La Meditación



“Meditar es cultivar nuevas cualidades y cultivar nuevas formas de ser” (Jon Kabat-Zinn)

Cuando hablamos de meditación podemos encontrar mucha información al respecto, si bien es un proceso por el cual el ser humano va aflorando sus emociones internas no es simplemente sentarse, escuchar música cerrando los ojos y colocar la mente en blanco o bien “tratar de hacerlo”, es algo que no es propio de nosotros y de nuestra mente, sino algo que está mucho más allá energéticamente, hoy en día se utiliza como una terapia complementaria para mejorar, la salud y experimentar una sensación de bienestar. La meditación es más bien una práctica que está adquiriendo hace mucho tiempo popularidad y cada día se hace más accesible debido al gran número de instructores que imparten dicha técnica. Pero vamos más allá del concepto ya que la meditación es la puerta de la conciencia y el amor compasivo y universal, de la expansión sin un límite conocido. Hay que entender que la meditación comienza con el proceso de profundizar en uno mismo que nos conducirá a una puerta, ya que eso es la meditación una puerta de apertura a nuestra propia conciencia. La meditación nos lleva a tener una atención consciente, sin distracciones de nuestra memoria, a concentrarnos con un propósito y desarrollo durante el mismo.  Debemos tener conciencia de nuestro propio cuerpo y sus movimientos como lo dicen los sutras budistas, tener una atención de los sentimientos de nuestra vida emocional, disminuir a través de ella el egoísmo y el miedo, a sentir realmente la paz y el amor, la compasión, la alegría. Tener conciencia sobre todo de nuestros pensamientos porque somos nosotros inconscientemente que dejamos que la mente se deje llevar por la corriente de los pensamientos, no tenemos conciencia de ello, solo somos consciente de una forma vaga. Es por ello que debe contestarnos dos preguntas importantes ¿En qué meditar? Y ¿Cómo meditar?, la primera pregunta nos invita a alcanzar nuestra consciencia interior, alcanzar el silencio interior, interiorizar la enseñanza, analizar la vida que llevo, etc.

Respecto a la segunda pregunta debemos considerar 5 elementos fundamentales para la meditación:

  • La preparación: tener una preparación mental que proyectaremos que puede ser una idea, una palabra, un símbolo, lo importante es estar consciente de lo que pensamos. Las abluciones que corresponden a la parte ritualisticos de la meditación, vestirse cómodamente, sentirse preparado para meditar, lavado de manos, etc. Y por último la relajación que nos permite descontracturar el cuerpo y obtener una relajación profunda, permitiendo alcanzar un estado elevado de conciencia y bienestar.
  • La posición del cuerpo: para poder lograr una buena meditación es imprescindible que el cuerpo este en una posición de equilibrio, puede ser alguna posición yoguistica o bien la que más te acomode, de esa forma aseguramos la inmovilidad y la circulación de energía durante la práctica. Lo importante es estar sentado en una silla que nos permita estar a 90° grados entre los muslos y las pantorrillas, la nuca y cabeza deben ser una prolongación de nuestra línea recta del cuerpo, los pies anclados al piso con una leve separación, logrando un contacto consciente y real de la pelvis con el suelo.
  • La disciplina: cada vez que vamos a meditar debemos colocar el cuerpo en la posición que hayamos elegido previamente, tener una constancia diaria idealmente, para destinarla a meditar, pueden ser de cinco a treinta minutos diarios, de esta forma el cuerpo se entrena para alcanzar la posición de equilibrio y la inmovilidad necesaria para un proceso mental óptimo.
  • Lugar o ambiente: el lugar debe ser óptimo para la meditación, que nos genere paz, que no hayan distracciones, de esa forma se puede usar un lugar sereno y tranquilo, al igual que si el ambiente lo permite utilizar algún incienso que sea de aromas que estimulen el espíritu como el sándalo, copal o nardos.
  • Proceso mental: para manejar el poder del pensamiento debemos tener concentración que es fijar el pensamiento en algo específico como una idea olvidando todo lo demás: meditación es nuestra piedra angular nuestro crecimiento espiritual permitiendo adquirir nuevos conocimientos; contemplación que es sentir la armonía y belleza de las cosas de la vida. Estos tres elementos nos ayudarán a tener una meditación correcta.

Hay que entender que dentro de la meditación que muchas personas buscan desarrollar la sensibilidad psíquica, eso es un error ya que a veces la concentración y la aspiración permiten lograr, mediante el desarrollo del cuerpo psíquico, una sensibilidad creciente. Porque el verdadero resultado está en la dirección gradual de la profundización y purificación de la persona, porque eso significa crecimiento del alma, el crecimiento al tener contacto con la fuente de toda belleza interior.

Nicolás Benedetti Ariza
Presidente Federación Iberoamericana de Reiki
Director Sociedad Chilena de Reiki
www.Federacioniberoamericanadereiki.com
www.Sociedadchilenadereiki.com


Si te ha gustado, compártelo...