La espada suprema es la no espada



Morakot Piyakesin. Tailandia, 2019.

En Tailandia, de niños leemos novelas de Kung Fu en las que el héroe posee la espada suprema con la que nadie puede vencerle. “Seda celestial”, “Espada en su nido” o “Por encima del cielo está el cielo” podrían haber sido los nombres de las prácticas de la espada suprema de las diferentes escuelas a las que les tomó toda una vida perfeccionar sus técnicas. Sólo el día del torneo sabríamos quién era el invencible.

Como Maestro Taoísta, Mantak Chia tiene un enfoque totalmente diferente en relación con la práctica de la energía de la fuerza vital. Esa energía se llama Qi, y la práctica se conoce como Qi Gong. 

La mayoría de los occidentales conocen el Qi Gong en forma de Tai Chi, una danza de movimientos de lucha. El Tai Chi es un Kung Fu lento que no se usa para luchar sino para fortalecer nuestra salud a través del cultivo del Qi.

Nacido en Tailandia, de padres chinos que abandonaron China, Mantak Chia creció y estudió en Hong Kong y se convirtió en un exitoso maestro Taoísta en Nueva York, lo cual hace de él alguien único. Es un maestro contemporáneo vivo, que aunó la inteligencia china, la gentileza y humildad tailandesa y el sentimiento de equidad estadounidense, al pensar que se deberían ofrecer las mismas oportunidades a todo el mundo.

“Si tenemos sólo dos manos y dos pies, ¿cómo es que hay miles de formas de Tai Chi de tantas escuelas diferentes?” se preguntaba el Maestro Chia. Incluso en youtube hay muchas formas de Tai Chi, desde las más básicas hasta las muy avanzadas, de tipo acrobático, en las cuales se permanece en equilibrio sobre un pie mientras se levanta la otra pierna, saltando en el aire y volteando el cuerpo con la fuerza del Qi. Lo cierto es que la mayoría de ellas requieren de décadas de ardua práctica. 

¿Son esos difíciles movimientos fundamentales para aportar beneficios a nuestra salud? No, no lo son.

La filosofía Taoísta se basa en mantener el equilibrio. El Tai Chi es el símbolo del equilibrio del Yin y el Yang, el estado natural que hay en todo lo que existe en el universo. El Yin y el Yang pueden expresarse como negativo y positivo, frío y caliente, o como retirarse y atacar. 

“El arte de vivir es como las artes marciales, cuando se te intenta aplicar fuerza te desplazas un poco. No tomas esa fuerza así que esta no se te puede aplicar.”. El Maestro Chia compara la práctica del Tai Chi con algo que podemos utilizar en nuestra vida diaria. 

Cuando hay una lucha, alguien tiene que ganar y alguien tiene que perder. Eso puede crear arrogancia en los ganadores y dolor en los perdedores, provocando más luchas, tal y como ocurre actualmente en el mundo con interminables peleas, luchas y sufrimiento. 

El Maestro Chia escogió enseñar la rama Yang de la forma de Tai Chi. Esta forma se enseña en las familias, es simple y puede ser practicada por gente mayor o enferma, y puede aprenderse en unos pocos días. Como Maestro Taoísta, Mantak Chia evita los extremos tanto a nivel físico como mental.

Sin embargo, la estructura interna del Tai Chi es la llave para la esencia del Tai Chi. La habilidad de mover y circular el Qi en el cuerpo nos permite desviar la fuerza que otras personas tratan de aplicar sobre nosotros. En la vida real, la fuerza emocional que la familia, los amigos o nuestro jefe nos aplican es la más difícil de manejar. 

No es a través de las artes marciales que queremos conquistar a otros. De hecho, no pretendemos en absoluto conquistar a otros, pero tampoco nos rendimos permitiendo que otros controlen nuestra vida. Cedemos un poco y desviamos la fuerza para que nadie nos pueda conquistar. Uno puede entender la filosofía Taoísta a través de una práctica física tan simple como el Tai Chi. Los beneficios para la salud de esta práctica son sorprendentes, ya que el Tai Chi combina la energía física, mental y espiritual para transformarlas en autocuración.

Tras el gran éxito del año pasado en España, Madrid tiene la suerte de que el Maestro Chia regrese de nuevo como parte de su Tour Mundial 2019. Sus talleres, que tendrán lugar del 3 al 9 de mayo, incluyen las enseñanzas del Tao básico, la Camisa de Hierro Chi Kung & Amor Sanador, y el Tan Tien Chi Kung & Tai Chi Chi Kung.

Más información en:

www.mantakchiamadrid.com
Morakot Piyakesin es tailandesa y desde el año 2007 estudiante de Mantak Chia,  con quien ha co-escrito los libros “Good Health Must Come from Within”.
Es Instructora Certificada del Sistema Universal Healing Tao y superviviente de cáncer.