Resultados positivos para el estrés y la ansiedad con auriculoterapia



La Auriculoterapia es una técnica que consiste en estimular diversos puntos situados en la superficie externa de la oreja, con el fin de tratar zonas distales del cuerpo, para así favorecer y equilibrar numerosas funciones corporales.

Su nombre proviene del griego (therapeia = tratamiento) y del latín (auricularis = lo relativo al oído).

Esta Terapia proviene de la acupuntura, basándose en las teorías y filosofía de la Medicina Tradicional China, sin embargo, el mapa auricular que conocemos hoy en día se desarrolló en la Francia moderna.

La auriculoterapia se utilizó desde tiempos remotos, pasando su aprendizaje de generación en generación, aumentando puntos y utilidades, hasta llegar a como la conocemos hoy en día.

Ya en el antiguo Egipto, Grecia y Roma, nos llegan documentos de la utilización de punción auricular para tratar diversas dolencias, como mejorar la visión, facilitar la eyaculación, controlar la natalidad o incluso tratar la ciática.

En la Edad Media, Europa establece relaciones comerciales con China, importando, entre otras cosas, conocimientos de acupuntura tras ver los grandes efectos que su práctica producía en algunas patologías.

Fue Paul Nogier (médico francés, considerado el padre de la auriculoterapia), quien en 1957 compila todas las observaciones que había realizado respecto a esta terapia, para así crear el primer mapa que recoge las zonas auriculares reflejas, como las conocemos hoy en día.

La auriculoterapia puede ayudar a mejorar y combatir alteraciones o desequilibrios del:

  • sistema nervioso
  • aparato digestivo
  • problemas endocrinos
  • aparato urinario
  • trastornos en el metabolismo
  • aparato cardiocirculatorio
  • aparato respiratorio
  • aparato genital

Dentro de sus múltiples aplicaciones, la auriculoterapia es una de las terapias más beneficiosas para combatir los síntomas de la ansiedad y el estrés.

Si bien sabemos que el estrés es necesario en nuestras vidas porque nos previene en momentos de emergencia o peligro, pero hemos de saber que, si estamos sometidos a un estrés continuado en el tiempo, corremos el peligro de perjudicar seriamente nuestra salud.

El estrés no es más que un conjunto de respuestas que nuestro cuerpo nos da en situaciones límite (es lo que llamamos estrés agudo) y que en cuanto desaparece la amenaza, estos síntomas remiten.

Si el estrés es prolongado en el tiempo (estrés crónico) nuestro cuerpo puede llegar a acostumbrarse a él sin darse ni siquiera cuenta de que lo está sufriendo.

Los síntomas más comunes que el estrés nos puede provocar son:

  • Rigidez muscular
  • Carga muscular en cervicales y hombros
  • Rigidez mandibular
  • Trastornos en el sueño
  • Problemas en la piel (eccemas, granos…)
  • Falta de energía y concentración
  • Pérdida de cabello
  • Debilita el sistema inmune (provocando que enfermes más a menudo)
  • Dolores de cabeza….

Si mantenemos este estrés durante mucho tiempo puede llegar a desembocar en otra de las patologías más frecuentes de hoy en día: la ansiedad.

La ansiedad es un estado de alerta permanente bajo el que muchas personas viven sometidas. Al igual que el estrés, sentir ansiedad de manera puntual puede ser normal y positivo para nosotros, siempre y cuando tenga un objetivo adaptativo, mejorando el rendimiento y la capacidad de anticipación.

Sin embargo, mantener un estado de ansiedad duradero en el tiempo, hace que nuestro cuerpo sufra consecuencias tanto físicas, como mentales, psicológicas, de conducta e incluso sociales, como, por ejemplo:

Taquicardias, falta de aire, opresión torácica, rigidez muscular, sensación de mareo, agobio, temor, permanente estado de alerta, impulsividad, dificultad para estar quieto, dificultad de concentración, pesimismo, irritabilidad, dificultad para expresarse….

El tratamiento de ambas patologías es muy efectivo con auriculoterapia, ya que con la puntura en diversos puntos clave, podemos ayudar a promover la calma y la paz mental, tan necesarias es estos trastornos.

En un tratamiento de auriculoterapia para estas patologías sería aconsejable estimular puntos reflejos de órganos como:

-Corazón, es beneficioso para tratar estados de ansiedad y estrés ya que estas patologías causan alteraciones en el ritmo cardiaco. Además, a nivel Medicina Tradicional China, el corazón no sólo rige las emociones, sino que también ayuda a calmar la mente (shen)

-Pulmón, órgano importante a tratar cuando la ansiedad provoca sensación de falta de aire u opresión torácica. Nos va a ayudar a mejorar la capacidad pulmonar.

Otros puntos que ayudan al tratamiento del estrés y la ansiedad son puntos localizados como:

-Diafragma o plexo solar, ya que benefician en la mejora de la respiración, la capacidad pulmonar y la opresión torácica.

-Tórax: que igual que los anteriores ayuda a mejorar la zona torácica.

Uno de los puntos más habituales de este tratamiento es el llamado Shen Men, el cual mantiene una estrecha relación con el corazón, respecto a sus aplicaciones más mentales, es decir, ayuda a tranquilizar la mente, calma la ansiedad, ayuda a dormir bien, proporciona claridad mental.

Para terminar, siempre se puede recurrir a la estimulación del punto específico llamado ansiedad, que como su propio nombre indica, trata esta patología.

Escuela Aradia
C/ Regalada, nº 5, 2ª planta
28007 Madrid
Tfnos: 91 033 84 63 ó 652 17 45 65
www.escuelaaradia.com

 


Si te ha gustado, compártelo...