Prepararse y combatir el cambio de este otoño tardío



Los equinoccios, primavera y otoño, son especialmente favorables para que aparezcan en la población más casos de gripes, alergias y asmas.

En otoño entramos en un momento en que nuestro cuerpo tiene que aclimatarse al tránsito del calor del verano al frío del invierno.

Este cambio de temperatura requiere que nuestro sistema inmunitario, sobre todo, esté fuerte, ya que aparecerán innumerables agentes que pueden provocar una reacción violenta en nuestro cuerpo.

Este otoño que se ha retrasado, se nos presenta especialmente problemático por las condiciones climatológicas.

En los cambios de estación necesitamos un adaptógeno para favorecer la homeostasis. 

Al percibir un estímulo (frio, calor, cualquier sensación desde los distintos niveles de percepción de nuestro sistema), primero lo valora el Hipotálamo,  este consulta con la base de datos que tenemos en el Sistema Límbico y manda una orden a la hipófisis para que actúe enviando una hormona GH, FSH, TSH, LH, ACTH, ADH y OXITOCINA. Cada una de estas hormonas ponen en funcionamiento un mecanismo de acción. 

ACTH (Corticotropina u hormona estimulante de la corteza suprarrenal): estimula la secreción de cortisol por las glándulas suprarrenales; participa en las reacciones de estrés.

Esto es muy interesante porque nuestro organismo está pasando en estos momentos por un gran estrés, debido sobre todo a las condiciones climatológicas, y si nuestras suprarrenales están agotadas, la ACTH no va a ser capaz de hacer que funcionen.

De esta forma nuestro sistema inmunitario estará decaído y cualquier elemento externo (virus, bacterias) tiene la puerta abierta para instalarse.

¿Por qué se produce una alergia?

El sistema inmunitario es el sistema de defensa del cuerpo, que combate los Gérmenes nocivos. En las reacciones alérgicas, la sensibilidad del sistema inmunitario está alterada, por lo que responde de manera desmesurada a una “falsa alarma”.

ALERGIA ESTACIONAL:  es inducida por esporas de hongos y por pólenes de árboles y de malezas, que actúan como antígenos y estimulan la inmunidad.

SÍNTOMAS: estornudos perennes, congestión nasal, exceso de mucosidad, prurito y conjuntivitis. Todo ello puede acompañarse de cefaleas frontales, irritabilidad, depresión, malestar general o insomnio e incluso pueden aparecer episodios asmáticos. Esto se debe a un exceso de histamina generada por nuestro sistema inmune como defensa excesiva ante agentes externos. 

Hay dos causas principales: estrés mantenido durante tiempo, que debilita el sistema inmune y Exceso de toxinas en nuestro organismo. 

Esta segunda causa es muy clara al final del verano ya que muchas personas han sobrecargado su alimentación con exceso de toxinas.

GRIPE: La gripe suele aparecer  con síntomas parecidos pero con dolor muscular y fiebre.

Terrenos biológicos implicados:

1. Inflamación por hipersensibilidad a toxinas víricas. Es decir, Calor Tóxico o Calor en Sangre, lo que señala una disposición biológica a respuestas inmunitarias exageradas. Este terreno señala una intoxicación importante en sangre. 

2. Calor-Viento que ataca a músculos.Esto indica una sobrecarga tóxica de hígado principalmente y/o de pulmón.

3. Vacío de energía inmunitaria, deficiencia inmunitaria. Este es el caso de un excesivo estrés con posible agotamiento en suprarrenales.

4. Estancamiento de Mucosidades-Calor. En este caso las mucosidades no se eliminan correctamente a veces por falta de movilidad de líquidos corporales con implicación del Bazo y el Riñón. 

Es muy importante equilibrar los drenadores: intestino, Riñón, así como Pulmón e Hígad para mantener el organismo en perfecto estado, para evitar estos síntomas tan molestos que a veces se complican con efectos graves.

SOLUCIÓN: Lo primero es practicar una dieta baja en toxinas o ayuno controlado, además de fortalecer el sistema inmune con una fitoterapia adecuada, aplicando Terapia Biomagnética y reduciendo el estrés.

Con Kinesiología Aplicada, podremos determinar cuál es el tratamiento idóneo para cada caso concreto.

Siempre lo mejor es prevenir y seguir los consejos de un profesional antes de que aparezcan.

Manuel J. Alvarez Rodríguez
Titulado superior en Naturopatía
Profesor de Kinesiología Aplicada
Director del Centro y Escuela de Terapias  Casi Natural en Madrid
www.casinatural.commanuel@casinatural.com
Cofenat nº 3105


Si te ha gustado, compártelo...