Aprendiendo ver el Aura



¿Ver el Aura?

La posibilidad de Ver el Aura ha fascinado a todos los hombres desde hace miles de años y, aunque parezca increíble, la percepción de tales conformaciones, es una forma de conocimiento perceptual humano que potencialmente existe en todas las personas y puede ser estimulada mediante técnicas específicas muy sencillas.

En ese sentido, la Tensergética desarrolla potencialidades humanas no habituales permitiendo alcanzar esta habilidad.

El Método Tensérgico reconoce la existencia del Aura y otras conformaciones sutiles que, trascendiendo a la realidad física, interpenetran y rodean a todas las cosas existentes. Cuando hablamos del aura y de esos ámbitos sutiles perceptibles, nos estamos refiriendo al otro lado de las cosas, al medio en que se producen y manifiestan ciertos fenómenos que no se someten a una interpretación física convencional, y hace referencia a un nivel más profundo de la realidad o a una dimensión paralela y menos accesible.

¿Están todas las personas capacitadas para ver?

Todas las personas están perfectamente habilitadas para llegar a despertar la visión aural. Esto se debe a que todos estamos “Viendo” en cada momento, y de un modo subconsciente, sin que nos enteremos de ello. Una parte nuestra siempre ve, ¡Esa es la clave del éxito! El curso de Visión Aural, como parte de la enseñanza de la Tensergética, está diseñado para que la persona aprenda a conectarse con la parte de sí mismo, innata y perceptora, que ya ve desde siempre.

¿Son todos capaces de conseguir la apertura de visión en un sólo curso?

Existen diferentes niveles de visión aural. Para alcanzarlos, se requiere del alumno la actitud necesaria y la implicación en una experiencia en la que resulta imprescindible cierta dosis de silencio y paz interior. Asumir la necesidad de cierto grado de implicación y silencio es fundamental, porque la técnica misma es en extremo sencilla.

En dependencia de ese grado de sosiego y tranquilidad alcanzado, cada alumno desarrollará niveles diferentes de visión aural. Por lo general, el 90% de los alumnos alcanzan niveles muy aceptables de visión durante un primer curso e incluso altos, un 6% podría hacerlo mejor y un 4% presenta alguna dificultad en cumplir los requerimientos o en seguir las orientaciones.

¿Hay alguna diferencia de capacidad entre hombres y mujeres, o en las diferentes edades?

Si, y resulta significativo, por lo general, las mujeres tienen grandes facilidades para desarrollar visión y para sostenerla a niveles muy altos. Pero esta verdad es relativa, porque entre los más aventajados y fuertes también hay hombres. La edad es un factor que igualmente parece influir, pero no de un modo absoluto. Las personas maduras, incluso las que peinan canas, tienen “camino hecho” ya han superado muchos conflictos personales y fluyen mejor. Tienen una conciencia más clara de sí mismos y no necesitan aferrarse a ciertas cosas ni asumir poses, se conocen y, por lo general, no están atrapados en la importancia personal. Por supuesto que esta actitud les da un margen de ventaja respecto a los más jóvenes. Sin embargo, en los diferentes grupos de edades encontrarás excelentes niveles de visión.

¿La visión aural y lo que se conoce como “Sexto sentido” están relacionados?

El acto de ver es una capacidad natural inherente al hombre, no la ejecuta en tanto ha quedado relegada por motivos culturales, y porque sus sentidos ordinarios le son suficientes para actuar en los entornos de la realidad conocida con plena conciencia y “libertad”. Pero despertar el ver es tan natural como el mirar para el recién nacido que, por vez primera, abre los ojos. Un bebé, debe aprender a interpretar sensorial y visualmente una realidad que existe por sí misma y debe prepararse para interactuar con ella, los ojos son un instrumento de extrema importancia para integrarse a su mundo. Del mismo modo, cuando abrimos visión, somos como recién nacidos que, utilizando otro modo de mirar, desplazamos la atención a entornos paralelos de la realidad y descubrimos, por vez primera, un mundo alternativo y real, precisamente porque nos referimos al uso alterativo y especializado del sentido de la vista.

En cambio, en las experiencias extrasensoriales, los sentidos ordinarios no participan directamente y se asocian a otras cualidades igualmente humanas, pero cualitativamente diferentes, como la clarividencia, la telepatía, etc. La relación entre el ver y esa modalidad de conocimiento o percepción, que no utiliza los sentidos ordinarios, radica en que, el acto de ver, potencia todas aquellas modalidades perceptuales que comúnmente se relacionan con el “sexto sentido”

¿Cómo llamarías a ese potencial latente que permite ver al hombre? 

Todos las personas conviven desconociendo a esa parte perceptora y latente de sí mismos, un potencial a tomar en consideración, pero infrautilizado. Cuando una persona despierta la visión aural, está percibiendo otra realidad desde los ojos de esa parte antes oculta y que, en culturas tradicionales mesoamericanas, llamaban “El águila interna”.

Para los antiguos toltecas se trataba del Nahual o Nagual; ellos asumían que el Nagual es el vehículo que permite ver y es inmanente a la naturaleza más profunda del hombre. Cualquier procedimiento que culmine con el despertar de la visión, tiene como sustrato el despertar y afloramiento del Nagual, y con ese despertar se despliegan recursos ahora disponibles y aprovechables en tanto se aprenda a sostenerlos y utilizarlos. La práctica del ver, es una maniobra encaminada al despertar de los naguales cuyo efecto beneficioso se hará notar rápidamente.

¿Cuál es la importancia práctica de la visión en la vida “normal”? 

Ver, nos da la libertad de percibir la trama esencial de una realidad que va más allá de todo lo imaginable. La libertad de experimentar que podemos movernos en esa infinitud en que habitamos, sin saberlo, desde el nacimiento hasta la muerte, y su importancia, trasciende al uso meramente utilitario, en tanto transforma al individuo para bien… No obstante, el ver no es sólo un instrumento de cambio personal, sino de acción.

La visión aural despliega nuevas operatividades alternativas y potencialidades que, anteriormente, no estaban al alcance del individuo, intensificándose su capacidad de exploración y acción, por ejemplo, durante la aplicación de terapias energéticas. Además, el hecho de ejecutar esa necesaria actitud de serenidad y silencio imprescindibles para sostener el ver, reporta importantes beneficios para la salud en términos físicos, emocionales, mentales y espirituales.

¿A quiénes van dirigidos estos cursos? 

Este método promueve y desarrolla la capacidad intuitiva y la sensibilidad interior en personas emocionalmente sanas. Por ese motivo, los cursos de Visión aural del Método Saurayi, van dirigidos a todas las personas interesadas en su crecimiento personal, en despertar nuevas capacidades y en rebasar los límites de su percepción. Se destina además, a profesionales de la salud y terapeutas de todas las disciplinas y ramas de las medicinas alternativas.

Dr. Cristian Salado.
Extraído del primer Nivel del curso de Visión Aural
Reservado todos los derechos, Prohibida su reproducción total o parcial.
Copyright © Cristian Salado.
Atentamente,
Servicio de Mensajería Automática Tensergética España -TSG.
www.tensergetica.com


Si te ha gustado, compártelo...








Deja un comentario