La Reflexologia infantil, compartiendo su poder



Este artículo lo voy a dedicar, en especial, a todos aquellos que, ya conociendo la Reflexología Podal, quieren especializarse en el mundo de la infancia y trasmitir a las familias cómo trabajar con los pies de sus hijos.

Hace ya unos cuantos años, tras asistir como alumna a mi primer curso de reflexología, ocurrió algo que marcó, sin duda, mi vida a partir de ese momento. Es una historia que he contado ya en muchas ocasiones, pero que hoy quiero volver a compartir contigo que me estás leyendo por primera vez. Descubrí, como aquel que descubre un tesoro, el inmenso poder de la Reflexología en los pies de mi hija, de apenas 4 años entonces, afectada de autismo.  

Los padres de niños con discapacidad intelectual y en especial de autismo, conocemos la dura realidad física de nuestros hijos. Además de las dificultades que acarrea este trastorno, aparecen los malestares de cualquier niño. Algo tan fácil de manejar como un catarro, en nuestro caso se complica, por la dificultad de expulsar la mucosidad, las interacciones de las medicaciones, los efectos secundarios de determinados excipientes y, sobretodo, la imposibilidad de hacerles entender que esto lo superarán, que se trata de un proceso normal y todos los niños pasan por este mismo camino en algún momento. Y esto sería solo un ejemplo de entre muchos malestares como trastornos digestivos, del sueño etc.

Siempre les digo a mis alumnos que habrá un momento en su vida en el que la Reflexologia les hará Click, y de repente, sin saberlo, se enamorarán de ella. Cuando ves que el cuerpo de la persona reacciona, se equilibra, comienza a buscar recursos para encontrar la homeostasis, el estado perfecto de equilibrio, despertando el médico interno que todos tenemos; ahí, te das cuenta del inmenso poder de esta terapia. Y como fue en mi caso, a través de los pies de Ali, encuentras tu camino, tu para qué. Yo tuve claro que ese gran poder de la Reflexología, esa gran ayuda que nos podría brindar con nuestros hijos afectados de autismo, tenía que compartirla. Al ver la reacción de mi hija, comprendí que mi misión en esta vida, además de velar por su bienestar, era ayudar a otros padres en mis mismas circunstancias. Enseñarles que en sus manos tienen ese bálsamo reparador, esa ayuda que estos niños necesitan cuando la confusión y la desesperación de no saber qué está pasando llegan a su vida. Si yo lo podía hacer, todo el mundo podría, sólo necesitarían la intención y la confianza en esta sencilla pero increíblemente efectiva técnica. 

Ellos fueron mis primeros alumnos, los padres de niños especiales. De ahí pasé a formar Reflexólogos que hoy en día transmiten a los demás el poder y la fuerza que esta terapia encierra.  Así como profesionales especializados en reflexología infantil, que trabajan con las familias, enseñando y compartiendo en beneficio de los más pequeños.

Pero si estás leyendo estas líneas y no conoces en qué consiste la Reflexología Podal, decirte que se trata de una técnica sencilla, no invasiva, que potencia la salud y la capacidad de autorregulación del cuerpo. No tiene efectos secundarios y puede ser utilizada en cualquier edad. 

Nos encontramos ante una terapia de tratamiento basada en el principio de que hay zonas reflejas en los pies que corresponden a órganos, glándulas y partes del cuerpo. Estimular estas zonas reflejas adecuadamente puede ayudar a muchos problemas de salud de manera natural. Sin interferir en otras terapias o tratamientos.

 Cada una de las partes de nuestros pies está directamente conectada con un órgano o zona concreta de nuestro cuerpo. Así, al estimular alguna de las terminaciones nerviosas, se envía una señal a la médula espinal y al cerebro, quiénes responden con instrucciones de restablecimiento a los órganos y músculos que se están trabajando a través de la Reflexología Podal. Al trabajar los puntos de presión de los pies, es como si se estuviera masajeando directamente la zona dañada. De esta manera, la reflexología presenta propiedades sanadoras y múltiples beneficios que ayudarán a mejorar la salud, en especial de los niños, donde las vías nerviosas están limpias y la señal llega sin interrupciones a su sistema nervioso.

Y lo más bonito de esta terapia es que los padres pueden aprenderla de una forma sencilla y dinámica para que sean ellos, aquellos que más los quieren, los que trabajen con los pies de sus hijos. Se trata de una herramienta muy útil en el entorno familiar, pudiendo utilizarla a la demanda de su hijo. En el momento y lugar en que el niño lo precise.

Siempre he tenido muy en cuenta las Leyes Universales, creo que son pistas que nos deja la Vida para que nuestro camino sea más fácil. Y una de ellas es la Ley de la Expresión de los dones, esta ley afirma que cada persona tiene un talento natural y ponerlo al servicio de los demás es el camino de la abundancia y la felicidad.

Te invito desde aquí, si ya eres reflexólogo o estás en proceso de serlo, y el mundo de la infancia te llega de una forma especial apliques en ti esta Ley Universal, reconozcas tus dones y los pongas al servicio de los demás.

Renée Iglesias
Reflexóloga Podal, Naturópata
Instituto de Reflexologia Especial
www.reflexologiaespecial.es
instituto@reflexologiaespecial.es
Telf. 91 639 69 32/ 686 10 15 89

Si te ha gustado este contenido, compártelo…
Share on Facebook
Facebook
40Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email