¡Mi pasión y la Reflexología caminan de la mano!



En este artículo quiero hablarte de mi pasión y mi profesión, porque ambas caminan de la mano en mi vida. Soy reflexoterapeuta desde hace más de 30 años y esta profesión me ha dado muchísimas alegrías, me ha ayudado a conocerme y a cuidarme mejor, y me ha permitido ayudar a los demás a cuidar lo más preciado que tenemos: la salud.

La reflexología es una terapia complementaria enfocada al bienestar integral de la persona. Imagínate los pies comoun mapa del organismo, en el cual se reflejan todas las partes del cuerpo. El reflexólogo, usando una variedad de movimientos manuales y diversas técnicas de digitopresión sobre ellos, ayuda a mejorar la salud del paciente en todos los parámetros. La Reflexología tiene infinidad de aplicaciones: Alivia el estrés, ayuda a combatir el insomnio, regala bienestar y relajación general, fortalece el sistema inmunológico y trata problemas de salud.

La Reflexología se puede abordar desde diversos ángulos. Los más importantes son el del paciente y el terapeuta. En este artículo voy a centrarme en el lado del terapeuta, para compartir contigo mi experiencia y que conozcas mejor esta maravillosa profesión. 

¿Qué es un reflexoterapeuta?

Es un profesional que acompaña a otras personas en sus procesos vitales y les ayuda a equilibrar su cuerpo y su mente centrándose en los pies y las zonas que reflejan. El reflexoterapeuta es un gran aliado en la prevención y mantenimiento de la salud, y también es de gran ayuda cuando la persona ya está enferma, logrando que el cuerpo inicie el proceso de autocuración. Partiendo de la Reflexología, en mi práctica profesional, he integrado aspectos de otras terapias complementarias como la Naturopatía, Gestalt, Hipnosis, Programación Neurolingüística, Técnica Metamórfica, Medicina China, etc., y aunando muchos conocimientos de otras formaciones he creado un método mucho más completo al que he llamado Método Ranvvai de Reflexología Podal Integral.

Ahora, me gustaría hacerte algunas preguntas: 

¿Te has planteado alguna vez ser reflexoterapeuta? 

¿Te gustaría ayudar a mejorar la salud de otras personas, pero no sabes cómo hacerlo? 

¿Has experimentado la reflexología como paciente y ahora te gustaría poder dar ese bienestar que has sentido a otras personas?

Si has respondido sí a alguna de estas preguntas, déjame decirte que hay muchos motivos diferentes para formarte como reflexoterapeuta, tanto si lo tienes muy claro como si aún estás en la búsqueda de esa profesión que te llene, beneficie a los demás y te permita realizarte como persona.

Es cierto que el camino no es igual para todo el mundo, quizá tú quieres formarte como reflexólogo para contar con una segunda fuente de ingresos, desarrollando una actividad que proporciona salud y bienestar, o quieres aprender para poder realizarte a ti mismo, y a tu círculo más próximo, sencillos tratamientos de reflexología.

Sea cual sea el motivo, lo más importante para llegar a conseguirlo es formarte con los mejores profesionales.

Te felicito si has llegado hasta aquí y estás convencido de recibir formación y seguir esa voz interior que te dice que la Reflexología es tu camino. 

En este punto, es normal que te surjan dudas e inseguridades. ¿Es posible formarme como terapeuta y convertir ese aprendizaje en una profesión con la que pueda ganarme la vida? ¿Cómo me voy a sentir cobrando por proporcionar salud a mis clientes cuando es algo que hago desde el corazón? ¿Encontraré suficientes personas que confíen en mí como para desarrollar profesionalmente esta actividad?

Mi recomendación es que escuches esas dudas, pero que no las dejes condicionar tus decisiones ya que están guiadas por el miedo, una emoción que bloquea y no deja actuar. Toma tus decisiones, no dejes que el miedo lo haga por ti.

Ganar dinero con tu pasión es algo hermoso y conecta con la abundancia y la energía del dar y el recibir. Tu misión y tu pasión pueden ser tu profesión, no hay contradicción en ello.

Formarte como reflexoterapeuta es un camino vital que, además de proporcionarte conocimiento y experiencia, te va a ayudar a conocerte mejor.

A continuación, voy a darte 6 motivos más concretos para que veas algunos de los beneficios de la reflexoterapia y todo lo que puedes ganar dedicándote a ella.

1. La reflexología es una terapia que lleva usándose miles de años con resultados tangibles y mejoras reales en las personas que escogen tratarse con ella.

2. Es una terapia muy suave, respetuosa y nada agresiva, que ayuda al cuerpo a la autocuración, dándole recursos para mejorar su propia inmunidad y fortaleza.

3. La reflexología, tal y como la aplicamos con el método Ranvvai, va a las causas de los problemas y no se queda en simplemente los síntomas de las dolencias.

4. Ayuda a la relajación, alivia el estrés y la ansiedad de la vida diaria, y es una terapia que proporciona un profundo bienestar al paciente.

5. La reflexología trabaja todo el cuerpo a través de los pies, gracias a los puntos reflejos y a los meridianos que recorren el cuerpo y que se reflejan en ellos.

6. Formarte como reflexoterapeuta es parte de un camino vital de autoconocimiento y desarrollo personal intenso y emocionante.

Espero que con este artículo te haya ayudado a conocer mejor la labor del reflexoterapeuta y, si te ayuda a decidirte a ser reflexólogo, será estupendo contar contigo en esta profesión.

Isabel Pérez Broncano
Reflexóloga
Directora de Ranvvai Escuela de Reflexologías
Colaboradora de La Biotika
(Jornadas de Reflexología Podal)
www.reflexologiaranvvai.es