El Equilibrio Energético

#Publicidad

Somos seres complejos con tres partes esenciales e interdependientes: el sistema físico, el emocional/mental y el energético. Si uno de los tres falla, los otros dos se ven afectados de una forma u otra. Deben coexistir en un perfecto equilibrio para que todo nuestro Ser se encuentre en armonía.

De  la parte física notamos sus efectos a través de contracturas, dolores, inflamaciones, etc., se nos hace mucho más evidente. Hay infinidad de técnicas y terapias para mantenerla: desde una buena alimentación y el “cómo” comemos, técnicas manuales (masajes, reflexología, drenaje linfático, etc.), practicar algún tipo de deporte o actividad física, diferentes técnicas de limpieza interna y una larga lista de técnica en la que cada uno/a puede escoger la que más se le acopla o necesita en cada momento.

Ya se tiene en cuenta, además del físico, el emocional y mental para conseguir mejor calidad de vida y salud. Se le está dando más importancia, y ya se sabe como influyen los pensamientos en cualquier situación. Se ha puesto de moda (por fin) la meditación como parte importante de conseguir el bienestar. Se pueden utilizar las Flores de Bach para ayudarnos en nuestros procesos.

Ahora bien, la parte energética, al no ser tan “visible”, tan medible, muchas veces se deja de lado. No se tiene en cuenta que su estado va a influir, contundentemente, tanto en nuestro cuerpo como en nuestras emociones y pensamientos. Somos antenas muy sensibles a todo tipo de vibración de nuestro alrededor: sean del propio espacio en el que nos encontramos, como de las personas que nos rodean. Todo nos influye de una forma u otra, y según nuestra “fortaleza”, en ese momento, nos va a afectar más o menos.

En nuestro día a día, tenemos que tener en cuenta tanto las geopatías que vamos a encontrar en nuestra vivienda o lugar de trabajo, como los elementos que lo “visten” (muebles, objetos decorativos, colores, materiales, etc.). Pero también el aire que respiramos, el agua que bebemos, la comida que tomamos, y las personas que nos rodean y como nos influyen. Finalmente, cuidar lo que pensamos de nosotros, lo que nos queremos y nos toleramos, y si estamos dejando que otros nos maltraten o menosprecien de una forma u otra.

Y todos estos elementos van a configurar una simbiosis que va a determinar que nuestra vida esté llena de bienestar o que sea un mar de obstáculos y desdichas. Algunos de estos serán más fáciles de detectar, pero otros, como el maltrato psicológico (de otros o el nuestro a nosotros mismos), las geopatías, la influencia que pueda tener la tendencia energética de nuestra casa o despacho, los pensamientos que lanzamos o nos lanzan, etc. van a ser mucho más difíciles de percibir. Y muchas veces, hasta llegamos a un malestar del que no encontramos motivo y que va minando nuestra salud, nuestras relaciones y nuestra felicidad.

Y aquí es donde tenemos que ser conscientes que, si no averiguamos qué patrones energéticos están influyendo en nosotros y provocando el desequilibrio, simplemente aliviaremos temporalmente los síntomas pero no trataremos la causa.

Cuando notamos bloqueos en alguna área de nuestra vida es conveniente realizar un estudio de Feng-Shui Clásico para ver las “tendencias” energéticas del lugar y todos los muebles, materiales, colores y objetos que lo componen, para averiguar si ahí está la causa de esas tendencias desfavorables en nuestra vida y en nosotros/as.

Y si, en un momento dado, nuestro estado no es óptimo (en el aspecto que sea) y empeora día a día, sería conveniente realizar una técnica de reequilibrio energético. La terapia de Sanación Holística Kinergi.es, que utiliza la Radiónica Aplicada a la Salud, es una buena opción, como también lo es una buena limpieza energética para eliminar esas energías y vibraciones que nos están bloqueando y desfavoreciendo, ya sea que provengan de nuestros propios pensamientos, creencias o de otras personas (envidias, celos, etc.).

¡Somos Seres de Luz, escuchémonos y cuidémonos para hacer resplandecer nuestra Esencia!

Nuestro bienestar y armonía dependen de estos factores y muchos otros que es preciso tener en cuenta, de forma holística, para alcanzar el perfecto equilibrio.

Xussa Dueñas
Experta en Feng-Shui Clásico, I Ching y terapeuta de Radiónica Aplicada a la Salud.
www.kinergi.es

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#Suscríbete..

#Publicidad

#Facebook

Lo más popular