¿Qué es la energía?



Desde los primeros tiempos, pueblos de diferentes culturas han utilizado la Energía con el fin de favorecer la salud, aumentar la vitalidad y desarrollar la mente.

La energía nos devuelve la armonía si existe un problema y actúa a modo de prevención si no existe, o no se ha manifestado todavía. Los equilibrios energéticos armonizan tanto a nivel físico como energético, lo cual, favorece, en el día a día de las personas, aportando bienestar y una sensación de ligereza muy agradable que hace alejar el estrés, aún cuando las circunstancias externas sigan siendo las mismas.

Así, la terapia energética, hace cambiar poco a poco el estado general de la persona.

El correcto flujo de energía también fortalece los sistemas naturales de defensa y regeneración.

La energía, al igual que la sangre, está todo el tiempo circulando por nuestro cuerpo. Los senderos para la circulación de la energía se llaman meridianos, en medicina tradicional china.

Si uno consigue una circulación continua de energía por los meridianos eliminará enfermedades y/o riesgos de ellas.

En muchas ocasiones, la energía sólo se entiende parcialmente, sin comprender su ENORME amplitud y profundidad.

La raíz de la pérdida de del equilibrio, de la armonía física, es el mal funcionamiento de determinadas partes del cuerpo debido a un bloqueo en la circulación de la energía.

La terapia la energía considera que los desequilibrios en la salud se deben a un trastorno de la persona en general, de ahí que trate al cliente de forma holística y no sólo las partes en desequilibrio o los síntomas (cuerpo físico). También abarca los aspectos emocionales y mentales de la persona.

Es decir, la energía trata al cliente, no sólo a su desequilibrio.

Muchas personas han oído hablar de la energía, pero nunca han experimentado conscientemente lo que es en realidad.

El flujo de energía es una maravillosa forma de relajación profunda. Es un modo capaz de reequilibrar los niveles de energía en el cuerpo.

Libera los bloqueos de energía, limpia el cuerpo de desechos tóxicos y lleva energía vital a todas las células.

Cuando la velocidad de auto curación y auto-regeneración con la energía, no van en consonancia con la velocidad del avance de los daños y lesiones físicos, entonces, surge la falta de salud.

La energía es una excelente forma de salud preventiva.

Cuando prevenimos, no sólo aumentamos la calidad de vida ahora, sino que nos brindamos la oportunidad de vivir más plenamente.

Resumiendo, la energía nos aporta:

  • Salud y buena forma
  • Provisión de energía más abundante y eficiente
  • Recuperación más rápida y más natural de las lesiones
  • Mayor vitalidad y resistencia
  • Vigor mental para tomar decisiones y ponerlas en práctica
  • Agradable estado de tranquilidad
  • Regula el estado emocional
  • Relaja a nivel físico
  • Ayuda al buen funcionamiento de los órganos
  • Limpia los canales energéticos

Hoy en día, tenemos a nuestro alcance una amplia variedad de terapias que ayudan al equilibrio energético. La meditación es una forma tradicional de conectar con la energía y recibir sus beneficios.

Dado el ritmo de vida actual, dedicarnos unos minutos al día, se ha convertido en la garantía de una mejor calidad de vida.

La meditación es una manera de invertir ese tiempo y reporta grandes beneficios.

La manera tradicional de comenzar a practicar meditación es manteniendo la atención mental en un foco, la mayoría de las veces en la respiración.

La observación interna provoca cambios en nosotros, nos hace tomar conciencia de nuestras emociones y sentimientos y ordena nuestros pensamientos.

La meditación hace que seamos conscientes de los pasos que damos y que busquemos un porqué a lo que ocurre a nuestro alrededor.

Con la simple observación, la meditación nos transforma, nos hace tomar conciencia de nosotros mismos, para que puedan ocurrir cambios en nuestro interior que harán que cambie nuestro estilo de vida, conceptos limitantes o emociones dolorosas.

La meditación nos puede llevar a ser quien realmente queremos ser, dedicándonos ese tiempo diario y respetando ese compromiso con nosotros mismos.

Con una práctica regular de 10 minutos al día, en poco tiempo, empezarás a disfrutar de los beneficios de la energía fluyendo armónicamente en tu interior.

Zenith Crecimiento Personal
www.zenithcrecimientopersonal.com


Si te ha gustado, compártelo...