Descodificación Biológica de las enfermedades

#Publicidad

La descodificación biológica permite comprender el origen de una enfermedad cualquiera que sea. Según este método, la localización corporal del síntoma indica una emoción reprimida que permite orientarse y asociarlo a un acontecimiento percibido como desagradable, o sea, el bioshock.

Resultante de miles de años de adaptación al medio ambiente, el cuerpo es el testigo de nuestra supervivencia en condiciones de estrés extremadamente variadas: frío, calor, guerra, hambruna, cambios de toda índole… Nuestra presencia viva es, hoy en día, el signo indiscutible del éxito de la última versión biológica, hasta la fecha, que es el cuerpo, este cuerpo inseparable del espíritu.

Según palabras del propio autor: aquí está el tema de esta serie de obras: «Descodificación biológica de los problemas de…» o «cuando la adaptación se traduce por un síntoma». Esta colección es, a la vez, una reedición de la estructura y del espíritu del libro precedente, editado en 2001, Descodificación biológica de las enfermedades – Manual práctico y una obra totalmente nueva porque todo, de arriba abajo, ha sido revisado y completado. Ante el éxito de esta obra, me ha parecido indispensable ofrecer un manual más funcional, más completo, enriquecido con nuevos ejemplos y nuevas descodificaciones. Te aseguro que lo que se escribió sigue siendo válido, los ojos siempre sirven para ver; los pulmones para respirar, el eczema está todavía unido a un conflicto de separación. No obstante, después del año de su aparición, mis colegas y yo mismo hemos seguido ¡a la escucha biológica! Y a cosechar nuevos conocimientos de los vínculos enfermedad – vivencia biológica conflictiva, es decir, nuevas descodificaciones biológicas de las enfermedades. Todas esas experiencias han constituido un florilegio, un ramo de flores y unas espigas cargadas de semillas. Las encontrarás en las páginas de esta colección. Una colección dividida por aparatos al igual que nuestro cuerpo, que es un ensamblaje de aparatos: los aparatos digestivo, respiratorio, renal, cardíaco… Todos estos aparatos son solidarios para mantenernos en vida y, con ese objetivo, garantizan una función específica, única: digerir, respirar, eliminar… Así pues, cada obra presentará lo que fue un capítulo del libro precedente. Y la nueva edición del libro completo Descodificación biológica de las enfermedades – Manual práctico sigue existiendo.

Por estas razones, he escogido no indicar el autor de manera sistemática tras cada descodificación. Según mi punto de vista, el paciente, aquejado de parálisis, de asma o de hemorroides y el terapeuta, teniendo que descodificarlo, sólo tendrán que indicar que se trata del señor Tal o la señora Cual quien ha sido el primero en poner esto en palabras. Lo único que importa es entender, conocerse, cambiar. Así, el texto no será recargado y los egos de los descubridores tampoco. Y a veces, de verdad, simplemente he olvidado cómo me ha llegado la información. ¿Fue durante la consulta, que me vino de repente una iluminación? ¿Fue la lectura de la obra de Robert Guinée? ¿De los seminarios ofrecidos por el doctor H. S. Marto, de una conversación con Jean-Jacques Lagardet, Philippe Lévy o Salomon Sellam?

Lo esencial, en el fondo, es que deseo compartir contigo todas nuestras experiencias; porque sé, por vuestros testimonios, el provecho que habéis sacado y el que podréis sacar.

Estas frases conflictivas serán las señales indicativas en tu camino. El objetivo de la búsqueda no es la señal, esta última indica una emoción, pero no solamente una. Por lo tanto, no te pares nunca en una señal, nunca antes de haber revivido o hecho revivir esas emociones, esas vivencias a fondo, es decir, hasta sus transformaciones. Ve hasta el final del camino.

Por eso, es preferible ser dos. «Una desgracia compartida es la mitad de la pena», dice un proverbio sueco. El shock es un drama vivido solo. La solución es volver a vivir ese drama, pero a dos. «Os presto mis orejas con el fin de que podáis oír mejor» como muy bien dijo y puso en práctica Françoise Dolto.

Hasta Hipócrates, él mismo, afirmaba: «El cuerpo crea una enfermedad para curarse». ¿Pero curarse de qué?

  • ¡De algo, forzosamente, peor que la enfermedad! Si no, esto sería de una perversidad cruel, ilógica.
  • ¡De algo de lo que aún no tenemos conciencia, por supuesto, sino, todo el mundo estaría de acuerdo sobre el origen de las enfermedades!
  • De algo de lo que la enfermedad sería como la solución, la salida de emergencia. Es esto mismo lo que propone la bio-descodificación: ¡la enfermedad es útil y, a veces, vital! Es lo que llamo «el sentido biológico» de las enfermedades. ¿De qué se trata?…

Ediciones Obelisco
www.edicionesobelisco.com

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#Suscríbete..

#Publicidad

#Facebook

Lo más popular