Cuando una sola célula de tu cuerpo cambia su energía, tienes cáncer…



¿Se puede matar con energías?

Hubiera preferido que me pregunte si se puede CURAR con energías…

Bueno, de esto hablaremos luego. ¿Se puede?…

¿Si se pueden utilizar frecuencias energéticas para hacer daño? Claro que se puede. Desde que existe la humanidad, existen los malvados. ¿Quién no ha oído hablar de vudú, de rituales satánicos, de charlatanes, de maldiciones, hechizos, de reyes megalómanas, conquistadores, poderosos, ricos, envidiosos que acuden a magos, chamanes, brujos para obtener lo que desean, a cualquier precio, incluso de vidas humanas.

Es tú elección creer en ellas y temerlas. Cuando crees en estas fuerzas maléficas podrían acabar matándote. Si temes morir de cáncer, de cáncer morirás. Creas lo que crees. Pero nunca debes utilizar estas frecuencias para hacer daño a quién sea, por cual razón que sea. Yo enseño a CURAR con energías, a sanar, equilibrar, re-conectar, sintonizar, y esto tiene la maravillosa consecuencia que cada vez que un cliente se siente mejor, tú mismo te sientes mejor. 

¿Usted nunca utilizó estas frecuencias maléficas?

¡NI LOCO! Una vez puestas en marcha no puedes controlarlas. No tardarán a volverse contra a ti. Recibes lo que envías, las buenas y las malas cosas. Creas lo que tú crees, realizas y das vida a tus creencias. El miedo es mala vibración y altera el funcionamiento de tus células. Si crees más en las fuerzas de destrucción, te harás daño. Si te tomas en serio las amenazas de los demás, le das poder. Que se diga una vez por todas, vudú, hechizos y maldiciones solo funcionan si te dejas afectar por ellas. Nadie puede enfermarte sin tu permiso. 

Usted dice: “una vez puestas en marcha no puedes controlarlas”. ¿Vale esto también por las curaciones?

Si. Nadie puede deshacer una Conexión. En poco tiempo todas las células se re-sintonizan con el diseño original de ‘esta’ persona que pasará por unos altibajos hasta llegar al equilibrio esperando que la persona quede fiel a su decisión. 

¿Hay casos que la curación no funciona?

Todos tenemos a nuestro alrededor alguna persona tóxica que maneja un lenguaje perverso con frases como “Qué idiota eres, madre mía, te lo crees todo” que te desmontan el edificio. Hay veces que lo hacen frente a mí, en mi consultorio con su pareja. A ti de decidir en qué tienes que confiar. El cementerio está lleno de gente que se deja destruir por los tóxicos.

¿Está diciendo que no debemos confiar en los médicos?

No digo en absoluto esto. En mi familia tenemos una doctora alopática, una pediatra, una Reikista, enfermeros, un arquitecto y dos Sanergistas.

¿Un arquitecto?

¡Claro! También es Creador y Constructor. Crea entornos en los cuales uno se siente mejor.  

¿A qué se refiere cuando dice que una célula infectada puede disparar el cáncer en una persona?

Puede hacerlo con cualquier organismo vivo. Por ejemplo: hacen una mamografía a una mujer, detectan algún grano y con cara de funeral le dicen a la señora que podría ser cáncer. El solo miedo a morir bajo sufrimientos atroces puede procurar que se dispare como una gangrena por todo su cuerpo. La mente de la señora crea un guión letal. El miedo mata, el estrés te destruye.

Tonterías. ¿En qué se basa esta teoría?

La vida me ha regalado el privilegio de frecuentar gente famosa como Masaru Emoto, Deepak Chopra, Wayne Dyer, Gregg Braden, Amit Goswami, Oliver Sacks, el dr. Hamer, Bruce Lipton, Lynne MacTaggart , famosos por divulgar las teorías vibracionales que -en los últimos veinte años- engendraron nuevas técnica energéticas de Conexión para reprogramar el cuerpo humano con sus orígenes, con lo que estaba previsto por cada uno de nosotros y vivir -vamos a decir- más allá de los cien años.

Ahora le invito a darme los nombres de 3 médicos ‘famosos’ que afirman lo contrario. No podrá darme ninguno, no tendrían fans ya que en realidad nadie cree realmente en la medicina aún sin atreverse a decirlo a alta voz. 

No somos comparables, no hicieron los mismos estudios que nosotros, la mayoría no saben y no quieren hacer el esfuerzo de aprender más. 

No entiendo porqué tenemos siempre que escuchar médicos o tele-reporteros afirmar que algo no está científicamente probado, que no es reconocido por la ciencia. ¡Hola, Hello! Los famosos mencionados arriba son todos médicos (excepto Lynne). Pero no siguen como patos la secta de la industria farmacéutica que financia, con sus presupuestos publicitarios, los medios de comunicación que desinforman y drogan la humanidad. Son curadores de verdad, lo hacen con energías y conocimiento, sin efectos contrarios y sin medicamentos. 

Todavía no me explicó lo de la “una sola” célula.

Una célula mal programada o infectada puede causar todo un lío. Me conocen por mi manera infantil de explicar las cosas. Pues permíteme que le cuente una anécdota:

En una escuela se celebra Halloween y un estudiante, Jim, decide asustar y ridiculizar a uno de sus profesores, hombre negativo y gruñón. El pobre es alto y corpulento, pesa unos 140 kilos. Jim saca una aguja y le pincha en el trasero al profesor. Este salta, pierde el equilibrio, cae por las escaleras arrastrando con él una veintena de estudiantes. Acaban diez al hospital, afortunadamente sin lesiones graves. 

Analizamos lo que pasó… Un alfiler toca una célula de la piel del cuerpo humano. La célula ‘desorientada’ transmite al cerebro una vibración de peligro. Ya que todas las células del cuerpo están en conexión  con todas las otras células del mismo cuerpo, el sistema nervioso transmite el aviso de peligro a velocidad taquiónica al resto del cuerpo, causando un disparo de adrenalina que procura una fuerza tremenda que -dependiendo de las circunstancias- puede transformarse en destructora (lo que pasó aquí) o constructora (haber aprendido de lo ocurrido).  Cómo una sola célula -decimos- infectada obtiene la fuerza de generar una avalancha. Una sola célula. 

Disculpe… a velocidad tacó…

Taquiónica, de Takyón, la velocidad del pensamiento, 27 veces más rápida que la velocidad de la luz

¿Entonces por la Conexión se utilizan agujas?

Jeje, no, esto sería acupuntura, en la cual -sea claro- confío mucho también. Sanergía es sinónimo de sanar con energías, frecuencias. No tenemos necesidad de tocar. Las cosas pasan cuando pasamos las manos sobre determinados puntos de un cuerpo y deseamos que pase ‘algo’. Y a nivel subliminal, estas cosas pasan. Unas personas lo notan de manera fenomenal y otras no notan nada, pero lo deseado sucede. 

Me cuesta creerlo. ¿Tiene otra anécdota para ilustrar como se puede sentir algo sin que me toquen? 

A veces, para que uno comprenda, tenemos que usar ejemplos poco convencionales. No sé si me atrevo.

Señor Di Masi, esta revista es popular entre sanadores y terapeutas. No creo que exista algo todavía capaz de chocarles.

Bueno… ahí vamos. Prepárese a sentir algo en su cuerpo sin que yo le toque. Imagínese que le introduzca lentamente un alfiler en… el clítoris. E imagínese a continuación -con ojos cerrados- que lo hace usted misma. La mayoría de las damas durante mis conferencias afirman haber sentido la aguja o sintieron un escalofrío pasar por su cuerpo. 

Claro que no es lo que transmitimos los Sanergistas. Estamos entrenados a desear que pasen unas cosas y si yo le digo que desprogramo una enfermedad, mejor que se lo crea. Estamos en el 2020, a nivel vibracional hemos realizado un salto cuántico.

No podía ser más explicito. Me quedo con más curiosidad de cuando empecemos. ¿Hablamos más en el próximo número?  

Con mucho gusto. 

Alessandro Di Masi es autor del libro “El Creador” (Amazon, La Casa del Libro…), y de los cursos de formación de Sanergía-Conexión con más de 1900 Sanergistas formados en 22 países.
Web de Sanergía y listado profesional Sanergistas: www.sanergia.com/es  


Si te ha gustado, compártelo...