ReflexoPasitos: Contribuyendo a Dejar Huella con la Reflexología



Hoy quiero compartir contigo mi empeño en lograr una de mis grandes Metas… Que la Reflexología, una terapia que me cambió la vida, sea tan conocida como para que pueda ser experimentada por todo el que lo desee, y aplicada por todo aquel que tenga una buena formación.

Para ello, desde hace un tiempo, con la ayuda de voluntarios, estoy llevando a cabo una labor social a través de la asociación de la que soy fundadora, la Asociación Española de Reflexologías Ranvvai (AERR). Desde ella, las personas que lo desean, pueden conocer la Reflexología sin ponerse el freno económico de que es muy cara, ya que pueden acercarse a recibir Reflexología a Bajo Coste y ser tratados por reflexólogos muy bien formados que están realizando un voluntariado para obtener su Certificación de Prácticas Terapéuticas Supervisadas.

Siempre he puesto mucho empeño, tiempo, creatividad, pasión y foco, en lograr que la Reflexología se fuera acercando al Lugar de Honor, que sé por experiencia personal y por experiencia profesional, ¡que se Merece y que le Corresponde!

Y nada más alejado de la presunción, y sí muy cercano a la satisfacción que siento al hacer lo que Amo profundamente, está el que hable de que he puesto muchos granitos de arena, o como decimos en la AERR, he dado muchos pasitos llenos del empeño de contribuir a que la sociedad se Beneficie de la Reflexología como Terapia, y también pasitos llenos de empeño en contribuir a que la Profesión de Reflexólogo sea más Conocida y Reconocida tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

En mi empeño por lograrlo, tengo que reconocer que he ido tropezando con algunas piedras insalvables, como algunos sistemas sanitarios o las personas apegadas a las “Titulitis”. Otras piedras del camino han hecho que mis pasos tuvieran un tinte incierto, al encontrarme ante el gran desconocimiento existente en nuestro país, acerca de esta bella, práctica, armónica y energética terapia.

Y ahora te pregunto…

Y tú, ¿qué sabes acerca de la Reflexología?

Cuando te tomas una aspirina para quitarte el dolor de cabeza, ¿te paras a pensar en los residuos tóxicos que deja en tu organismo?

¿O tal vez tienes un problema crónico? Y tienes que tomar antiinflamatorios simples o corticoides, y te quedas con el alivio de que te ha quitado o mejorado el dolor…

¿Y qué me dices si tienes un problema oncológico? Yo tengo claro y comprendo que te tranquilice seguir el tratamiento médico, aún a sabiendas de que padecerás los efectos secundarios y las contraindicaciones.

Tengo muy claro lo anterior, y también tengo muy claro que soy Reflexoterapeuta y no Médico y que, por lo tanto, no diagnóstico, no modifico y no retiro ningún tratamiento médico. No voy en contra del cliente que llega a hacerse una sesión de Reflexología porque está tomando muchos medicamentos, ni contra el médico o el tratamiento médico.

Lo que si hago es recomendar recibir Reflexología, ya que estoy convencida de que no tienes nada que perder y sí mucho que ganar en relajación, depuración y calidad de vida, si paralelamente recibes sesiones de esta Terapia Natural.

Sabemos que la Reflexología ayuda a que el propio organismo se movilice para depurarse muy profundamente; que el estado de relajación que se logra con Reflexoterapia, es muy superior al que se logra con ningún otro masaje o terapia relajante, y que proporciona una sensación de bienestar que es comparable con los grandes y elevados placeres.

¿Qué puedes perder recibiendo unas sesiones de Reflexología en la AERR?

Lo más grave que te puede pasar es que, si te duele habitualmente la cabeza, con sesiones de Reflexología, tu organismo se depure y relaje, y cuando quieras recordar no sabrás muy bien cuándo te dejó de molestar la cabeza… Con las reglas dolorosas, los dolores de espalda por la maldita tensión que provoca el estrés, y el cansancio, pasa algo similar… Poco a poco, el propio organismo se va regulando y puedes manejar ciertas situaciones desde otro punto de vista al estar mucho más relajado.

Y en otros parámetros más complicados o difíciles, ¿qué ocurre?

Lo más grave que te puede pasar es que, si la quimio te produce vómitos, al relajarte mucho y al mantenerte muy relajado durante mucho tiempo, vomites menos o nada, que descanses y cojas fuerzas y dejes de desgastarte vomitando… Si lo que te provoca, es que se te atasque el intestino y pases días sin ir al baño, te ayudará a liberarte de los residuos tóxicos que tanto bien le hace a tu organismo soltar… Lo más grave que te puede pasar, es que vayas al baño al rato o como tarde al día siguiente de recibir reflexología y sueltes unas gran cantidad de heces malolientes…

Y si con tratamientos químicos tan fuertes como la quimioterapia, se puede ayudar a que el organismo se depure y se reequilibre, con otro tipo de químicos, como corticoides, inhibidores del dolor, etc., ocurre algo similar.

¿Y por qué ocurre esto, te preguntarás?

Pues ocurre, porque la Reflexoterapia colabora con el propio organismo; el reflexólogo al trabajar, remueve y desbloquea zonas y puntos reflejos, logrando despertar los adormecidos recursos naturales del propio organismo para que se Relaje, Depure y Reequilibre.

¡Confiamos en la sabiduría del Cuerpo y ayudamos con Reflexología a que se recupere de Forma Natural Movilizando sus Propios Recursos Naturales!

Como prueba de ello, te dejo el testimonio de la experiencia vivida por los voluntarios de la AERR en la última temporada. Nos lo cuenta una de ellas…

Isabel Pérez Broncano
Fundadora y Presidenta de la Asociación Española de Reflexologías Ranvvai
http://reflexologiaranvvai.es/asociacion.html
asociacion@ranvvai.com
Tel. 
91 550 18 00 / 691 205 596


Si te ha gustado, compártelo...








Deja un comentario