Puesta a punto del Sistema Digestivo con al Cura de Savia



De vez en cuando, una máquina necesita una puesta a punto, un sistema necesita una limpieza, un trabajador necesita una pausa. Nuestro cuerpo y sistema digestivo no son diferentes.

El propósito principal de comer es fortalecernos y mantener nuestra salud, pero en muchas ocasiones se ha convertido en una manera de debilitar nuestro cuerpo y destruir nuestra salud.

El exceso de proteínas, grasas, comidas procesadas o refinadas, aditivos, productos químicos, drogas, humos, etc. es una carga enorme que debe ser procesada, digerida, asimilada y eliminada.

El resultado de esta sobrecarga es un exceso de toxinas en nuestro torrente sanguíneo, en nuestros órganos y células. Esta acumulación de desechos interfiere en la nutrición y oxigenación de estas últimas, reduciendo su formación y regeneración. Estamos igual de sanos que nuestras células. Mientras que ellas se sumergen en toxinas, nosotros empezamos a ahogarnos en nuestros propios residuos.

Rejuvenecer con el ayuno

Como un rio contaminado más allá de su capacidad, nosotros empezamos a perder nuestra vitalidad y energía. Nuestro cuerpo se convierte en nuestro enemigo. Experimentamos dolor de cabeza, cansancio, dolores y molestias generales. Ganamos peso. Nos sentimos viejos, perdemos claridad, motivación… ¡Ha llegado el momento de cambiar nuestros hábitos!

A lo largo de la historia, la experiencia ha demostrado que un período de abstinencia de comida sólida es una bendición para todo el organismo, la inversión ideal en la mejora de la salud y mayor esperanza de vida.

Digerir la comida sólida consume mucha energía corporal. Durante un ayuno, o sea la abstinencia de alimentos sólidos, no sólo reducimos molestos depósitos de grasa sino también muchas sustancias tóxicas acumuladas en nuestro organismo. El cuerpo no gasta su energía en la digestión y asimilación de nutrientes sino la ahorra y la invierte en depurarse y auto-curarse.

El cuerpo sólo pierde lo que no es útil: grasas superfluas y toxinas. En cambio ganamos salud: aumenta nuestra vitalidad, mejora nuestra digestión, el sueño y la circulación, tenemos mayor resistencia a la enfermedad, nos hemos liberado de sustancias de desecho acumuladas y … ¡¡hemos rejuvenecido unos años!!

El ayuno a lo largo de la historia

El ayuno es una práctica muy utilizada a lo largo de la historia. En las principales culturas y religiones encontraremos referencias a la práctica de abstinencia de algún alimento durante unos determinados períodos de tiempo como hecho saludable o purificador. Así encontramos la Cuaresma y Pascua cristianas, el Ramadán musulmán, los ayunos budistas o las abstinencias de los hinduistas y los yoguis.

El ayuno con la cura de Sirope de Savia y Limón

Si quieres, tienes un remedio extraordinario a tu alcance para poder realizar un ayuno sin dejar de trabajar, de hacer tus actividades, de hacer ejercicio…, con La Cura de Sirope de Savia y Zumo de Limón.

Tal como comentamos en el número anterior de UH, esta Cura es un tratamiento para desintoxicar el organismo y perder grasa superflua. Es una técnica terapéutica practicada desde hace más de 30 años, en España y en el resto del mundo, a base de zumo de limón y Sirope de Savia de palma y arce con la que darás al cuerpo la posibilidad de depurarse, aumentar las defensas, producir nuevos anticuerpos y de paso perderás algún kilito, conservando o mejorando el bienestar general y la plena capacidad de rendimiento.

Opciones: La Cura completa o ayunos intermitentes

Opción 1. La Cura completa a base de ayuno

Es la versión original, la Cura o ayuno completo dura de 7 a 10 días, en los cuales sólo debe ingerirse el preparado *de Sirope de Savia de palma y arce, ningún otro alimento. Cada día se tomarán de 8 a 12 vasos grandes de este preparado, repartidos a lo largo del día. Se complementa con una infusión laxante suave antes de la primera toma

del día y otra antes de acostarse. Durante la Cura se podrá tomar abundante agua e infusiones, como una tisana de Rooibos o el Té rojo Pu-erh, que activa el metabolismo del hígado ayudando en su acción depurativa, o infusiones depurativas o de menta para refrescar la boca. Después de la Cura se debe hacer una transición alimentaria correcta de dos a tres días, con fruta, zumos, caldos vegetales, etc., y se recomienda continuar con unas bases de nutrición sanas.

Duración recomendada: de 7 a 10 días.

Opción 2. El semi-ayuno

Mientras dormimos ayunamos, es decir, no ingerimos alimentos y dejamos que el organismo se regenere, purifique y recupere la energía consumida, en gran parte, durante la digestión y asimilación de alimentos. Con el desayuno interrumpimos este proceso de recuperación y auto limpieza del ayuno nocturno.

El propósito del semi-ayuno es prolongar este periodo de ayuno nocturno, sustituyendo el desayuno y/o cena por 2 o 3 vasos del preparado, ofreciendo así al organismo más tiempo para su descanso y recuperación.

Para que el semi-ayuno sea más eficaz, conviene suprimir determinados alimentos, ya que su contenido en toxinas retrasaría la acción depurativa. Son, por ejemplo, la sal, embutidos, carnes rojas, fritos, pan blanco, harinas refinadas, café, alcohol, bebidas carbónicas, lácteos, etc.

Este semi-ayuno se recomienda como preparación para aquellas personas que quieran llevar a cabo la Cura completa y para quienes no se sientan preparados para hacerla, pero quieren reducir peso y mejorar su salud.

Duración recomendada: entre 10 y 30 días.

Opción 3 – 50:50

Este ayuno intermitente consiste en 3 días de semi-ayuno, seguido de 3 días de la Cura completa, seguido de otros 3 días de semi-ayuno. Esta es la forma más fácil de iniciar la desintoxicación si usted nunca la ha hecho antes. Esta versión también se adapta muy bien a los compromisos sociales de algunas personas.

Duración recomendada: 9 días.

 Opción 4 – una vez por semana

La mayoría de nosotros nunca damos un descanso a nuestros órganos digestivos y de eliminación. Día tras día se coloca una carga continua en nuestro sistema. Estar sin alimentos sólidos durante un día le da a nuestro organismo la oportunidad de descansar y depurarse por un día. No es demasiado difícil, ayuda a reducir el sobrepeso y mantener el peso después de una Cura completa.

Para esta versión se elige un día de la semana y sólo se beben de 8 a 12 vasos del preparado, agua e infusiones según su gusto.

Duración recomendada: un día por semana.

*Preparado

Para un vaso grande del preparado se necesitan:

  • 2 cucharadas soperas de zumo de limón fresco (aproximadamente ½ limón).
  • 2 cucharadas soperas de Sirope de Savia de palma y arce.
  • Una pizca de pimentón picante en polvo (cayena) (opcional).
  • Mezclar en un vaso de agua mineral (aprox ¼ de litro) tibia o fría, como prefieras.

Para más comodidad se puede preparar en una botella de agua de litro y medio, añadiendo doce cucharadas soperas de Sirope de Savia y el zumo de tres limones, preferentemente recién exprimidos.

Experiencia de una naturópata:

A mis noventa años llevo realizando la Cura del Sirope de Savia con frecuencia ya que lo considero imprescindible para depurar el organismo. Mi alimentación ya es vegetariana desde hace 40 años, pero aun así acostumbro a ayunar por cortos periodos de tiempo; a veces son 3 o 5 días, y en estos ayunos el sirope me ayuda a mantenerme en armonía con mi cuerpo sin pasar crisis curativa. Recomiendo el Sirope de Savia a las personas que llevan una alimentación desequilibrada para que les ayude en su desintoxicación y recuperar su salud tanto física como espiritual.
Maria Zurita, naturópata (Barcelona) 

Para más información: Edición actualizada del Libro

 

 

 

 

 

 

 

K.A BEYER
Ediciones Obelisco


Si te ha gustado, compártelo...








Deja una respuesta