Cómo prevenir el envejecimiento



Envejecemos por el mero hecho de existir. Nuestras células obtienen energía usando el oxigeno. En ese proceso metabólico se generan radicales libres, sustancias que atacan a otros componentes celulares y causan deterioro en el entorno extracelular, intracelular y si afecta al núcleo y a los cromosomas las alteraciones pueden provocar degeneración, cáncer o muerte celular. 

Es obvio que la receta antienvejecimiento pasa por aumentar las sustancias protectoras de radicales libres y que nutran al sistema. Cuantos más años cumples, en tu plato deben aumentar las sustancias que aporten además de nutrientes otras sustancias que nos protejan del deterioro. 

Para conseguir el máximo de sustancias antioxidantes debemos vigilar nuestra alimentación. La nueva propuesta de distribución de alimentos coloca en su base al ejercicio y al control de peso, seguido de las verduras y hortalizas, acompañada de aceites de semillas de oliva, lino, nuez, girasol todos ellos vírgenes y de primera presión en frio, sin cocinado ni refinado. En el tercer nivel situaría a los cereales integrales, frutas y frutos secos, semillas y legumbres. En los pisos superiores dejamos a la proteína animal por este orden de frecuencia: pescado, huevos y carnes de animales criados en libertad, preferentemente. Acompañando a esta receta sitúo a los fermentados vegetales como chucrut, aceitunas y también alguna leche fermentada como el kéfir o la leche búlgara de leches de animales criados en libertad y con sello ecológico. Es muy recomendable aliñar nuestros platos con hierbas aromáticas y especias como la cúrcuma, jengibre, canela. 

He dado pequeñas pinceladas sobre alimentos de calidad para que en nuestro plato este también nuestra medicina. 

Los alimentos además de contener nutrientes con principios inmediatos (hidratos de carbono, proteínas y grasas, vitaminas y minerales) nos aportan compuestos funcionales o fitoquímicos que intervienen en el metabolismo celular y es su sinergia en el alimento lo que nos reporta beneficios. 

Si quieres envejecer en forma, en tu plato no deben de faltar: 

  • LAS CRUCÍFERAS: coles, rábanos, mostaza. Cuando se corta o se rallan se libera un compuesto rico en azufre responsable de sus cualidades: previenen algunos cánceres, activan la detoxificación hepática. 
  • AJO Y CEBOLLA Cuando se rallan o se cortan aparecen sustancias antimicrobianas, también lipasas que disminuyen los lípidos y el colesterol. Poseen cierta acción antitumoral; anticoagulantes, cardioprotectoras, son benefactoras de la salud intestinal y hepática. Para obtener sus beneficios es necesario consumirlas crudas 
  • UVAS: Contienen flavonoides que inhiben la oxidación de las de las lipoproteínas LDL, antioxidantes también son las grosellas, frambuesas y arándanos. En la uva también se encuentra el resveratrol con propiedad anticarcinógena; además es antioxidante y activador de la desintoxicación química hepática y con actividad antiinflamatoria.
    Pero claro hay que buscar calidad. Es preferible el consumo de la uva madura, consumida en otoño, de producción ecológica y tomada en pequeñas cantidades por su alto contenido en azucares. 
  • BUENOS APORTES DE FIBRA que absorben sustancias tóxicas, cancerígenas, metales pesados. Favorece la evacuación normal y la proliferación de la flora acido láctica. Se recomiendan altas dosis diarias de verduras, hortalizas y fruta. 
  • PROTEINAS DE BUENA CALIDAD Deben estar presente todos los días, pero sin abusar, una ración diaria, combinando las diversas fuentes. Las carnes de animales sanos, de producción ecológica o criados en libertad y sus partes magras. Las curadas se toman de modo excepcional. Si comemos pescado elegid los de menor tamaño con menos metales pesados, congelados durante 3 días. La proteína del huevo es completa, si se consume el huevo pochado el colesterol no se oxidará y las legumbres hay que combinarlas con cereales mejor sin gluten arroz integral, quinua, mijo, amaranto. 
  • JENGIBRE por su gran poder antiinflamatorio y estimulante de la digestión; ENDIVIA y ESCAROLA por ser digestivas y alcalinizantes, la ALCACHOFA por sus beneficios en el hígado, riñón y piel.
  • La NUEZ nos aporta omega 3, vitaminas del grupo B, minerales, sustancias beneficiosas para el sistema cardiovascular y nervioso. 

Por el contrario, para estar longevo es mejor evitar: la leche de vaca, los aceites refinados, los azucares y repostería industrial, los alimentos precocinados, la charcutería cocida; los refrescos; los cereales y las harinas refinadas. 

Además, os recomiendo: 

Tomar al menos 1/3 de los alimentos crudos que nos aportan vitaminas y minerales y sustancias bioactivas. Frutos secos y semillas en el desayuno, ensaladas a mediodía y frutas entre horas. 

Se recomienda no cocinar a altas temperaturas, no superar los 110 oC. 

Realizar curas de desintoxicación y estimulación de emuntorios con plantas y aminoácidos azufrados, para eliminar lo que nos sobra. 

Tomar pre y probióticos. 

Es fundamental el ejercicio físico, al aire libre diurno para estimular la vitamina D. Gracias al movimiento eliminamos toxinas, aumentamos la capacidad respiratoria, mejoramos la resistencia física, inmunitaria, generamos neurotransmisores de la felicidad y nos ayuda a mejorar el sueño. 

Cuidar las relaciones personales, amarse, practicar el perdón y la conciliación. 

Inmaculada Moliné Meléndez
Licenciada en Veterinaria, especializada en Bromatología, Sanidad y Tecnología de los Alimentos. Postgrado en Medicina Naturista. Especialista universitario en Alimentación natural y Complementos dietéticos.
Especialista en Micro nutrición y Dieto terapia. Especialista en Alimentación natural y energética. Especialista en Nutrición Celular Activa. Terapeuta floral método Bach y Esencias Trinidad.
Curso básico de Gestalt.
www.inmaculadamoline.es

Si te ha gustado este contenido, compártelo…
Share on Facebook
Facebook
137Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email