8 cosas que podrás  experimentar cuando practiques Mindfulness



El mindfulness es una técnica maravillosa que muestra sus beneficios cuando la practicas habitualmente. Una herramienta milenaria en realidad, que nos hemos empezado a animar a practicar en occidente en los últimos años, al haberse demostrado científicamente (actualmente ya hay más de 5.000 estudios) todos los beneficios que tiene.

Y está en plena expansión en todos los ámbitos de la sociedad.  El otro día me enteraba, a través de un estudio del Colegio de psicólogos, de que, sin ir más lejos, más del 20% de las empresas ya emplean estas técnicas para aumentar el bienestar y el rendimiento de sus trabajadores.

Bueno, te estarás preguntando, pero ¿en qué consiste esta práctica y cómo puedo beneficiarme de todas esas cosas tan buenas?

Mindfulness consiste en aprender a dirigir nuestra atención consciente y deliberadamente, a través de la observación sin juicio de nuestros pensamientos, sensaciones o emociones.

Es cierto que a veces al principio cuesta un poco coger la práctica, y la mente parece rebelarse ante cualquier intento de querer ser observada o domada.

Precisamente al empezar a darnos cuenta de ello, intuimos profundamente que hay algo ahí, en forma de pensamientos que me está llevando a vivir la vida de una manera muy concreta, y que la manera que yo tengo de vivirla e interpretarla, a través de esos pensamientos es sólo una posibilidad. De mi depende lo que quiero creerme o no.  Y de mí depende el estar abierto a que otras posibilidades se manifiesten.

Pero para ello necesito un espacio de observar qué pensamientos me debilitan, cuáles no me aportan, para que naturalmente se vayan transformando. Si no los veo, no me doy cuenta. Y te aseguro que cuando te sientas contigo mismo, y empiezas a mirarte, los ves, y te ves.

Y especialmente te das cuenta de que antes, cuando no te parabas, no veías nada en realidad. No veías que todo lo que se estaba representando ahí fuera en tu vida, en lo externo, tenía que ver todo contigo en realidad con todo lo que estaba en tu mente, con todo lo que pensabas tú, en tu interior, y nada con lo de o con los de fuera.

Lo cierto es que no somos lo que pensamos y eso es algo que empezamos a ver de manera muy clara cuando practicamos.

Así que con un poco de paciencia y persistencia, la mente se va ablandando, y la resistencia va dejando paso a una sensación de conexión y bienestar, que va impregnando progresivamente todos los aspectos de la vida.

La clave para integrar esta herramienta y disfrutar de todos sus beneficios es practicarla con cierta asiduidad.

Quería compartiros algunas de las experiencias que me han compartido algunas de las personas que han realizado los cursos de Mindfulness que imparto, y que creo que representan muy bien el poder que tiene nuestra mente cuando podemos utilizarla en todo su potencial, sin presiones ni expectativas.

Porque las experiencias de la gente que practica son la mejor carta de presentación para conocer realmente en qué consiste esto y cuáles son sus beneficios. Beneficios que, por cierto, todos podemos experimentar con una práctica regular.

  • Vivo mucho más tranquila en todos los aspectos de mi vida. Antes me costaba conciliar el sueño, pero ahora ya no necesito darle tantas vueltas a las cosas para dormir bien.
  • Me molestaba el estómago y de repente me dí cuenta de que esa molestia me la estaba generando un pensamiento que no me había dado cuenta de que estaba pensando, hasta que me paré a observar. Vi el pensamiento, lo cambié y el dolor despareció por completo.
  • Noto que las relaciones con mi familia han mejorado desde que practico.
  • Me siento conectada con la vida, con el Universo y con los demás, y siento una gran paz.
  • Tenía un dolor de cabeza, me puse a practicar lo que habíamos aprendido, y de repente el dolor había desaparecido.
  • Ya no tengo una relación perjudicial con la comida como tenía antes, ni tampoco siento la necesidad de comprar compulsivamente. He comenzado a amarme realmente a mí misma.
  • He aprendido que aunque las personas llevemos vidas diferentes emocionalmente somos iguales, y eso me une a todos.
  • Este es el camino de la felicidad.

El mindfulness, como vemos, nos va a ayudar en casos de estrés, ansiedad, dolor, de problemas con la alimentación, de relaciones difíciles…y más hermoso aún, nos va ayudar a querernos más a nosotros mismos y a estar en conexión con esa parte íntima de nuestro ser que, aunque tiene una paciencia infinita, siempre está ahí hablándonos bajito para que nos animemos a escucharla…¿te atreves a ser feliz, incluso más feliz de lo que nunca imaginaste? ¿te atreves por fin a ser el dueño de tu mente y de tu propia vida?

Si deseas ampliar la información:
soypresencia@yahoo.com o por teléfono 657650887

Maricarmen Pérez Díez
Instructora de Mindfulness y  meditación. Maestra de Reiki
www.soypresencia.com