Pon solución a tu estrés diario



El estrés y la ansiedad son términos que nos resultan muy familiares debido al estilo de vida que lleva la sociedad de hoy en día. Para poder ponernos en situación, hay que definir estos términos y así, entenderemos cómo funciona nuestro organismo en estos estados.

El estrés es el cambio que produce una persona ante situaciones nuevas y la respuesta inespecífica ante los estímulos que trastornan su equilibrio. Y la ansiedad es la anticipación de un daño, acompañada de un sentimiento desagradable y tensión. Los síntomas de la ansiedad pueden ser muy diferentes: miedo, insomnio, sequedad de boca o sudoración. Cualquier persona que esté leyendo estas líneas habrá experimentado en algún momento de su vida algunos de estos síntomas y, para el consuelo de todos, es normal haber tenido estos sentimientos en determinadas situaciones; solo cuando sobrepasa ciertos límites, se convierte en un problema.

Muchas veces se confunden los términos de estrés y ansiedad; es cierto que, en ambos casos, se produce una reacción con incremento de la activación fisiológica pero no es el mismo concepto. De una manera un poco más básica, podemos decir que el estrés es un proceso de adaptación a una situación y la ansiedad es una reacción emocional ante una amenaza.

Nuestro organismo, sin ni siquiera darnos cuenta, pone en marcha mecanismos fisiológicos para intentar defenderse de la agresión. En esta respuesta biológica, interviene el sistema nervioso central y periférico, así como el endocrino, el cual incrementa la producción de hormonas como el cortisol.

El problema lo tenemos cuando estos mecanismos se prolongan en el tiempo como consecuencia de un estrés o ansiedad cronificada. Nuestro organismo se resiente, pero es importante ser conscientes de que las consecuencias de estas patologías también afectan a entornos tan básicos como la familia, el ambiente laboral y en las amistades.

Para poder disminuir estas situaciones desagradables, se debe abordar primero el problema desde el punto de vista psicológico: aprender a manejar las situaciones de estrés o sustituir los pensamientos negativos por otros más positivos. Además de estas medidas, es conveniente suplementar con complementos dietéticos para ayudarnos desde los tres ámbitos del ser humanos: cuerpo, mente y emoción.

Bien es cierto que, conforme se van cumpliendo años, estos desequilibrios pueden instaurarse de manera permanente en el organismo, dando lugar a patologías crónicas; es por ello que Laboratorios Hiranyagarba quiere ayudar a todas aquellas personas que están sufriendo situaciones de estrés o ansiedad, principalmente destinado a personas mayores de 50 años. Gracias a su composición a base de ingredientes naturales, ayuda al organismo en situaciones de estrés tanto físico como mental y mejora el estado de ánimo.

www.hiranyagarba.com


Si te ha gustado, compártelo...