Algo estamos haciendo bien



Suena el despertador, lunes por la mañana, hemos sobrevivido a la “depre” del domingo por la tarde. No hemos puesto un pie en el suelo y ya estamos saturados de pensamientos inconexos: …que hay que llevar esta tarde al niño a un cumpleaños, …que tengo una reunión en el trabajo a las 10, …que mañana tengo que llamar a mi madre por su cumpleaños, …que la semana que viene tengo la ITV del coche, … Y cuando me quiero dar cuenta, estoy camino del trabajo.

Me he duchado, vestido, desayunado, pasado por el colegio y no me he enterado. El cuerpo estaba en un sitio y la mente en otro. Y así todos los días. Sin darnos cuenta, los pensamientos van del pasado (recuerdos) al futuro (expectativas) con una velocidad pasmosa. Nos agobia pensar en tantas cosas sin control, generando un sinfín de emociones, casi siempre negativas, como miedo, impaciencia, añoranza, insatisfacción, melancolía, que nos provocan estrés, ansiedad, falta de concentración, dispersión mental, etc. Esto tiene dos problemas, por un lado, contribuye a un malestar físico y mental que es el mejor caldo de cultivo para muchas enfermedades a medio y largo plazo y por otro, y no menos importante, nos impide sentir la vida, darnos cuenta de cada momento, disfrutar plenamente del presente siendo los protagonistas y no simples espectadores.

Si te has identificado con todo lo que hemos dicho hasta ahora, estás de suerte. Sí, porque tenemos una buena noticia que darte. Puedes poner fin a este “sin vivir” cuando quieras. Hay una herramienta, que es una adaptación a occidente de una práctica budista ancestral, denominada Mindfulness y que podríamos traducir como “atención plena”.

El Mindfulness nos enseña una serie de ejercicios con los que entrenar nuestra capacidad para eliminar las distracciones que nos impiden la concentración en una tarea concreta, para así mejorar el rendimiento en los estudios, el trabajo, una actividad deportiva, etc.

La atención plena te va a permitir centrarte en el momento presente de manera activa, para ser consciente de la experiencia que estás viviendo en cada momento, sintiendo lo que sucede, pero sin juzgarlo. Supone aceptar la vida tal y como es en el momento presente, con sus alegrías y sus dificultades y dejar de luchar para que todo sea maravilloso o por la ausencia total de dolor, ya que esa actitud es la que nos lleva a tener la sensación de infelicidad.

Pero el Mindfulness no es sólo una técnica de entrenamiento mental para controlar los pensamientos y decidir en qué queremos concentrarnos realmente, es sobre todo un modo de vida que te ayuda a sentirte relajado, en paz y conectado con el mundo. Y ya hay muchos estudios que han demostrado que reduce el estrés, la ansiedad y la depresión, y aumenta la autoaceptación y el autoconocimiento, lo que sin duda contribuye al bienestar general.

Algo estamos haciendo bien. Tomamos conciencia de nuestras debilidades, como es la mente sin control, para buscar la salida a esta “esclavitud” y el Mindfulness lo hace posible.

Ecomax Supermercado Ecológico
Tel. 910568707
www.ecomaxsupermercado.com


Si te ha gustado, compártelo...








Deja un comentario