Entrevista a Ricardo Bru



P. Qué es la hipnosis?

R. La hipnosis es una herramienta muy útil que puede ser empleada por terapeutas y también en diferentes facetas culturales. Por ejemplo, el deporte, el espectáculo o la salud.

P. ¿Qué es la aplicación clínica?

R. Podemos decir que la hipnosis clínica es una terapia o técnica de sugestión en la que el hipnotizador busca ayudar a solucionar los problemas de las personas. Durante la cual, un profesional sugestiona a una persona, lo que hace que ésta experimente cambios en las sensaciones, pensamientos o comportamientos. Normalmente, los hipnoterapeutas, la utilizan en muchos casos, incluso para tratar con diferentes clases de trastornos o con personas en estado de depresión. 

Aplicando la hipnosis, en los casos más graves, opino que no puede ser vista como garantía de solución, sino que debe utilizarse como ayuda. Bajo mi punto de vista, la hipnosis, para problemas o trastornos mentales graves, debe realizarse complementando la medicación y siempre estando al corriente el profesional de la salud que lleva el caso.

P.  ¿Cuáles son sus utilidades?

R. Como he dicho antes, con esta técnica se tiene el objetivo de solucionar los problemas de las personas y también ayudar en los casos de trastornos y estados patológicos.

También añado que esa clase de hipnosis se ha llegado a utilizar en cirugías, llegando hasta el punto en el que el paciente queda insensible al dolor, de tal modo que no fue necesaria la anestesia. Evidentemente es una utilidad de último recurso, que podría utilizarse, tomando precauciones, cuando no sea posible la anestesia.

P. ¿Cómo se muestran los resultados?

R. La rapidez con que se muestran unos resultados positivos dependerá, en general, de la colaboración de la persona en la terapia y, por supuesto, de la formación del hipnotizador. Ya que las condiciones de la persona serán favorables siempre que el hipnotizador se haya ganado su confianza para solucionar el problema que la llevó a su consulta.

Insisto, también en que esta técnica obtiene resultados muy favorables en la resolución de casos emocionales y conductuales, para reforzar la voluntad de la persona en cualquier situación, pero para las enfermedades psiquiátricas sólo debería ser un apoyo en su terapia médica y siempre realizarla en colaboración con ella.

P. ¿Qué otras utilidades tiene?

R. Principalmente, varios procedimientos de relajación y autocontrol, que pueden ser aplicados, tanto individualmente como en grupo. De hecho, personalmente, he aplicado algunas de estas técnicas derivadas de la hipnosis en grupos.

Un ejemplo “conocido” de una técnica derivada de la hipnosis, que cualquiera dispuesto a ello puede llegar a practicar sería la auto hipnosis.

P.  ¿Puede una persona realizar actos que nunca haría, mediante la hipnosis?

R. Puede llegar a realizar aquello que no se atreve, pero en ningún caso realizará algo que le suponga un conflicto ético o moral. La persona sigue las órdenes del hipnotizador hasta un cierto punto, como hemos hablado antes. Todo lo que esté predispuesto a hacer o pensar, podrá hacerlo con la ayuda del hipnotizador. Respecto a poder obligar a alguien a hacer algo que no está dispuesto a hacer, esto no será posible. El hipnotizado podrá volver, en cualquier momento, a su estado normal sin tener que realizar ningún acto en contra de su voluntad.

P. ¿Es fácil ser hipnotizado?

R. En general sí, pero también intervienen diferentes factores. Puede que una persona, en un momento dado, sea más sugestionable y se consiga hipnotizarla fácilmente, pero que en otras circunstancias requiera más tiempo. Esto es debido a factores previos como los nervios, la predisposición, la atención, etc. Esta última es el más importante. Cualquier persona que no muestre la suficiente atención a la hipnosis que está actuando sobre ella, no mostrará efectos de esta sugestión. Es decir, una persona que empiece a reflexionar sobre todas las órdenes que le pueda estar dando el hipnotizador, en ese momento perderá la atención y será un impedimento, con lo cual será más difícil poder hipnotizarla. Diría que no hay personas más fáciles de hipnotizar que otras y que no se puede hipnotizar a alguien sin que se de cuenta, básicamente, porque no mostraría nada de atención en el proceso.

P.  Danos algunos ejemplos.

R. Hace poco realizamos varios talleres en los que hipnotice a casi 50 personas en una hora. Tuvimos que hipnotizar rápida y eficazmente a cada persona para cumplir con las expectativas de todos los asistentes. Este proceso consistió en hacer regresar a momentos del pasado de cada individuo. Siempre esperamos que sean bonitos recuerdos para él. En el último taller un chico con silla de ruedas mostró signos de angustia mientras se producía la regresión, al ver su preocupación le saque de este estado hipnótico. Otras personas nos cuentan sus experiencias y son de lo más interesantes. Alguna persona se recuerda a sí mismo montando a caballo, por ejemplo, … Cada cual más rara y entrañable.

P. ¿Cuál es tu método?

R. Mi método consiste en dos conceptos que hay que tener en cuenta: la relajación y la sugestión. El tipo de hipnosis que practico la llamamos Hipnosis FlashBack. Primeramente, intentas relajar al sujeto para poder hacer más eficaz esta técnica. Con una manipulación táctil, se puede llegar a provocar una distensión muscular, lo cual provocará una liberación, esto hará que el paciente se encuentre mucho más relajado. Le ayudamos a introducirse en su pasado, y a que pueda recordar momentos agradables de su infancia. 

En algunos casos, el paciente ha recordado experiencias negativas de su vida, que expresa con gestos faciales de dolor y molestia, en este punto vuelvo a llevar a la persona al estado normal. En todo caso, todo lo que se recuerda o manifiesta en hipnosis o regresión tiene un significado que enseño a interpretar para que tenga una utilidad terapéutica.

P. ¿En qué ámbitos es más efectiva?

R. Si a efectiva os referís a beneficiosa para el paciente, obviamente en todo lo terapéutico. Por ejemplo, muchas personas gracias a la hipnosis han podido dejar hábitos nocivos y adictivos que no les dejaban llevar su vida con normalidad: el hábito de beber alcohol, la adicción a las drogas, al tabaco… Es un método sencillo que nos permite resolver el estrés y la ansiedad, los bloqueos emocionales, adelgazar, dejar de fumar, recuperar la memoria, incluso despedirnos de un ser querido, y también comprender nuestros errores actuales y poder resolverlos… y además nos permite revivir momentos que nos reportaron felicidad.

P. ¿Es difícil aprender a hipnotizar?

R. Realmente no, es bastante sencillo aprender y poder utilizar esta técnica. Aunque sí es cierto que son necesarios un par de consejos, la hipnosis básica se puede aprender fácilmente, incluso para una posterior auto hipnosis. De hecho, junto con Fundación BLANCAMA, hacemos cursos para formar a personas en hipnosis y regresiones, porque cada vez más gente se interesa y quiere aprender sobre ello. 

P. ¿Hay peligros graves?

R. Si hacemos las cosas adecuadas y con sentido común no hay ningún riesgo. En todo el tiempo que llevo hipnotizando, nunca ha ocurrido nada grave. Recuerdo que hace bastante tiempo, realizando una hipnosis regresiva a una mujer con miedo a las alturas, la mujer estaba a punto de salir del trance, y justo antes casi se cayó, la sujete a tiempo pero las gafas cayeron y se rompieron al chocar contra una silla. Desde entonces, antes de realizar una hipnosis procuro que el paciente no lleve las gafas.

P. ¿Realmente sirve la auto hipnosis?

R. Sí que sirve, de hecho es muy utilizada por gente con problemas de autoestima, o simplemente para relajarse. Esta técnica es muy utilizada y cada vez más. La he practicado mucho, y también la enseño en mis cursos.

Si se aprende correctamente no tiene complicaciones y produce muy buenos resultados. Una vez bien aprendida se puede utilizar tanto como se quiera y siempre ha sido fácil y gratificante enseñarla.

Ricardo Bru – www.ricardobru.com
Terapeuta, profesor de hipnosis y regresiones.
Fundación BLANCAMA – www.blancama.org


Si te ha gustado, compártelo...