Tantra: El juego de las polaridades



Polaridad masculina y femenina

Además de tener ritmos diferentes, hombres y mujeres, tenemos polaridades diferentes. Somos seres que funcionamos con bio-electricidad y por consiguiente con polaridades positivas y negativas. No es casualidad que los genitales del hombre estén orientados hacia afuera y los de la mujer hacia adentro. El hombre, por lo general se identifica con las cualidades masculinas, siendo estas de signo positivo. La energía masculina es una energía de dirección, de hacer, de foco, mientras que la energía femenina es el polo negativo, es receptora, es más una energía de acogimiento. Debido a que todos tenemos ambos lados, masculino y femenino, todos tenemos ambas polaridades.

El polo positivo en el hombre se encuentra en sus genitales (1er chakra), es desde aquí desde donde ofrece su energía a la mujer. Su polo negativo se encuentra situado en la zona del corazón (4º chakra) y es el polo receptor, desde donde recibe la energía de la mujer.

En la mujer es justamente a la inversa, su polo positivo se encuentra en la zona de su corazón y sus pechos, desde ahí ofrece su energía femenina y amorosa. El polo negativo de la mujer se encuentra en sus genitales, desde donde recibe la energía masculina del hombre.

Cuando una mujer tiene desarrollada su polaridad masculina es una mujer que no está en la demanda o la dependencia, es una mujer generosa y segura de sí misma. En el caso del hombre con su polaridad femenina desarrollada y en equilibrio es un hombre generoso, un hombre creativo que valora y pone amor en todo lo que hace, estará al servicio de la vida ofreciendo su fuerza y su coraje.

Meditación del círculo de luz 

Sabiendo esto, nuevamente el Tantra nos ofrece herramientas para gestionar y fusionar ambas energías tanto individualmente como en pareja. Es muy profunda y sanadora, por ejemplo, la meditación del círculo de luz o círculo de fuego en pareja, donde puedes llegar a sentir una fusión cósmica con tu amada o amado. A groso modo y de manera muy resumida se trata de intercambiar tu energía con la de tu pareja utilizando este concepto de las polaridades, de manera que sentados uno frente al otro y mirándose amorosamente a los ojos, la mujer exhala ofreciendo la energía de luz que emana de su pecho hacia el corazón del hombre, a la vez el hombre estará inhalando sintiendo como dicha energía entra por su pecho y baja hasta los genitales; ahora el hombre exhala ofreciendo esa energía de luz desde sus genitales mientras la mujer inhala sintiendo como entra esa misma energía a través de su sexo y sube hacia el corazón; así continúan durante al menos 30 minutos y al acabar, ella se sube en el regazo de él, se abrazan y continúan haciendo esta respiración circular durante 10 o 15 minutos, después terminarán como les apetezca, haciendo el amor, acariciándose, etc.

Neo
Instructor de Tantra
www.neotantra.es
Tel. +34 619 30 25 52


Si te ha gustado, compártelo...