Neurodanza: La ley de atracción a través del movimiento



La física cuántica demuestra como la forma de pensar y de sentir crea nuestra realidad, científicos de la talla de William Tiller, Frez Alan Wolf o Joe Dispenza así lo corroboran.

Por su parte, Wilhelm Reich, Alexander Lowen y John Pierrakos demostraron que en las fascias musculares se encuentran los patrones y creencias limitantes e inconscientes a modo de quistes o tensiones.Las fascias musculares son tejido conjuntivo donde se almacenan las tensiones originadas por la energía mental que emitimos. Las fascias envuelven toda nuestra musculatura y por tanto las tensiones que acumulan condicionan nuestra forma de movernos. Si soltamos esas tensiones, liberamos patrones de pensamiento, creencias y emociones que condicionan nuestra realidad.

Masaru Emoto demostró cómo los pensamientos y las emociones dirigidas hacia el agua influían sobre la forma de los cristales de hielo obtenidos tras dicho proceso. La forma de estos cristales dependía de que los pensamientos y las emociones fueran positivas o negativas. Si nuestros pensamientos y emociones pueden modificar la estructura del agua qué harán sobre nuestro cuerpo que es un 90 % de agua.

El sistema endocrino secreta neuropéptidos que son emociones. Estas emociones están condicionadas por nuestro sistema de creencias y por la cultura que vivimos. Los neuropéptidos, disueltos en la sangre representan el 7% de la misma, el resto de la sangre está constituida por un 90 % de agua, y un 3 % de grasa, glucosa y vitaminas.

Nuestros pensamientos y emociones están condicionados por el sistema de creencias, Las creencias son originadas por la cultura en que vivimos. Nuestro modo de pensar y de sentir afectan a nuestras fascias musculares; que a su vez afectan a la forma de movernos. De este modo, el movimiento puede encorsetarnos o liberarnos de las creencias y las emociones que condicionan nuestra realidad y, a través del movimiento orgánico y natural, crear la realidad que deseamos vivir.

Mediante Neurodanza, podemos hacer consciente esos patrones y emociones que encontramos en el modo de movernos y de relacionarnos, y que crean nuestra realidad. Mediante esta disciplina de desarrollo personal, basada en la expresión de las emociones a través del movimiento orgánico y natural, podemos mejorar cualquier área de nuestra vida.
Neurodanza integra disciplinas como el Sistema Javier de la Sen de Biodanza, el  mindfulness, la gestalt, el coaching, el análisis transaccional, el diagrama de Peirce o la medicina psicosomática entre otras. El objetivo de esta integración es que las personas que participan en esta disciplina tomen conciencia de su forma de moverse y de relacionarse y logren mejorar áreas como la pareja, el trabajo, el dinero, la autorrealización, el ocio, la salud, la familia y las amistades. Para este fin Neurodanza ofrece movimientos orgánicos llenos de sentido existencial desde el disfrute y la plenitud.

Para entender esto tomemos como ejemplo el “caminar integrado” de Neurodanza, un caminar que debe realizarse al compás de la música y refirámoslo a un área de la vida como es la pareja. Veamos que ocurre desde cada una de las disciplinas nombradas líneas arriba:

El Sistema Javier de la Sen de Biodanza aplicado a Neurodanza nos permite damos cuenta de qué ocurre cuando no caminamos al compás de la música. Cuando esto sucede es porque no escuchamos nuestras necesidades y no las concretamos, a su vez no escuchamos a nuestra pareja y no podemos ayudarle a concretar sus necesidades; y como lo que nos pasa a nivel interno es un reflejo de lo que atraemos fuera –física cuántica- nuestra pareja tampoco podrá escucharnos plenamente ni ayudarnos a concretar lo que necesitamos. Cuando tomamos conciencia de éste problema y lo solucionamos con las propuestas ofrecidas por Neurodanza, el cambio interno experimentado permite que el otro cambie, de modo que mejora la comunicación y la relación de pareja.

El mindfulness aplicado a Neurodanza, nos hace llevar la atención plena a cómo nos sentimos caminando acorde al compás de la música o por fuera de él y desde ahí nos invita a tomar las decisiones correctas para escucharnos y escuchar a nuestra pareja.

El coaching llevado a la Neurodanza nos permite aplicar las respuestas que damos cuando nos movemos por fuera o dentro del compás de la música a nuestra situación de pareja para mejorar las circunstancias que estemos viviendo.

La gestalt llevada a la Neurodanza mediante el “para qué” nos hace reflexionar en ¿qué conseguimos caminando al compás o por fuera del mismo? ¿Qué ganamos y qué perdemos? ¿Cómo sería la relación de pareja si escuchamos y planteamos las necesidades que tenemos?.

El análisis transaccional llevado a Neurodanza nos habla del momento en que dejamos de escuchar nuestras necesidades, es decir, del momento en que antepusimos las necesidades de nuestros padres a las nuestras propias para recibir su cariño, con el fin de sanar al niño interior, y hacer lo que sentimos de manera espontánea desde el respeto a los demás.

La medicina psicosomática aplicada a la Neurodanza nos hace ver cómo afecta a nuestro oído el “no querer” escuchar el compás de la música al caminar, sabiendo que “órgano que no se utiliza se atrofia” y evitar la pérdida de capacidad auditiva.

El diagrama de Pierce llevado a la Neurodanza nos indica la dirección en que debemos dirigir nuestra vida para salir de la situación que nos impide escuchar el compás de la música, escuchar nuestras necesidades y concretarlas.

Javier de la Sen
Creador de Neurodanza
www.neurodanza.es


Si te ha gustado, compártelo...








Deja un comentario