NEURODANZA®: La importancia del movimiento sentido



De todos es sabido que el ser humano es una entidad integrada de cuerpo, mente, emociones y espíritu. Lo que no todo el mundo sabe, es que si queremos lograr cambios significativos y duraderos en nuestra vida debemos poner en acción, y al mismo tiempo, estos cuatro aspectos a la vez.

Disponemos de una disciplina que permite llevar a cabo este proceso y se llama Neurodanza. Esta disciplina nos permite sentir nuestro cuerpo en movimiento, comprender para qué nos movemos de una manera y no de otra, y mejorar nuestro sentir conforme mejoramos nuestra forma de movernos.

La forma de movernos y de relacionarnos es el reflejo de nuestro inconsciente, es decir, de las creencias y modos de entender la vida que se nos grabó sin darnos cuenta cuando éramos pequeños; por este motivo, nuestra forma de movernos saca a la luz las creencias y patrones que nos inculcaron nuestros padres.

Estas creencias y modos de entender la vida produjeron una alteración en la estructura de las fascias musculares -el tejido conjuntivo que envuelve y relaciona todos los músculos entre sí- de ciertas zonas de nuestro cuerpo que condicionan nuestro movimiento que, a su vez, condiciona nuestra personalidad, y por tanto nuestra visión del mundo y la realidad que vivimos. No hay que olvidar que tal como nos movemos así sentimos y que los sentimientos crean la realidad. Por lo que podemos afirmar que nuestro modo de movernos y relacionarnos crea nuestra realidad.

Neurodanza permite que las personas tomen conciencia de sus emociones y sentimientos mediante movimientos sencillos, y ofrece las pautas precisas para mejorar el movimiento y la relación con los demás; este hecho permite que las personas sientan emociones llenas de plenitud y  vitalidad y que disfruten de una sensación auténtica de ser ellas mismas, para, de este modo, gestar su propia realidad.

Neurodanza utiliza movimientos naturales, orgánicos y genuinos, asociados a músicas con un alto poder transformador, que permite al sistema endocrino -encargado de secretar las hormonas que producen las emociones y sentimientos-  generar hormonas de alta frecuencia que transforman las sensaciones anodinas y de baja frecuencia, como la tristeza, el miedo, la depresión, el estrés, la baja autoestima y la ansiedad, en emociones de alegría, seguridad, confianza, empoderamiento o plenitud. Permitiendo, además, que las personas mejoren su salud y bienestar.

Las emociones y sentimientos generados por los ejercicios y músicas de Neurodanza también mejoran y aumentan la actividad del sistema inmunológico, elevando el nivel de linfocitos o glóbulos blancos, encargados de mantener y mejorar nuestra salud. Por otra parte, cada sesión de Neurodanza también mejora el sistema nervioso neurovegetativo o autónomo que es el encargado de mantener en armonía las funciones de los órganos internos y el equilibrio homeostático del cuerpo, gracias a las emociones y sentimientos asociados a los movimientos de activación y de cámara lenta que se ofrecen.

Otro punto fuerte de Neurodanza es el desarrollo de la conciencia asociada a las emociones y sentimientos que ofrecen cada uno de los ejercicios propuestos en las sesiones, pues al comienzo de cada ejercicio, el profesor de Neurodanza ofrece el significado existencial del mismo, lo describe y muestra adecuadamente, llegando incluso a ofrecer una progresión adecuada para que el alumno lo realice correctamente.

Un ejemplo de lo expuesto es el ejercicio denominado “Capacidad psicomotriz de enfoque y dirección”. No es lo mismo realizar este ejercicio al compás de la música que fuera del compás, tampoco es lo mismo finalizar con los brazos estirados que con los brazos encogidos, tampoco es lo mismo apuntar correctamente con las manos al objetivo que no acertar el objetivo sobre el que nos enfocamos. En el primer caso, podemos hablar de una dificultad en aprovechar las oportunidades que la vida nos brinda y dirigirnos hacia ellas a destiempo con el gasto de energía que supone; en el segundo caso, podemos hablar de una persona con serias dificultades en hacer valer su fuerza para alcanzar lo que desea; y en el tercer caso, nos referimos al miedo en alcanzar lo que desea por los cambios que eso supone.

Conforme la persona practica Neurodanza, de modo regular, mejora su motricidad y sus emociones y sentimientos, borra las creencias grabadas en sus fascias musculares, que tiempo atrás aparecían en forma de rigidez, falta de flexibilidad, disminución de la  potencia, carencia de fluidez, insensibilidad, falta de coherencia y de expresividad, y comienza a moverse con soltura, integración, fluidez, potencia, fortaleza y expresando lo que siente.

Neurodanza parte de la base de que “lo que está afuera es un reflejo de lo que está dentro”, dado que, en realidad, lo que vemos es un reflejo de lo que pasa dentro de nosotros; por tanto, un movimiento realizado de modo incorrecto o con muchos errores en su ejecución indica una dificultad existencial que está dentro de la persona; de tal manera que conforme la persona va mejorando su forma de moverse va mejorando los resultados que desea alcanzar en su vida.

El movimiento y la forma de relacionarse es un libro abierto para el profesor cualificado en Neurodanza, que puede entender rápidamente el problema profundo de la persona, es decir, porqué ésta no alcanza los objetivos que persigue, y ayudarla a que los consiga mejorando el movimiento, de este modo cambia las creencias inconscientes y le ayuda en su proceso de liberación y autorrealización.
Como bien sabemos, las enfermedades y los problemas cotidianos, son el resultado de creencias erróneas que se encuentran dentro de nosotros, resultado de las programaciones inconscientes de las creencias que realizamos en la infancia; las primeras son psicomatizaciones de pensamientos y emociones que van en contra de la vida, y los segundos la proyección de emociones y sentimientos no resueltos en lo interno de cada ser humano.

Neurodanza da respuesta a las enfermedades y a los problemas existenciales, dado que, como hemos comprobado, la forma de movernos y de relacionarnos habla precisamente de las creencias inconscientes que quedaron grabadas en muestras fascias musculares cuando éramos niñ@s. Hemos constatado cómo personas con cáncer, neuralgias, neurinomas, dolores en espalda, cuello y estómago, alergia, desordenes afectivos y sexuales, personas bipolares, con depresión, con ansiedad o estrés mejoraban ostensiblemente; así como personas con problemas de comunicación, pareja, trabajo y de autoconocimiento lograban mejoras en poco tiempo.

Por este motivo, Neurodanza es una herramienta de primer orden para aquellos profesionales de la salud que deseen mejorar la vida de sus clientes y ayudarles a conseguir sus objetivos de vida, o a sanar dolencias y enfermedades; y también está destinada a aquellas personas que deseen dedicarse de modo profesional a facilitar el crecimiento personal de otros seres humanos.

Javier de la Sen – Profesor Didacta de Neurodanza
Más información en www.neurodanza.es


Si te ha gustado, compártelo...








Deja un comentario