Reflexología Podal: Qué, cómo y para qué



Los pies son considerados un mapa perfecto del ser humano. En ellos se encuentran reflejados cada uno de los órganos, glándulas y sistemas corporales de nuestro organismo. 

Por ello, la Reflexología Podal permite activar todo el sistema mental, emocional y energético de una persona, le pone en funcionamiento y le ayuda a ser consciente del proceso. De esta manera, cada uno de nosotros puede tomar las riendas de su vida y su salud.

¿Qué contienen nuestros pies?

Los pies son una réplica perfecta de todo nuestro organismo. Todos los órganos se encuentran reflejados en los pies, por tanto, presionando ciertas terminaciones nerviosas de los pies se pueden equilibrar, estimular y tonificar los distintos órganos y glándulas del cuerpo, mejorando la salud de las personas.

Los pies son como las raíces de nuestro Ser, la parte del cuerpo que nos conecta y nos ancla a la Tierra. Nuestros pies son, además, el espejo de cada uno de nosotros, de nuestro cuerpo y nuestra alma, y la Reflexoterapia Podal puede hacer que en ese espejo veamos con claridad cómo aliviar y ayudar de forma integral a la persona y sus problemas, uniendo los diferentes planos del ser humano: el corporal, el mental y el espiritual.

«Cuando tengo los pies de una persona en contacto con mis manos, tengo la completa sensación de estar abrazando el alma del ser humano que tengo delante y que estoy tocando»
– Isabel Pérez Broncano –

En los pies existen más de 7.200 terminaciones nerviosas. Los reflexoterapeutas, al estimular las zonas reflejas adecuadas, no “curan” el organismo desde fuera, sino que le dan las herramientas y la energía para que sea capaz de sanarse a sí mismo desde el interior, y esto es algo muy poderoso.

 “La Medicina es el arte de imitar los procedimientos curativos de la Naturaleza”, decía Hipócrates, y esta frase recoge la filosofía de la Reflexología.

Cada pie nos “habla” de la mitad del cuerpo correspondiente, es decir, el pie derecho, del lado derecho del cuerpo, y el pie izquierdo, del lado izquierdo corporal, con la salvedad de la cabeza, en donde los reflejos son cruzados.

Respecto a las partes del pie y sus órganos reflejos, a grandes rasgos, los dedos de los pies son el área refleja de la cabeza; en la almohadilla plantar encontramos reflejados los pulmones y el corazón; el arco del pie representa el área del abdomen y el talón es el área pélvica.

La Reflexología es un tratamiento holístico que tiene en cuenta al ser humano de una forma integral, y a su vez a este en su relación con la Tierra, con otras personas e incluso con el cosmos. 

Al estar ejerciendo las digitopresiones, un buen reflexoterapeuta se hará preguntas sobre la persona a la que está tratando: 

¿Cómo se desenvuelve en el día a día? ¿Qué frustraciones tiene? ¿Cómo se manifiesta su inconsciente en sus dolencias físicas? ¿Lleva un estilo de vida sano y armonioso? Y otras muchas.

Con esta técnica se consigue que la persona se desbloquee, conecte con sus emociones y se conozca mejor a sí misma.

¿Cómo me ayuda la Reflexología Podal?

La Reflexología Podal es un tratamiento que pone en marcha los recursos internos de autocuración, ayudando no solo a eliminar los síntomas de la enfermedad sino la causa misma que la originó.

La Medicina Naturista siempre ha defendido estar a favor de las personas, de su bienestar y su curación, por ello no pretende solo eliminar los síntomas de una enfermedad, sino tratar la causa que la originó para que no vuelva a repetirse. 

Cada persona merece ser tratada de una forma personalizada, teniendo en cuenta sus connotaciones particulares, por ello el reflexoterapeuta tiene en cuenta su edad, su estado emocional y de salud y su energía para adaptar la terapia a su situación.

A su vez, la Reflexoterapia pone en funcionamiento la capacidad de las personas de cambiar lo que tienen en su interior, es decir, de lograr cambios profundos que lleguen a la raíz de un problema y a la causa que lo originó.

“La Reflexoterapia Podal tiene una capacidad de relajación superior a cualquier otra técnica táctil”

Otra ventaja de esta técnica es que ayuda a quien la recibe a conectar con su reali-dad, poniendo en funcionamiento todo su sistema mental, emocional y energético.

No se puede olvidar que el ser humano tiene cuerpo, mente y emociones, formando todas ellas el ser holístico que es. Por lo tanto, tratar solo el aspecto funcio¬nal, el psicológico o el emocional supo¬ne desatender parte de la totalidad de la persona, ya que ninguna de estas partes funciona de manera inconexa. 

Es importante destacar que la Reflexología no pretende reemplazar a los tratamientos médicos convencionales, sino servirles de apoyo. 

Está demostrado que la mayoría de los problemas de salud que se tratan con Medicina Convencional evolucionan mucho mejor cuando se complementan con las Terapias Naturales.

¿A quién beneficia esta terapia?

La Reflexología Podal tiene un gran poder sanador. Mejora la calidad de vida de quien la recibe y está indicada para tratar un amplio abanico de dolencias físicas, mentales, emocionales y energéticas. 

Los seres humanos, independientemente de nuestra edad, necesitamos eliminar los desechos que se acumulan en nuestro organismo. Los tratamientos reflexológicos ayudan al organismo a desintoxicarse y a expulsar los tóxicos que se van acumulando en él, como medicamentos, alcohol, café o tabaco. 

Estos son algunos de los beneficios que la Reflexología Podal aporta al cuerpo y la mente:

  • Fortalece el Sistema Inmunológico.
  • Calma el estrés y la ansiedad.
  • Activa la circulación sanguínea.
  • Alivia el dolor, especialmente el dolor de espalda, cuello, cabeza y muelas.
  • Reduce el insomnio y mejora la calidad del sueño.
  • Favorece mecanismos de depuración.
  • Ayuda a eliminar toxinas del organismo.
  • Equilibra el Sistema Nervioso Central y el Periférico.

Además, la Reflexología puede ayudar al organismo a eliminar el exceso de grasas, azúcares y todo aquello que se va acumulando en el cuerpo a causa de una alimentación inadecuada. Por tanto, podemos decir que todos nos podemos beneficiar de esta terapia. 

Tanto los niños y los adolescentes como los adultos y los ancianos son muy receptivos a ella. Desde una edad bien temprana puede utilizarse la Reflexología para aliviar algunos de los problemas que más incomodan a los bebés, como los cólicos del lactante, el estreñimiento, los gases, las dificultades con el sueño o la dentición. 

Por su poder relajante, la Reflexología está indicada para las personas que sufren estrés y tensiones físicas y psicológicas. Desde el mismo momento en el que el reflexoterapeuta coloca sus manos en los pies de la persona, esta comienza a sentirse relajada. 

Al terminar la sesión la persona se siente más liviana, con fuerzas renovadas para afrontar el día y en un estado de gran tranquilidad. Esto es así porque los tratamientos de Reflexoterapia activan las endorfinas y las on¬das cerebrales conectadas con los neurotransmisores del placer y el bienestar.

Isabel Pérez Broncano
Reflexoterapeuta
Directora de Ranvvai Escuela de Reflexologías
Colaboradora de La Biotika
(Cursos y Jornadas de ReflexologíaPodal)
Curso de Reflexología:
www.labiotika.es/doc/actividades/curso_reflexologia.html


Si te ha gustado, compártelo...