Alquimistas en paro – II Las piezas clave de la salud



Como ya sabemos, en lo relativo a nuestra alimentación, no sólo los alimentos, per sé, sino cómo los cocinamos o cortamos, cómo los condimentamos, todo absolutamente se convierte en Alquimia.

Y todo va a depender de lo que queramos conseguir.

¿Hemos tenido un día agotador con demasiada actividad?  Has de saber cómo  relajar para asegurarte un buen descanso y regeneración.

Por el contrario ¿estás muy flojo y bajo de vitalidad? Te convendrá entonces saber cómo puedes cambiar esa condición

Los fenómenos y también los alimentos tiene una carga de Energía electromagnética que conocemos como Energía de polo Positivo-Negativo; Energía Expansiva-Contractiva, Yin-Yang… hay distintas formas de referirse a ella según la ciencia o las distintas tradiciones, pero en cualquier caso, nos estamos refiriendo a los mismo.

Estas dos características energéticas, sabiendo cómo aplicarlas, nos afectan, pueden relajar o reforzar; nos pueden dar o quitar; nos pueden ayudar o estorbar.

Por eso, sabemos que la manera en que troceamos los alimentos para cocinarlos tiene sus secretos. Y qué decir de cómo las vamos a cocinar! Las hervimos, las estofamos, las salteamos, las hacemos al horno, cocciones largas o cortas…. Todo un Mundo de Sabiduría por conocer!

También que condimentos utilizamos, debería depender de nuestra condición y necesidad de cada momento.

¿SABES QUE PIEZAS SON CLAVES PARA LA SALUD?

  1. El Ph de los Líquidos del cuerpo
  2. Equilibrio de Glúcidos en sangre
  3. El grado de fluidez de la Sangre
  4. El equilibrio Sodio-Potasio en tu cuerpo.

De estos niveles depende el equilibrio que conocemos por SALUD.

Cuando perdemos este equilibrio, nos topamos con la enfermedad.

Pero una buena noticia es que la enfermedad es un “proceso de desequilibiro”. Y como “proceso” se puede cambiar si sabemos el camino recorrido hasta aparecer.

Desde la MacroBiótica, estos 4 pilares que hemos señalado, los cuidamos mucho en nuestro estilo de vida.

  1. El PH de los líquidos corporales, su grado de acidez-alcalinidad, condiciona todo el terreno de la bioquímica sanguínea, para asegurar condiciones saludables para los 30 billones de células de nuestro cuerpo. Es fundamental saber mantenerlo en equilibrio, ya que cada vez que se pierde, el cuerpo roba minerales de los huesos y los tejidos duros para re-equilibrarlo.
  2. GLUCOSA en sangre. Un parámetro en el que nos va la vida. Necesitamos saber qué tipo de Hidratos de Carbono de cadena larga (polisacáridos) nos interesa consumir para conservar este equilibrio. Los demás Hidratos, podemos considerarlos muy perjudiciales, algunos incluso “veneno”. Y su consumo, finalmente nos saldrá “caro”. También nos interesa tener en cuenta su importancia en cuanto al estado de ánimo que nos inducen. Cíclico y con altibajos, para nada estable y de alto nivel.
  3. DENSIDAD de la sangre. Es de conocimiento general que hay ciertos alimentos que espesan la sangre, dificultando su circulación por venas y arterias, y propiciando bloqueos y problemas que afectan al sistema cardiovascular y cerebrovascular. También aquí conocer que existen alimentos que pueden ayudar a que nuestra sangre recupere su fluidez, es básico, ya que los accidentes circulatorios, se colocan en los primeros puestos de problemas y enfermedades de nuestra sociedad.
  4. Equilibrio SODIO-POTASIO. Esta pareja es tan fundamental para la salud, porque forman parte de a “puerta giratoria” utilizada por cada una de nuestras células para nutrirse y para limpiar los desechos. Si el equilibrio entre el Sodio y el Potasio en el cuerpo no es el adecuado, las células no podrán recibir lo que necesitan para realizar su trabajo, de lo que depende nuestra Vida.

En resumen, cuidar estos “Grande Detalles” es tan importante, a veces más incluso, que cuidar el aporte de nutrientes.

Nuestra preocupación suele centrarse únicamente en éste capítulo, nutrientes principales, grasas, proteínas, vitaminas, minerales…. esto capta toda nuestra atención, y olvidamos que los alimentos, además de nutrientes, nos están aportando mucho más que también hemos de tener en cuenta.

Por experiencia, después de haberme formado en Naturopatía, Medicina Tradicional China… puedo compartir con vosotros que mi búsqueda, sólo terminó al profundizar en el estudio de los principios de la Macrobiótica. Aquí fue dónde encontré todas las piezas que permiten completar el puzzle.

Y al cado de más de 35 años de experiencia en consulta y en clases, también puedo contaros que tanto las personas que viene a formarse a Nivel Profesional para dedicarse a una trabajo al servicio de la Salud, como las que llegan con una motivación muy personal (la gran mayoría) para ellas y sus familias; todas empiezan y acaban enamorándose de la Vida, al encontrarse con una comprensión más profunda de todo lo que encierra.

Cuando se “toma conciencia” y se descubren las herramientas para “llegar a ser ese Alquimista que eres”.

A mi personalmente, me parece “mágica” la transformación que se produce cuando entendemos los Por Qué y los Para Qué.

Siempre brota el ENTUSIASMO. Palabra de origen griego que significa: “Descubrir de que Dios está en tí y en todo lo que haces”.

Y Vivir sin entusiasmo es más bien mal-vivir, no os parece?

Mª Rosa Casal
Directora de Escuela de Vida
Naturópata · Consultora Macrobiótica
www.escueladevida.es


Si te ha gustado, compártelo...