La Fuente de Nuestra Vida



Georges Lakhosvky, descubridor e inventor del Oscilador de Ondas Multiples, presentó en Sociedad Científica en 1931, debido a las limitaciones de su primer oscilador de ondas cortas (2 a 10 metros de longitud de onda) y también debido a la eficacia limitada en algunos casos, un dispositivo más sofisticado que llamó “oscilador de onda múltiple”, porque emitía diferentes longitudes de onda. A mediados de 1931, Lakhovsky experimenta el efecto de este oscilador de ondas múltiples en diferentes clínicas francesas. Con la ayuda de su dispositivo es capaz de curar algunos pacientes con cáncer. Sobre la pregunta de uno de sus amigos ¿por qué no recibió honorarios por el tratamiento? Lakhovsky respondió: “He dedicado toda mi vida y todo mi dinero a combatir el cáncer. La mejor recompensa es ver cómo la gente pobre se cura usando mi máquina… No hay nada mejor que ver a los pacientes varios años después con salud y fuerza, y agradecimiento en sus ojos, eso para mí es más valioso que todas las riquezas y honores de este mundo “.

En 1931, Doin, en París publicó “Oscillation Cellular”, mostrando docenas de experimentos que habían tenido lugar en Francia y en otros países por grupos de científicos durante varios años. Los resultados de su investigación fueron presentados a la Academia de Ciencias de París, la Royal Society de Londres, la Sociedad Química de Berlín y la Academia de Ciencias de Portugal (20 de julio de 1933).

Las teorías y los resultados de Georges Lakhovsky

Georges Lakhovsky, como gran científico, explica su brillante teoría de la oscilación celular, según la cual las células son pequeños circuitos oscilatorios que emiten ondas electromagnéticas ultra-cortas, similares a las ondas irradiadas por las estrellas. Los procesos de la vida en la tierra ocurren debido a la interacción entre la resonancia de las ondas de las células y la de las estrellas. Además, la estructura cristalina afecta la absorción y la reflexión de las ondas espaciales. Lakhovsky en su libro “L’Universion” expuso la teoría sobre la fuente universal de toda vida y materia.

La Fuente de Nuestra Vida – Georges Lakhovsky

Lakhovsky propuso la teoría de la oscilación celular para explicar el hecho de que cada año, miles de millones de toneladas de seres vivientes, tanto plantas como animales, se producen en esta tierra. Ha demostrado que ningún ente viviente existe sin células, y que cada célula, ya sea de nuestros propios cuerpos, de animales o plantas, o incluso un microbio unicelular, es como un aparato de radio formado por circuitos oscilantes, los cromosomas y condriomas.

Estos elementos son filamentos microscópicos tubulares de un material aislante, llenos de un fluido conductor eléctrico que contiene cada elemento químico, como el agua de mar. Constituyen auténticos circuitos oscilantes, que vibran eléctricamente bajo la influencia de las ondas electromagnéticas: cósmicas, telúricas y atmosféricas, y nos envuelven en sus propias longitudes de onda características que van desde una diezmillonésima de milímetro hasta unos 30 kilómetros.

La figura anterior muestra la sección transversal de una célula en su estado normal: en el centro o núcleo, los grandes filamentos tubulares (cromosomas) oscilan a una frecuencia definida. En el citoplasma innumerables pequeños filamentos (condriomas) oscilan a una frecuencia mucho mayor debido a sus longitudes de onda mucho más cortas.

Lakhovsky demostró en sus libros, Le Secret de la Vie y especialmente en La Terre et Nous, que cada célula viva extrae su energía oscilatoria del campo de las radiaciones secundarias resultantes de la ionización de las sustancias geológicas de la tierra por radiaciones cósmicas.

Muchos estímulos internos y externos pueden perturbar el equilibrio oscilante de estas células. Así, por ejemplo, una gran variación en la intensidad de las radiaciones ambientales (cósmicas, atmosféricas y telúricas), la desmineralización de la materia orgánica que constituye la sustancia celular, o los traumas que causan la destrucción del núcleo y el protoplasma por choque, son sólo algunas causas de perturbación celular y, en consecuencia, de enfermedad y muerte. Ciertas radiaciones naturales son particularmente toxicas, especialmente aquellas originadas por fallas subterráneas.

Muchos casos de cáncer se han atribuido a estas radiaciones toxicas y probado experimentalmente, especialmente en Alemania por el Dr. Rambeau de Marburg. Por lo tanto, las radiaciones terrestres a veces causan alteración del equilibrio oscilatorio celular del organismo.

Dentro de la célula muerta, los condriomas, a veces, continúan oscilando eléctricamente en sus propias frecuencias naturales. Afortunadamente, este fenómeno se produce rara vez o toda la humanidad ya habría perecido de cáncer.

Los condriomas, entonces, se envuelven en una membrana y continúan oscilando y se multiplican independientemente de la célula. Pueden entonces convertirse en células neoplasicas.

Georges Lakhovsky demostró que las células vivas emiten y reciben radiaciones electromagnéticas en sus propias frecuencias resonantes. Demostró que la salud estaba determinada por la fuerza relativa de estas oscilaciones celulares, y las bacterias, los cánceres y otros patógenos los perturban, causando interferencia con estas oscilaciones. En conclusión, su teoría puede resumirse en la forma de este triple principio: “La vida es creada por la radiación, mantenida por la radiación y destruida por el desequilibrio oscilatorio”.

Para Lakhovsky, la célula es un pequeño oscilador vivo. La vida o la oscilación del núcleo de la célula, es el resultado de la radiación y es mantenida por ella. La vida, por lo tanto, considerada como una armonía de vibraciones, puede ser alterada o destruida por cualquier circunstancia que cause una oscilación de desequilibrio, incluyendo la influencia de ciertos microbios que reduce la radiación y la resistencia de las células. Por lo tanto, es necesario que la amplitud de la oscilación celular alcance un valor adecuado para proteger el cuerpo. La célula se enferma cuando se fuerza a vibrar en condiciones diferentes de las que forja su existencia: por ejemplo, debido a la vibración inducida forzada por un microbio. Para curar esta célula, hay que recuperar la frecuencia y amplitud apropiadas que retorna la energía celular que la hace sana y la pone en su estado primitivo. Lakhovsky denomino la “guerra de las

Radiaciones” a la confrontación entre las células sanas y el germen. ¿Qué hacer con un cuerpo enfermo? Lakhovsky respondió: “No intentes matar al microbio en los organismos vivos, sino activar la oscilación celular de las células normales mediante la aplicación de ondas apropiadas para equilibrar la oscilación celular y forzar la desaparición del efecto de las oscilaciones microbianas”. La radiación producida por las ondas que promuevo es inofensiva en contraste con las de los rayos X o el radio “.

¿Dónde se puede adquirir el Oscilador de Ondas Múltiples en la actualidad?

El Oscilador de Ondas Múltiples de Quantum Spain, es el único dispositivo original de Georges Lakhovsky el cual no sólo consta del Oscilador de Ondas y las antenas de Lakhovsky, sino que también ofrece un gran abanico de posibilidades terapéuticas como por ejemplo:

  • Terapia con la Lámpara de Gas de Argón (Oxigenación celular).
  • Terapia para el dolor con la Antena Impresa Plateada (Lesiones, dolores musculares, patologías focalizadas).
  • Terapia con la Lámpara de Rife para eliminar los patógenos del cuerpo.
  • Terapia de relajación con los cojines terapéuticos (Relajación en general).
  • Terapia de alta frecuencia con los Electrodos de Vidrio (Estética, belleza y dolor).
  • Generar plata coloidal con el Oscilador de Ondas Múltiples (Accesorio).

Prof. D. Juan Carlos Cofrades
Director de Formación e Investigación de Quantum Spain
www.quantumspain.es
Tel. 628500877 – 609515870

Si te ha gustado este contenido, compártelo…
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email








Deja un comentario