¿Hay un chamán en tu interior?



¿Qué si hay un chamán en tu interior? La respuesta es absolutamente sí. Y ante esto te pregunto de nuevo: ¿Por qué no despertarlo y desarrollarlo para lograr conocimiento, salud y paz interior? Porque de verdad que es muy fácil invocar a esta fuerza que te habita para conseguir tu mayor bienestar y crecimiento personal.

Mi encuentro con el chamanismo fue totalmente casual cuando me uní a un proyecto de voluntariado con la comunidad Shipiba de San Francisco de Yarinacocha, en el país de Perú. Con los chamanes de esta comunidad descubrí que la capacidad de adentrarnos en nuestro interior para la obtención de respuestas y sanación es herencia de todo ser humano. Tras esta experiencia he investigado durante años los estados expandidos de conciencia y desde entonces he facilitado viajes chamánicos a más de un millar de personas. Para prácticamente todas estas personas era la primera vez que utilizaban esta poderosa, a la vez que sencilla, herramienta y se sorprendieron por la facilidad con la que pudieron establecer contacto con su animal de poder para recibir visiones tan reveladoras como sanadoras.

Este ya no es un legado secreto y exclusivo para los místicos, sacerdotes y chamanes tribales sino que, quizás por el momento evolutivo en el que nos encontramos, ahora es accesible a todo ciudadano de a pie que esté dispuesto a aventurarse, y conocer y reivindicar este poder interior, esa tierra prometida de la que siempre hemos oído hablar desde tiempos inmemoriales y que no es una mera leyenda. Y el chamanismo es la vía de conocimiento más antigua de esa fuerza interior.

Siguiendo con mi investigación, en alguna ocasión he pedido a los participantes de los Círculos Chamánicos que facilito mensualmente que hicieran un viaje chamánico para un compañero con el propósito de que su chamán interior sanara y recogiera un mensaje para éste. Como requisito pedía que no se conocieran para evitar posibles condicionamientos. Para mi grata sorpresa y, sobre todo para sorpresa de los participantes -noveles que no habían recibido ningún tipo de entrenamiento previo-, tuvieron las visiones típicas de los chamanes en las que las fuerzas de sanación actúan sobre la persona a tratar. Y no sólo eso, sino que de su experiencia visionaria además reportaban información muy precisa sobre el compañero sin que éstos se conocieran, y en ocasiones muy íntima ¡Realmente extraordinario! ¿No te parece?

El don visionario es una capacidad humana que sirve para necesidades básicas de los hombres. Todos tenemos estas capacidades. Habita un Chamán en cada uno de nosotros. Es ese TÚ esencial que ha estado contigo, dentro de ti, desde el principio. Está esperando a que te hagas consciente de su existencia y le permitas manifestarse en tu vida para desarrollar esa fuente transformadora que hay en ti.

¿Te imaginas tener la posibilidad de pilotar un avión supersónico y que no te hubieras enterado? Pues así de magnífico es el potencial de transformación que esa fuerza supone. Pero la decisión de reconocer su existencia y darle cancha para que colabore en nuestro día a día depende de ti, pues se nos ha dotado de libre albedrío para elegir reconocerlo y que se manifieste en nuestra vida, o incluso para seguir encerrados en la limitación, la oscuridad y el sufrimiento.

Cuando entramos en comunión con nuestro chamán interior, al ser esa parte más auténtica e imperturbable de nosotros que no ha sido limitada por los programas de supervivencia, verdaderamente somos capaces de trascender el miedo y nos volvemos inmunes a emociones como la ansiedad, el control, el victimismo, la falta de motivación y la depresión, estados propios de nuestra naturaleza más inferior. Al conectarnos con nuestro Original recibimos un aporte de energía y entusiasmo revitalizador, junto con una certeza y conocimiento internos que nos inspiran en las decisiones de nuestro camino vital, un camino que empezamos a transitar libres, confiados y seguros porque nos sabemos en manos de nuestro poderoso, sabio y amoroso Chamán Interior.

Te está esperando, desde siempre, con los brazos abiertos.

De ti depende.

Ahó!

Martín Ribes
Formador en Chamanismo Práctico Contemporáneo®
www.epopteia.es


Si te ha gustado, compártelo...





Share



Deja un comentario