Las cuatro fases de la Luna según nuestro signo astrológico

#Publicidad

La Luna es nuestro satélite, así que es elemento más cercano y el que ejerce una mayor influencia sobre nosotros.

El hombre, en la prehistoria, empezó el camino de la magia teniendo curiosidad por esos dos elementos que estaban lejos, en el cielo, y que ejercían un gran atractivo para él. El Sol, cuando aparecía proporcionaba luz, calor, fuerza. Con él (Sol) perdían el miedo a la oscuridad que la noche les anunciaba, donde nada era real, todo era simple percepción y sensibilidad. La Luna, silenciosa, a veces oscura e inexistente, especial y diferente, que constantemente cambiaba de aspecto, de forma. En ocasiones era grande y hermosa, brillante, pero en otras no existía, no se la veía, simplemente se sentía su presencia.

En aquellos momentos, cuando el ser humano estaba iniciando su camino de evolución, se la observo insistentemente y con ello se dieron cuenta que ejercía una fuerte vibración en la tierra y sobre todos los seres vivos, animales y plantas que vivían en ella.

Cada una de sus fases, la Luna Nueva, la Luna Creciente, la Luna Llena y la Luna Decreciente, son cuatro formas diferentes de actuar en nosotros.

Cuando no hay Luna en el cielo, La Luna Nueva, es oscura, se esconde, no muestra su fuerza ni su real intensidad, pero para nosotros, que estamos influenciados por ella, nos hace profundizar en nosotros mismos, trabajar nuestro mundo emocional, la sensibilidad y a la vez las tristezas. Nuestra Psique está más triste y doliente, necesitamos meditar, estar solos.

Cuando la Luna esta Creciente, el estado de ánimo aumenta con el tamaño de la Luna, crece la necesidad de relacionarnos, de compartir sentimientos e intimidades, de salir y ver el mundo, de romper con el silencio.

Cuando la Luna está Llena, ahora ella está pletórica y nosotros también, ella está en su máximo esplendor y nosotros, como no, también. Pero esta energía empieza a decaer desde el mismo instante en el que llega a su plenitud. A partir de ese mismo instante empieza su declive y con ella el nuestro.

Cuando la Luna inicia su camino de descenso, Luna decreciente, nosotros la acompañamos y también empezamos a perder fuerza, empezamos a sentir de nuevo la presión de nuestro mundo interior, de nuestra psique, a volver a nuestro centro e intimidad para que, de nuevo, entremos en nosotros y nos identifiquemos, trabajemos íntimamente a nuestro favor.

Vamos a crear una sencilla lista, basándonos en el signo zodiacal de nacimiento, y trabajaremos la Luna de una forma sencilla según su fase.

Los signos de fuego; Aries, Leo y Sagitario

LUNA NUEVA, Estaréis activos, pero no frenéticos, necesitáis conectar con el mundo interior y exterior.

LUNA CRECIENTE,  Os activáis en exceso, nada os puede parar. Un poco de relax no os vendría nada mal.

LUNA LLENA, Cuidado con el exceso de energía, ya que os puede provocar agresividad y tensiones, en especial a los Aries.

LUNA DECRECIENTE, Nunca descansa vuestra energía. Debéis aprender a centrar la fuerza de forma relajada.

Los signos de Tierra: Tauro, Virgo y Capricornio

LUNA NUEVA. Momento para plantar nuevas simientes para el auto-conocimiento y la fuerza interior.

LUNA CRECIENTE. El esfuerzo empieza a dar frutos y empezáis a salir del letargo interior en el que habéis estado.

LUNA LLENA. Por fin tenéis la sensación de haber conseguido vuestros objetivos.

LUNA DECRECIENTE. No es momento para las exigencias o para dar más de lo que podáis dar. Llegará el momento para ello.

Los signos de Aire: Géminis, Libra y Acuario

LUNA NUEVA. Vuestra mente os esta jugando malas pasadas, estáis demasiado indecisos y vacilantes.

LUNA CRECIENTE. Ahora es perfecto para trabajar vuestra mente a pleno rendimiento y será más fácil tomar decisiones.

LUNA LLENA. Plenitud, fuerza y energía mental en su punto máximo, aprovechad para exponer vuestros proyectos.

LUNA DECRECIENTE. Volvéis a dar vueltas y más vueltas a la misma idea. Ya no os sirve girar mentalmente sobre lo mismo.

Los signos de Agua: Cáncer, Escorpio y Piscis

LUNA NUEVA. La tristeza os acompaña, en especial a los nacidos en Cáncer. Cread alegría y tranquilidad.

LUNA CRECIENTE. Ahora es el momento para mostraros al mundo y para compartir con él.

LUNA LLENA. Os gusta disfrutar de los momentos de intimidad, por eso estáis excesivamente irritables.

LUNA DECRECIENTE. Tristes, Sensibles, taciturnos, pesimistas, así es como os encontráis ahora.

La astrología nos abre un mundo de conocimiento exterior e interior que no nos dejará indiferentes y nos dará herramientas para afrontar nuestra vida con más recursos. Si se puede sacar todo esto de las fases de la Luna, imagínate de una Carta Astral. Atrévete a probar.

Helena Teixidor
Profesora de Astrología en Centro Sol
Si deseas informarte de los próximos cursos de astrología en Centro Sol, pincha aquí: http://www.centro-sol.com/cursos/curso-de-astrologia

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#Suscríbete..

#Publicidad

#Facebook

Lo más popular