El poder de la energía QI



La vida puede sentirse héctica a veces. Incluso cuando su agenda esté llena de eventos sociales positivos y emocionantes, el ajetreo y el bullicio pueden hacer que se sienta un poco carente de energía.

No es inusual en el mundo de hoy sentir una sensación de desconexión, incluso cuando las cosas van bien. Sin embargo, cuando aprendes a aprovechar el poder de tu energía humana, conocida como Qí, tu mente se vuelve clara, brillante y hermosa. Tienes más compasión y devoción y estás rebosante de energía ilimitada.

En un nivel físico, debemos comer bien, dormir bien y hacer ejercicio razonable. En un nivel emocional, practicar la comprensión, la consideración y el cuidado de las personas. Si logras eso, serás feliz. Espiritualmente, encuentras momentos de quietud; intentas permanecer con la luz clara, brillante y hermosa que hay dentro de ti. Esta es nuestra vibración original. Mientras hagamos eso, cualquier otra cosa que queramos hacer, no importa. Estaremos felices.

La felicidad es tener la mente y la capacidad de contener y abrazar el dolor, el sufrimiento, la tristeza, cualquier cosa que nos resulte desagradable, de modo que no nos afecte y nos cierre. La verdadera felicidad es apreciar estar vivo. No nos sentimos así porque creemos que necesitamos cosas fuera de nosotros para ser felices. Pensamos en lo que necesitamos y deseamos y en lo que no tenemos, pero la felicidad ya existe dentro de nosotros.

Tenemos el derecho sagrado de ser felices y sanos porque tenemos vida.

Como seres humanos, existimos como luz, amor y energía. Cuando nuestra luz está saliendo, nos sentimos brillantes y nuestro corazón está abierto. Cuando nuestro corazón y nuestro sistema energético están abiertos, tenemos la capacidad y la sabiduría para cuidar nuestras mentes, pensamientos y emociones. Nuestra energía puede circular a través de toda la red de canales de energía, que apoyan a nuestros cuerpos físicos. Este sistema de energía está muy conectado a nuestra mente.

Un concepto antiguo, el Qi es la principal fuente de energía de la naturaleza que se encuentra en todos los seres vivos, manteniéndote en equilibrio y armonía. Es el fundamento mismo del bienestar físico, emocional y espiritual. Según la medicina oriental, los problemas pueden desarrollarse cuando los niveles de energía dentro de su cuerpo disminuyen o cuando sus vías de energía conocidas como meridianos se bloquean o se estancan, haciendo que se sienta letárgico y te deja más propenso a las enfermedades y al mal humor.

Se cree que el dolor y la tensión en diferentes partes de su cuerpo son signos de un bloqueo y aprovechar esta energía Qi puede ayudar a darle un impulso de bienestar muy necesario.

El tratamiento de energía Qi funciona al abrir los canales de energía, lo que nos ayuda a estar libres de dolor y sufrimiento. También mejora la circulación de la sangre alrededor del cuerpo, que, a su vez, apoya todas las funciones corporales.

Se podría decir que funciona dándonos la luz, el amor y la energía que necesitamos para nuestra salud y felicidad.

La forma más rápida y efectiva de recargar su Qi y desbloquear vías específicas es mediante un tratamiento de energía Qi. Las terapeutas de los centros Jung Shim usan la acupresión (un proceso similar a la acupuntura, pero sin agujas) y el sonido (una técnica de respiración) para abrir canales de energía y despejar los bloqueos de energía a lo largo de diferentes meridianos.

Sus sensibilidades les ayudan a detectar exactamente dónde está bloqueado el cuerpo y liberar esos bloqueos específicos. Por lo general, trabaja primero en el arca central, aplicando una presión suave en el estómago y el abdomen, donde se mantiene la mayor parte del estrés.

El objetivo es abrir los canales de energía y permitir que nuestra “energía humana” fluya adecuadamente, por lo que inmediatamente nos sentimos más tranquilos y felices. Incluso los dolores y molestias de larga duración pueden desaparecer. 

Centros Jung Shim
Madrid, Barcelona e Ibiza
www.jungshim.es – Tel. 910 887 280
consultas-madrid@jungshim.org


Si te ha gustado, compártelo...