Coaching para la vida diaria



Se tiene la idea de que el coaching es una herramienta útil en el ámbito empresarial, e incluso dentro de un gimnasio; pero limitar su alcance a estos espacios es perderse del maravilloso potencial que encierra esta práctica. El coaching puede utilizarse en prácticamente cualquier área de la vida que requiera alcanzar una meta, sin importar cual: perder peso, mejorar las finanzas, enriquecer tu vida de pareja, aprender a ser más organizado, dejar de fumar, tener una vida más plena y feliz … las aplicaciones son infinitas. El coaching te dotará de poderosas herramientas para optimizar y mejorar tu vida diaria.

¿Quienes necesitan coaching?

Los seres humanos podemos concentrarnos fácilmente en el resultado, pero nos cuesta muchísimo figurar el plan exacto para alcanzarlo. Por ejemplo, quieres tener un cuerpo torneado y sano para lucir en verano, puedes visualizarte en la playa, quizá seas capaz de verte en el gimnasio, pero… ¿cómo llegar hasta ahí? ¿qué hacer para adquirir el hábito? Tal vez tu meta sea escribir tu primera novela, te ves en el bautizo del libro, quizá ya tienes la trama y todo lo demás, pero ¿cómo tener un ritmo de escritura adecuado para poder terminarlo?

Por otra parte, hay personas que ni siquiera son capaces de poner en orden sus prioridades y definir cuáles son sus objetivos. Son los típicos jóvenes que han tomado cientos de cursos, pero que aún no definen cuál es su vocación, o aquella persona que terminó estudiando cualquier cosa para salir del paso pero que no es feliz con su profesión, pero no sabe qué más puede o quiere hacer. Personas indecisas, que no saben qué necesitan cambiar, que no pueden tomar una decisión, que han tenido muchos empleos y que los dejan al poco tiempo porque se aburren o les disgusta.

Asimismo, hay quienes están seguros de lo que quieren, saben cómo obtenerlo y trazan un plan perfecto y preciso para alcanzarlo…, pero nunca son capaces de adherirse a ese plan el tiempo suficiente para lograr obtener el resultado que desean. No saben si es falta de motivación, interés o disciplina, sólo se va quedando de lado. Un ejemplo de esto son las personas que quieren perder peso, piden cita con un nutricionista, van al gimnasio, se apegan al plan unas semanas o meses y de un momento a otro lo dejan.

Pero no todo se trata de metas y objetivos específicos. Los seres humanos nos encontramos con pequeños retos cotidianos, en el trabajo, relaciones interpersonales, nuestra relación con nosotros mismos, la forma como nos percibimos. A veces sólo sentimos que no avanzamos, no podemos precisar exactamente lo que sucede, pero sentimos que podríamos estar mejor, más satisfechos y felices. Tal vez sientes que quieres optimizar tu vida, hacerlo todo más sencillo y fluido.

En todos estos casos, el trabajo junto a un coach sería ideal, en la medida en que este puede servir de puente entre tu realidad actual y la que deseas. Ayudaría a conocer fortalezas y oportunidades de crecimiento, cómo utilizar lo que tienes y eres en este preciso momento para llegar a eso que se desea. El coach te ayudaría a emprender un viaje de autoconocimiento, en el que aprenderás técnicas que podrás aplicar en todos los aspectos de tu vida. Un coach no te dice cómo solucionar un problema específico, sino que te da herramientas que te ayudarán a optimizar tu vida.

¿Por qué funciona el coaching?

Si hay algo en lo que todos podemos estar de acuerdo es en que no existe un manual único y universal para el éxito. Comenzando con que la idea del éxito es completamente diferente para cada individuo, ni siquiera dos personas con metas similares podrían utilizar un plan exactamente igual para alcanzar sus objetivos. Precisamente por esta causa es que resulta tan difícil emprender un plan, ir en pos de los sueños o sencillamente lograr concretar un proceso particular.

La fortaleza del proceso de coaching radica en ese aspecto primordial: no hay soluciones universales, cada individuo debe crear una propia, que se adapte a su realidad. Cada persona es dueña de su propia realidad, es el experto en sí mismo y por tanto es el único que sabe qué es lo que necesita exactamente. Nadie puede darte instrucciones de cómo vivir tu vida o cómo enfrentar una situación, tú eres quien tiene la verdadera y única solución.

Desde esta perspectiva, podemos afirmar que sólo el coaching será capaz de brindarte las herramientas y las técnicas que te devolverán el poder sobre tu propia vida y la capacidad de encontrar las respuestas que necesitas dentro de ti mismo. Un coach no es un gurú ni alguien que te dará instrucciones, sino que te ayudará a descubrir tu propia receta para el éxito.

Aplicando coaching en el día a día

La vida consiste en una serie de decisiones que tomamos en segundos. Algunas parecen triviales, tanto que no notamos que las hacemos o que tenemos el poder de decidir. Por ejemplo, esta mañana te has levantado de la cama para ir al trabajo, tomaste una taza de café, pero desayunaste algo en el camino para no perder tiempo. Todo esto son una cadena de decisiones y haber hecho algo diferente pudo afectar severamente tu día y hasta tu futuro. Son elecciones tan pequeñas, que rara vez nos detenemos a considerarlas y las tomamos en automático.

El proceso de coaching te permitirá aprender a tomar conciencia del momento presente. Es una forma de recuperar tu poder personal, de entrenarte para que todos tus sentidos funcionen al unísono y te permitan hacer las mejores decisiones. Tu mente se hará mucho más precisa, te entrenarás para reconocer y aprovechar oportunidades, para dejar de lado aquello que no suma, a organizar tus pensamientos y acciones en pos de un objetivo. El coach se convertirá en un aliado para conocerte a ti mismo, para explotar tus capacidades y necesidades, para hacer que tu realidad trabaje a tu favor. Todo esto a través de técnicas aplicadas a tu realidad y personalidad, a quien eres, aprovechando tus propios recursos y ventajas.

Begoña Ramos
Experta en Crecimiento y Superación Personal.
Tlf. 91 032 77 15  y 635 02 70 42
www.centroreikiesluz.com


Si te ha gustado, compártelo...








Deja un comentario