Tantra, el gran desconocido



Parece que ahora, al menos en occidente, está habiendo una gran expansión del Tantra y, sin embargo, sigue siendo un término que no se entiende o es malinterpretado por la mayoría de personas.

Soy consciente de que no es nada fácil explicar con palabras qué es exactamente el Tantra, porque necesitas experimentarlo para poder entenderlo, lo qué si puedo decir es lo que no es y mucha gente piensa. Tantra no es prostitución ni orgías, no es un masaje erótico, tampoco posturas sexuales, ni un sin fin de barbaridades que he llegado avescuchar del tipo, Tantra es el arte de no eyacular o son técnicas para alargar el orgasmo, etc. Sí, algo de esto último hay, sin embargo es una ínfima parte de lo que abarca.

“Si el Tantra tuviera algo que ver con el Sexo, mi burro sería mi maestro”
– Abhinavagupta –

En realidad Tantra es una forma de vivir, es llevar la presencia y la consciencia a todo. No importa si estás barriendo, trabajando o haciendo el amor. Bien es cierto que, al contrario de otras corrientes espirituales, Tantra contempla la energía sexual como parte importante del camino espiritual y de crecimiento personal. 

Esto se debe a que la energía sexual, sin duda, es la energía más poderosa que recorre nuestro cuerpo y aprendemos a manejarla de manera que, si esta energía no se utiliza para crear una nueva vida, la podemos canalizar hacia otros objetivos como elevar nuestra vibración energética, atrayendo así mejores situaciones a nuestras vidas, sanar emocionalmente, desbloqueando nudos energéticos que se asientan en su mayoría en la zona que abarca desde el sexo hasta el plexo solar, y por supuesto mejorar notablemente nuestra sexualidad, aumentando el placer en todo el cuerpo, pudiendo llegar a un estado de éxtasis espiritual.

Shiva y Shakti, masculino y femenino, consciencia y energía. En la interacción de estas dos manifestaciones está basada toda la ciencia tántrica.

El Dios Shiva representa lo masculino, la consciencia pura enfocada en el momento presente. La Diosa Shakti representa lo femenino, la energía de vida que se mueve y fluye a través de todo ser vivo. Todos los seres humanos tenemos una parte masculina y otra femenina, más o menos desarrolladas. 

Cuando Shiva está despierto, Shakti se manifiesta, es decir, cuando estoy presente y estoy poniendo foco en algo, ese algo se manifiesta. 

Por ejemplo; imagínate que estás sentada en el banco de un parque, en una mañana soleada, con una suave brisa que roza tu piel y mece las hojas de los árboles, los pájaros cantan, los niños juegan delante de ti y hay un olor fresco a lavanda que desprenden las plantas… 

Si estás totalmente presente, con la atención puesta en todo eso que la vida te está regalando en ese preciso instante, tu masculino (Shiva) está despierto, con lo cual, el femenino, la energía (Shakti) se está manifestando para ti, puedes sentir el roce del viento en tu piel, oler la fragancia de la lavanda, ver y escuchar los pájaros, los niños, las hojas de los árboles, etc. ¡Es algo maravilloso! Sin embargo, si no hay presencia, toda esa energía, está ahí, pero no se está manifestando para ti. Si estás enredada en tus pensamientos, estarás en el pasado recordando cualquier historia como la bronca que te echó el jefe ayer, o pensando en el futuro como que comprarás para comer, por ejemplo. En este caso no estás sintiendo todo eso que la vida está intentando regalarte.

Existen muchos rituales y técnicas tántricas, más o menos sencillas, para que poco a poco, con la práctica, tu vida sea más rica y placentera gracias a que cada vez estarás más presente y consciente de la verdad, de lo que realmente es. Por ejemplo, puedes probar a cerrar los ojos y hacerte consciente, sentir tu respiración durante unos minutos en la mañana, luego, durante el día trae presencia a lo que estés haciendo cada vez que te acuerdes, no importa si en pocos segundos la mente vuelve y te enredas de nuevo en pensamientos que, en su mayoría no te aportan nada bueno. Vuelve una y otra vez a la presencia, al principio te acordarás muy pocas veces al día, sin embargo, con la práctica volverás a la presencia cada vez más veces, esto hará que tu sistema nervioso se relaje cada vez más, aportándote una sensación de calma y bienestar cada vez mayor.

Neo
Instructor de Tantra y Meditación
www.neotantra.es


Si te ha gustado, compártelo...





Share