Me puede decir qué lo causa?
DI MASI – No se trata de una sola causa sino de una serie de eventos, enlaces y consecuencias que hacen disparar las células, cambiándolas a “modo destrucción”. Lo que digo y lo que programo en el cerebro de esta cliente, reordena la reproducción celular, cambia el chip, la creencia, la convicción. Al conocer las causas, la cliente decide cambiar de hábitos y paradigma. La Conversación hace que acertemos la causa y la eliminemos juntos.

LG – Y ¿si le pido UNA SÓLA de las múltiples causas de cáncer?, justo para tener una idea de cómo usted trabaja.
DI MASI – De acuerdo, justo la principal causa de los cánceres más habituales:

  •  MAMA: problema de pérdida de la identidad femenina, probablemente vive con una persona que no toma en serio a la mujer, que no la ve como una preciosa diosa Creadora. Y más causas.
  • PRÓSTATA, TESTÍCULOS: bloqueos mentales o religiosos con la sexualidad: “no puedo tener sexo”, “el sexo no se hace”, “no se me permite tener sexo”, “el sexo es sucio”, “el sexo es pecado”, haber sido rechazado para no dar buen sexo y más causas muy íntimas que cada hombre debería conocer
  • ESTÓMAGO : ¿Qué es que no puedo digerir, perdonar? y más causas. Surgen pequeños tumores en los intestinos cada vez que nos enfadamos. A reflexionar…
  • COLON: la mejor ilustración sería: “guardarse la m… dentro“. Es decir: no soltar, no perdonar. ¿Qué es que no puedo soltar, dejar fluir, olvidar, perdonar? Persistencia en recordar cosas tóxicas. No puede cambiar su pasado, no pierda su tiempo, su…vida. El único día que vive es hoy, ahora. ¿Cuál es el beneficio da vivir este momento, leyendo esto?
  • CEREBRO : Falsas convicciones, aprende a aceptar la opinión de otros o al menos a escucharla. Miedos inútiles, todo el mundo es buena persona, si tienes miedo de algunos es que reconoces en ellos cosas típicas tuyas que te dan vergüenza. Falsas creencias, fanatismo, extremismo y más… En múltiples ocasiones la autopsia del cerebro de terroristas (extremistas religiosos) fallecidos en atentados suicidas reveló tumores cerebrales y pulmonares.
  • PULMONES: demasiado presionado por su pareja, padres, jefes, inquietud, opresión, no te hacen respirar, pensamientos auto destructivos, no te quieres, no respiras lo positivo de la vida, demasiado ocupado en criticar ocultando o negando tus propios fallos y más…
  • HIGADO, BILIS, BAZO: no estás orgulloso de ti, ves sólo lo malo de cada cosa en cada persona, produces demasiada bilis, ácidos y adrenalina, tu hígado no consigue limpiar todo y no ve la utilidad de combatir tanta agresión vibracional (de tus pensamientos, interpretaciones)… y 10 causas más
  • PÁNCREAS: odio profundo, anclado, extremamente (auto)destructor. Todos me odian y por ello odio a todos. Profundo rencor incurable, testarudez, rigidez en principios. Cansado de vivir, cansado de hacer esfuerzos, de luchar. Es el cáncer más fulminante y letal. Pero se puede salvar, muchos con sólo unas sencillas reflexiones.

LG – ¿Esta profesión se aprende en cuanto tiempo?
DI MASI – Ya que la Conexión Sanergética se realiza de la misma manera para todas las patologías, son suficientes cuatro días para dominar perfectamente la técnica y nuestra propia mente. El resto se puede aprender o perfeccionar cómodamente en casa. Los que se dedican a la Sanergía tendrán siempre más trabajo. Siempre más gente confían en alternativas compatibles con todo y muchos quieren una segunda opinión y oportunidad de reiniciar su vida a través de una nueva inteligencia.

Alessandro Di Masi imparte formaciones durante todo el año en distintas ciudades de España.
Visita www.sanergia.com e infórmate de sus próximos cursos.


Si te ha gustado, compártelo...








Deja un comentario