Yoga para el corazón, cuidando tu salud



Yoga para el corazón, cuidando tu salud, con Nischala Joy Devi

Hablamos sobre la salud de manera constante y hoy os traemos unas palabras de Swami Sivananda sobre este tema, de constante actualidad y una reflexión de Nischala Joy Devi, autoridad en el tratamiento de los problemas cardiacos mediante la práctica del yoga, que en breve estará en Europa. Os ofrecemos dos reflexiones de esta gran mujer que proceden de sendas entrevistas concedidas, una a la revista Yoga Journal y otra a Julie Deife, de la Revista de Yoga de Los Ángeles, en California.

Sobre la Salud

El primer requisito en la vida, nos recuerda Swami Sivananda, es tener buena salud. La salud es un don que todo el mundo aprecia.

Incluso en la búsqueda espiritual se considera la buena salud como un requisito esencial. Sin ella, no puedes penetrar en las ocultas profundidades del vasto océano de la vida interior. Sin buena salud no puedes relajarte, ni hacer asanas, ejercicios de yoga, ni pranayama ejercicios de respiración consciente. No puedes servir ni ayudar a los demás. No puedes meditar ni silenciar tu mente.

Si padeces una enfermedad, pensar en ella constantemente la intensifica. Te conviertes en lo que piensas.

Piensa: “Estoy sano de cuerpo y mente”.

Sólo el cuerpo y la mente son objeto de enfermedad. Pero el Ser que reside en lo profundo de tu corazón es la fuente de la salud, la fortaleza, la vitalidad.

No puede ser afectado por gérmenes y microbios.

Durante la enfermedad conéctate con la fuerza del alma, desapégate del cuerpo. Afirma una y otra vez: “Soy el alma libre de enfermedad”. 

Instrucciones de Swami Sivananda para la salud

Cultiva una vida, pensamiento, acción y conducta rectos
Respira consciente mientras caminas
Sé amable
Sé tolerante
Canta
Permanece siempre alegre
Cultiva sonrisa como virtud en toda ocasión
La risa y la alegría favorecen la circulación sanguínea
Ten sobriedad y equilibrio
Toma el sol y vive al aire libre
Báñate con agua fresca por las mañanas
El sol y el aire libre son tus médicos
Que tu alimento sea simple
Nunca comas en exceso
Bebe agua tan pura como encuentres
Haz el suficiente ejercicio en forma de una sencilla rutina de asanas y de pranayamas 

¿Quién es Nischala Devi?

Nischala Devi es una discípula cercana de Swami Satchidananda (1914-2002), uno de los grandes maestros discípulos de Swami Sivananda (1887-1963). Su experiencia como profesora de yoga y como terapeuta está basada en una formación clásica sanitaria, así como en una práctica de muchos años bajo el sistema clásico de gurukula, aprendizaje en la casa del maestro. Ha trabajado aplicando las técnicas de yoga a enfermos terminales de cáncer y de corazón y ha viajado, enseñando estas técnicas, por todo el mundo.

Ha trabajado como Directora del Proyecto de tratamiento del estrés para el Dr. Dean Ornish, en su Programa para la resolución de problemas cardiacos y es cofundadora del premiado “Programa de ayuda contra el cáncer para el bien común de la Commonweal en Estados Unidos”

Es autora de los libros“Yoga, camino de sanación” una de los libros más relevantes sobre cómo el Yoga puede curarnosy “El poder secreto del yoga: Una guía femenina para el corazón y el espíritu de los Yoga Sutras”

Con ella la medicina occidental y las técnicas del Yoga y de la meditación encuentran una fácil fusión.

Pregunta: ¿Cómo describiría el corazón humano desde el punto de vista del yoga?
Nischala Devi: El corazón es verdaderamente el centro de nuestro Ser.

Cuando es venerado, la existencia se llena de alegría.

Cuando tenemos alegría en la vida, surge un profundo sentimiento de paz que se refleja en todo aquello que somos y hacemos.

La labor del corazón es física, emocional y espiritual, lo cual implica que todos somos interdependientes.

Cuando estamos conectados por nuestros corazones espirituales, también nutrimos los corazones de otros seres humanos. Esta es la definición de la verdadera Salud.

P: Enseña por todo el mundo Yogaterapia para personas con enfermedades cardiacas severas, especialmente con enfermedades coronarias o para todas aquellas que conllevan los factores de riesgo de esta enfermedad. ¿Cómo funciona dicha terapia? 

Nischala Devi:  Utilizamos las prácticas clásicas del yoga, como asanas y pranayama, meditación, relajación profunda. Pero también la visualización.

Según la filosofía del yoga las enfermedades no se manifiestan por motivos corporales, sino porque ya no estamos conectados con nuestra fuente, nuestro alma.

Cuando recordamos quienes somos, podemos acelerar nuestra sanación.

Esta terapia puede prevenir, como se ha probado científicamente, las enfermedades cardiovasculares o los daños corporales que éstas provocan y revertirlas.

De hecho la relajación profunda puede reducir la presión arterial.

P: Usted fue una de las primeras profesoras de yoga que enseñó como parte de un equipo clínico en un hospital. ¿Cómo reaccionaron los otros médicos y enfermeros? 

Nischala Devi:  Al principio no fue tan fácil. Los hospitales no quieren que meditemos con los pacientes.

Yo dije que únicamente estirarse no era suficiente. Yoga es un conjunto de  técnicas que van más allá de los asanas. Es un paquete completo.

Dijeron: Ya hacemos ejercicio físico, ¿por qué hacer yoga además?

Yo respondí: Porque no habéis entendido lo que es el yoga.

Creéis que es algo físico, pero no es así.

Y entonces llegué a un punto en el que verdaderamente sabía que quería enseñar a otras personas cómo funciona esta terapia. La mitad de las muertes son por enfermedades cardíacas. Realmente necesitamos profesores que sigan allí, ayudando a los demás a llevar una vida sana.

P: El “corazón” no solo aparece en su formación de terapia de yoga, sino también cuando se trata de la espiritualidad femenina. ¿Cómo se unen ambas cosas?

Nischala Devi: Existe una cierta tendencia a la masculinidad en el Yoga, también en lo referente a los asanas. ¿Sabe?, la mayoría de los asanas eran originalmente adecuados para para jóvenes adolescentes, pero no para mujeres occidentales. Debían y todavía deben adaptarse.

Luego existen muchos profesores que gustosamente (ésta es mi expresión favorita) imparten. Hablan a la gente sin percibir que cada individuo tiene su propia inteligencia y su visión de la vida y su espiritualidad.

Me acuerdo de que en una de mis primeras conferencias escuché a la gente hablando entre sí en la sala: yo no puedo hacer todo eso; soy solo profesor de yoga, y así.

Subí a la tarima y dije: vosotros sois profesores de yoga, y eso es más que suficiente y ya es una gran cosa. Si empleáis vuestra intuición, podéis ser todos maravillosos terapeutas yóguicos. No os he contado nada nuevo, no quiero ser reverenciada por ellos, ni que me suban a un trono. Se trata de un lado muy femenino, no busco ser la autoridad última. Creo que debemos  alejarnos de ese modelo de escuela superior cuando aprendemos las cosas. Debemos aprender a expresarnos sobre nuestro corazón.

P: Su último libro es una “perspectiva femenina de los Yogasutras”. ¿Por qué este libro?

Nischala Devi:  Una razón por la cual he escrito este libro es que la mayoría de los asistentes a mis cursos son mujeres, y porque la mayoría de las personas que practican yoga son, por el motivo que sea, mujeres.

Muchas me decían: ¿Sabes? No me sirven de nada los Sutras, ¿Qué tiene que ver con mi vida el Samadhi (Iluminación), cuando mi hijo llora toda la noche y me molesta tremendamente, cuando en realidad debería experimentar amor?

¿Cómo puedo hacerlo, si eso me vuelve loca?

Las mujeres no son menos sabias o espirituales que los hombres; simplemente son diferentes.

Y, por supuesto, el Samadhi es para todos, ¡También para las mujeres!

Cuántas mujeres me habrán contado ya cómo por las noches dan de mamar a sus hijos en el sillón mirando al cielo estrellado y pasan a otro estado de consciencia, ¡Eso es Samadhi! ¡Solo debemos potenciar esas experiencias en las personas!

Así piensa Nischala Joy Devi

La terapia yóguica

El yoga terapéutico se está convertirlo en algo cada vez más académico, y si eso es lo que la gente piensa que es la terapia yóguica, ¿quién soy yo entonces para decir que no es eso? Yo sólo sé que cuando me siento con alguien no le importa el tipo de titulación que poseo, no le importa qué tipo de estudios realicé, sólo le importa si estoy ahí, presente, con ellos, si estoy en paz y si muestro cariño y sinceridad.

Salud y Sanación

¿Quién es el sanador? Cuando me siento con gente, realmente no les veo como enfermos. Son simplemente otros seres en este plano intentando comprender quienes son, y el cuerpo es quien les trata de convencer para que lo hagan. Si alguna vez he pensado por un segundo que yo les estaba sanando, mi prana desaparecía. Sé que yo no les estoy curando. Y digo a mis estudiantes y a los pacientes que vienen a mí, “Yo no te puedo curar.” Tú eres el único que puede curarte a través de esta energía divina. Yo no puedo hacerlo. Tiene que venir desde dentro.

No podemos curar a nadie. Pero podemos ser una guía que ayuda a sanarse a sí mismo a otras personas

La relación con nosotros mismos

El yoga tiene muy poco que ver con nada que no sea la relación con nosotros mismos. Y los occidentales no sabemos mucho realmente acerca de una relación con nosotros mismos. Se nos dice “no te quedes ahí, de pie, haz algo.” No podemos sentarnos con nosotros mismos durante diez o quince minutos, ni siquiera permanecer solos durante un largo periodo de tiempo.

Lo más importante para mí sobre la terapia yóguica es que los terapeutas saben quiénes son ellos. Y ¿cómo sabemos quiénes somos?, pues porque hacemos algún tipo de práctica. No hace falta sentarse cinco horas, pero sí que tiene que darse algún tipo de relación con el ser.

Si te sientas con una persona enferma, eres casi como un sifón. Si no lo estás rellenando completamente, si no lo obtienes de tu interior o de encima o de dondequiera que lo obtengas, te vas a quedar vacío.

Los Yoga Sutras, en tono femenino

Creo firmemente que toda la sabiduría está en los Yoga Sutras de Patanjali. Quería que la gente entendiese los yoga sutras de un modo sencillo y que los relacione con nosotros en la actualidad y, al mismo tiempo, mantener intacta su esencia. Ese es el poder secreto del yoga, cómo puede aplicarse a nuestro momento presente.

El modo en que se han traducido los textos me ha molestado durante mucho tiempo. Los yoga sutras constan de cuatro libros. El tercer libro habla acerca de los poderes psíquicos y espirituales y lo que me resultaba irónico es que muchas mujeres ya poseen esos poderes. Cuando escribí “El Poder Secreto del Yoga” incorporé una visión femenina de los yoga sutras.

He comprendido que Patanjali era un reformista. Se dio cuenta de que los tiempos estaban cambiando – estaban entrando en la Kali Yuga, que es la Edad de Hierro – y que la gente no iba a leerse los Vedas. La gente no iba a leerse los Upanishads. Así es que lo que hizo fue decir, “Voy a simplificarlo para la gente, de modo que podamos conservarlos, y les hablaré de un modo sencillo, y destilaré los Upanishads, los Vedas y la Bhagavad Gita en 195 aforismos.” Era un reformador que hablaba para la gente de su época.

Ahora estamos llegando al otro extremo en la Kali Yuga, y la represión de la mujer que existía en aquel periodo está desapareciendo. Las mujeres están retomando el centro de atención. Sentí que esa era la siguiente reforma, y se necesitaba la consiguiente reforma de los yoga sutras para un grupo concreto de gente que ahora está emergiendo y practicando.

Yoga y Terapia del Corazón
Formación complementaria para profesores de yoga

¿Cuándo?
Del 12 al 21 de julio 2018

 ¿Dónde?
Casa de retiros Sivananda en Reith bei Kitzbühel, Austria 

¿A quién va dirigido?

Es un curso dirigido hacia todo el espectro del corazón y las enfermedades cardiovasculares, comenzando por los factores de riesgo, como la hipertensión o la hipercolesteremia, y llegando hasta el infarto al corazón o incluso la insuficiencia cardiaca o fallo cardíaco, es decir, cuando el corazón ya no puede realizar su trabajo.

Pero también personas que han tenido un derrame cerebral, son bien acogidas en este curso.

Como docente de yoga, naturalmente no eres médico, y debes conocer tus límites y debes permanecer dentro de esos límites. Como profesor de yoga es útil informarse sobre estas enfermedades y conocer el historial médico de estudiantes y pacientes y naturalmente adaptarse a limitaciones individuales, como la parálisis cerebral.

Por lo general las clases de yoga  son tan suaves que también los estudiantes con infarto de corazón o con derrames cerebrales pueden seguirlas sin grandes problemas.

El mayor regalo que puede proporcionarnos una clase de yoga, por muy suave que sea, es la experiencia de:

yo no soy este cuerpo,
tampoco soy esta mente.
Yo soy el alma.
Así pues somos todos ya perfectos.

Ese es el núcleo de la filosofía del yoga, que ayuda a eliminar los miedos que aún en ocasiones residen en nuestro corazón.

Certificado con 132 unidades lectivas de 45’ de formación

Reconocido por los Centros Sivananda y por la Yoga Alliance

Con traducción simultánea al español

Información facilitada por el Centro Internacional de Yoga Sivananda Vedanta
www.sivananda.es
Tel.: 913615150
 

 


Si te ha gustado, compártelo...