El poder curativo de la naturaleza



Nuestros antepasados disponían de una información valiosísima sobre las capacidades de la naturaleza para ayudarnos a mantener nuestra salud, eran capaces de autosanarse y mantener sanos a su familia, simplemente utilizando estos conocimientos aplicados a la alimentación y las plantas medicinales de su entorno.

Por todos ellos era sabido qué tipo de alimentos eran los adecuados para combatir una determinada enfermedad y, sobre todo, qué alimentos no debían comer para no llegar a enfermar o empeorar más todavía cuando su salud se deterioraba.

De la misma forma, sólo tenían que dar un paseo por el campo, con el beneficio para la salud, que ya de por sí les originaba dicho paseo por la naturaleza, para identificar plantas medicinales y recolectarlas de forma correcta y en su momento adecuado, para obtener de ellas toda la potencia terapéutica necesaria y siempre a disposición, entonces y ahora, del ser humano.

Si a todo lo anterior le añadimos la elaboración artesanal y familiar de muchos de los alimentos que consumían, con materia prima natural y sin ningún tipo de conservantes, colorantes ni potenciadores de sabor (porque no lo necesitaban, los productos naturales ya tienen suficiente sabor). Además, sin necesidad de una conservación larga, ya que se elaboraba según el consumo de la familia, conservando de esta forma todos sus nutrientes intactos a la hora de su consumo.

Y sobre todo, no disponían de ese invento llamado congelador, gran culpable de la falta de vitaminas y minerales que sufre hoy en día el ser humano, debido a la eliminación de hasta un 50% de estos nutrientes básicos de los alimentos en su proceso de congelación, alimentos que ya de por sí, en nuestros días, dejan mucho que desear a nivel de cantidad de vitaminas y minerales.

Quizás estos conocimientos sobre las posibilidades que nos ofrece la naturaleza para mantener nuestra salud, era lo que les convertía en seres humanos mucho más sanos de lo que hoy en día somos. Curiosamente, con todos los adelantos científicos y tecnológicos de los que disponemos en la actualidad, somos la sociedad más enferma de todos los tiempos del ser humano, puede que nos estemos centrando demasiado en solucionar los problemas de salud de una forma artificial y cuando ya están presentes, en lugar de prevenir dichos problemas, evitando todo aquello que nuestro organismo no reconoce como natural, y sobre todo, teniendo conocimientos básicos sobre cómo no enfermar.

Por ello es muy importante rescatar esos conocimientos de nuestros antepasados, volver a aprender cómo utilizar la alimentación para que ella sea nuestro medicamento preventivo, y sobre todo para que no nos minemos, inconscientemente, nuestra salud cada vez que nos sentemos a la mesa para comer. Volver a nutrir a nuestro cuerpo con productos naturales con el mínimo de procesamiento industrial y de cultivo biológico y ecológico, asegurando de esta forma las necesidades nutricionales básicas para el funcionamiento correcto de nuestro organismo.

Y en caso que enfermemos, que sería en raras ocasiones si volvemos a coger las riendas de nuestra salud, poder tener la información suficiente, verdadero patrimonio de la humanidad, para utilizar todo lo que la naturaleza ha dispuesto para ayudarnos. Alimentos adecuados para activar el sistema regenerador, innato pero dormido en el ser humano actual, con los nutrientes necesarios para la acción reparadora del metabolismo, plantas medicinales con principios activos, antioxidantes y fitonutrientes específicos para combatir la enfermedad en concreto y hábitos de vida saludables de acorde con el patrón original de funcionamiento de esa máquina perfecta, si la mantenemos bien, llamada cuerpo humano.

Con estos conocimientos podrás autocurarte, tratar a tu familia y aconsejar a tu entorno de las posibilidades curativas que tiene la naturaleza ante cualquier enfermedad. Toda la información de la que disponían nuestros antepasados para mantenerse sanos de forma natural, la puedes volver a grabar en tu mente, no sólo para ti, sino lo que es más importante, para poder transmitirla de nuevo a tus descendientes y volver a activar la cadena que nunca se debió romper.

Curso de Medicina Natural Online: Clases todos los martes en horario de 10h o 21:30h con aula virtual en directo. Podrás acceder por medio de ordenador, tablet o teléfono móvil con conexión a internet. 20€ mensuales.

En el siguiente enlace de YouTube, podrás ver un vídeo explicativo del curso:

natural@franromero.com
www.facebook.com/franterapiasnaturales
Teléfono y WhatsApp: 639 93 42 46


Si te ha gustado, compártelo...








Deja un comentario