7 aspectos prácticos de la Osteopatía



La osteopatía es una de las medicinas naturales de carácter manual que más ha revolucionado el abordaje físico del cuerpo en las últimas décadas, pero antes de iniciar un tratamiento osteopático es  conveniente informarse de los aspectos prácticos de esta terapia manual: cuándo ir, qué herramientas o técnicas se usan, número de sesiones, efectos, contraindicaciones, etc.

La Osteopatía es la base de todas las demás medicinas y terapias naturales, como decía su creador Andrew Taylor Still; la llave que abre la posibilidad de curación de las demás terapias. Acupuntura, Shiatsu, Homeopatía, Reflexología, Masaje, Reiki, etc., ya que los desajustes o desequilibrios estructurales del Sistema Músculo esquelético, sobre todo, inciden notablemente en la capacidad del cuerpo en autocurarse.

Como se dice en Osteopatía, el continente -el cuerpo- cuanto más equilibrado se encuentre, más eficaz será la acción curativa sobre el contenido- vísceras, órganos y líquidos; sangre, linfa y líquido cefalorraquídeo.

Para los que no sepan qué es la Osteopatía, deciros que  es una terapia manual creada por A. Taylor Still, médico naturista en Estados Unidos hacia finales del siglo XIX. Esta terapia actúan sobre el sistema músculo esquelético y sobre otros sistemas del cuerpo como el digestivo nervioso y endocrino, así como de los bloqueos Somato-Emocionales. Su objetivo es aliviar el dolor, incrementar la movilidad de los diferentes tejidos entre sí y restablecer la armonía global y la salud del cuerpo. Considera que el cuerpo humano es un conjunto complejo anatómico fisiológico y psicológico en el que todos los elementos constitutivos son interdependientes, por ello la osteopatía es una terapia que entiende al individuo en su globalidad, a diferencia de la medicina alopática que suelen segmentar el cuerpo en múltiples órganos sin interrelación mutua.

Osteopatía significa etimológicamente, patología ósea es decir: osteo-patía. Porque en un principio se creía que todas las patologías tenían un componente óseo articular.

A continuación vamos a revisar los 7 aspectos prácticos de esta medicina natural manual:

1. El interrogatorio; búsqueda del origen de la lesión.

Osteopatía entiende que la manifestación de una de dolencia, aunque sea común, por ejemplo, una lumbalgia. Se expresará de manera única para cada persona de ahí la importancia del interrogatorio.

Un osteópata competente, a través de un estudio previo del paciente, que implica preguntas y test osteopáticos, deducirá el origen de la lesión, para más tarde llevar a cabo una acción terapéutica con una base real del problema.

2. Qué técnicas son usadas

Un buen osteópata debe tener un abanico de técnicas que se adapten no solo a la disfunción que se presenta, sino también al carácter del individuo. Se utilizarán técnicas manuales muy específicas para aliviar la tensión de los tejidos blandos – ligamentos ,tendones, músculos y fascias – que son, en gran parte, responsables de las rigideces articulares. Una vez liberadas dichas tensiones, se realizan maniobras de movilizaciones suaves e indoloras cuya finalidad es ganar movilidad en las zonas afectadas. Y por último, si es necesario, maniobras de ajustes precisos.

Las  técnicas, como dije antes, tienen que estar ajustadas al carácter del paciente ya que la respuesta emocional y corporal a determinadas maniobras varían según la persona. Normalmente, en mi caso, utilizo una técnica mixta llamada TGO – tratamiento general osteopático – son una serie de maniobras suaves que se adaptan a todo tipo de pacientes, en especial personas mayores, embarazadas y menores.

3. Número de sesiones a realizar

La cantidad de las sesiones variará  según la edad, sexo, patología y constitución de la persona. Ademas habrá que  tener en cuenta la habilidad del osteópata.

Habrá que diferenciar el tratamiento de una lesión aguda versus crónica. Aunque la mayoría de las lesiones agudas son la expresión de un trastorno crónico subyacente, por ejemplo, hay casos de lumbalgias agudas, cuyo  gesto consiste en, agacharse a recoger algo y después  es imposible incorporarse, lo que se conoce comúnmente por ”quedarse doblado“, esto de por sí es un signo de que algo ya andaba mal y que la lesión ya existía y se vuelve sintomática cuando menos lo esperamos. En agudo, por ejemplo, una tortícolis, bastarán de 1 a 2 sesiones. Para trastornos crónicos se puede llegar a superar las 5 sesiones, por ejemplo: ciática por hernia discal.

4. Frecuencia de las sesiones

Entre cada sesión el osteópata deja recuperar al cuerpo al menos una semana, intervalo de tiempo que permite la organismo, de alguna manera, asimilar el tratamiento osteopático a fin de que se estimule su capacidad de auto curación y adaptación al nuevo equilibrio, por maniobrar sobre músculos y articulaciones.

A veces, esta frecuencia se puede ver alterada, por ejemplo, en hernias discales agudas, en las que se realizarán entre dos o tres tratamientos a la semana

5. Resultados que se pueden esperar de la osteopatía

Los estados agudos, como dije anteriormente, responden muy bien al tratamiento osteopático, ya que hay lesiones que, aunque sean muy aparatosas como la torticolis, se resuelven rápido y bien. Las dificultades se manifiestan en las lesiones crónicas ya que sus resultados no son tan rápidos cómo nos gustaría. Por ejemplo, en una artrosis de rodilla, en la que hay un importante desgaste del cartílago, es imposible mejorar en dos o tres sesiones, en estos casos siempre es recomendable visitar al osteópata al mínimo indicio de malestar y no esperar a que el dolor se haga insoportable. Dónde la osteopatía tiene muy buenos resultados es en casi todo tipo de lesiones crónicas de espalda; protrusiones y hernias discales, ya sean lumbares dorsales o cervicales, latigazo cervical, espondilolistesis, torsiones pélvicas, disco artrosis, etc.

Las disfunciones crónicas tienen el inconveniente de las recaídas, es algo que no siempre sucede, pero cuando se mejora de cualquier disfunción, viene la etapa de cuidar nuestro estilo de vida y seguir los consejos del osteópata, sobre todo los relativos a la salud, pero nos descuidamos.

La función de la osteopatía es frenar esas recaídas y por tanto su empeoramiento. Esta acción hace que las lesiones se mantengan estables, por eso recomiendo siempre establecer un programa de revisión trimestral, semestral o anual dependiendo de cada caso.

6. Los efectos o reacciones al tratamiento

La mayoría de las personas que no conocen la osteopatía creen que se trata de una terapia donde sólo se realizan ”crujidos”, (señalar que el ruido responde a estallidos de bolsas de gas que se encuentran entre las articulaciones)  -esto no es del todo cierto, gran parte de los tratamientos son ejecutados con suavidad, como mencioné anteriormente, cuando hablé del TGO – el tratamiento general osteopático -. Algunos  movimientos son tan leves que no se siente nada cuando se realizan con precisión y exactitud. En el tratamiento, las reacciones, si las hay, son mínimas. Más que reacciones hablamos de crisis curativas. Algunas de las reacciones más comunes son, por ejemplo: aparición de sensaciones de cansancio, lo que produce una mayor calidad de sueño, sudoración  – incluida en las palmas de las manos – adelanto y reglas leves, ataques de risa, ligereza de vientre, ligeras bajadas de tensión… etc. Todas estas reacciones son causadas por el efecto que tiene el tratamiento osteopático sobre el sistema nervioso vegetativo, aquel que controla la actividad de nuestros órganos independientemente de nuestra voluntad.

Estas reacciones son pasajeras y duran entre 1 y 3 días, demuestran el carácter global de la osteopatía sobre el organismo. La reacción más corriente, tras un tratamiento son las agujetas; éstas son debidas a que ciertas toxinas – ácido láctico – que se hallaban contenidas en el músculo – antes contraído – han pasado a la sangre. Las agujetas también son pasajeras, casi siempre de intensidad moderada. La solución es hidratarse bien para acelerar la eliminación de las toxinas musculares. Es importante, después de un tratamiento, abstenerse de hacer trabajos pesados como mudanzas, jardinería, conducir durante largas horas, deporte de forma intensa…etc., durante los siguientes 2 días. De esta forma nos aseguramos que los tejidos se adaptarán al nuevo equilibrio que les ha sido dado y no interferirá con la auto curación del cuerpo.

Otra reacción son las compensaciones. Cuándo se produce un bloqueo de una vértebra en la parte inferior de la espalda y se resuelve, el cuerpo tratará de compensar esto creando contracciones musculares en la parte alta de la espalda, incluso a veces llegando al cuello, está adaptación de la postura se asimila a un velero en el que los cabos – músculos y ligamentos – deben estirarse para asegurar que el mástil – raquis, columna vertebral – se sostenga. Estos efectos también serán pasajeros y depende de la gravedad de la lesión. Cuanto más antiguo sea el problema más fuertes serán  las reacciones de compensación de ahí la necesidad de acudir al osteópata lo antes posible.

7. Contraindicaciones de la osteopatía

A veces, la osteopatía, estará contraindicada en determinados casos de manera absoluta, por ejemplo, infecciones, fracturas, tumores, osteoporosis graves, deformaciones congénitas, esguinces graves, luxaciones, inflamaciones severas en cualquier articulación o lugar del cuerpo, fiebre alta o gripe…,etc. Cuando la contraindicación es relativa, debido a que el paciente se haya en un periodo de recuperación, por ejemplo, de un accesos inflamatorio o fiebre, una vez pasado esta fase ya podremos actuar.

¿Existen contraindicaciones en caso de embarazo?

La Osteopatía no está contraindicada en embarazo, sólo los tres primeros meses y también en caso de embarazo de riesgo, será el médico titular el que tenga la última palabra. Debido al cambio del centro de gravedad que se desplazan hacia delante, durante la gestación, los músculos y articulaciones van a ser sometidos a una fuerte tensión lo que provoca, sobre todo, dolor a nivel lumbar y cervical acompañado, a veces, de ciáticas. Después del parto es recomendable, una vez pasada la cuarentena, un par de sesiones de osteopatía para ayudar al cuerpo a reequilibrarse, ya que se han producido importantes desajustes pélvicos para que el parto haya sido posible, y evitar así de forma preventiva reacciones posteriores.

Espero que estos 7 aspectos prácticos os hayan servido para despejar vuestras dudas, sobre la Osteopatía, una medicina natural que, cada vez más, ocupa un importante papel en la mejora de la salud global del ser humano.

Eutiquiano Endje
Osteopatía, Terapeuta Craneosacral
Reeducador Postural
www.cuerpozen.com – Telf. 609 889 557

 


Si te ha gustado, compártelo...








Deja un comentario