La Era de la Luz



Una nueva ciencia, la Ciencia de la Luz, será establecida poco a poco al hacerse la humanidad cada vez más consciente de su unidad y a través del compartir, la justicia y la libertad para todos, relegue la guerra al pasado como un medio de acción de cualquier tipo. Cuando se haya renunciado total y completamente a la guerra, y se hayan destruido las armas de guerra, la Ciencia de la Luz será proporcionada a la humanidad. Ésta es una ciencia formidable y ya se están dando pasos para ponerla en práctica.

Hemos creado la peor arma posible, la bomba nuclear. Es el arma más letal jamás creada por el hombre y el arma más letal jamás utilizada por el hombre. Si se utiliza nuevamente conduciría a la destrucción de toda vida en la Tierra, humana e infrahumana por igual. Así que nunca debe utilizarse.

La humanidad está muy avanzada en el uso incorrecto de la energía del átomo. La fisión nuclear es el uso más destructivo de la energía que jamás se ha diseñado. Incluso ahora, científicos y técnicos están planificando un enorme incremento de las centrales nucleares en todo el mundo para superar el calentamiento global. Si eso sucediera, supondría una increíble carga adicional para la salud de la humanidad y los reinos inferiores.

Radiación nuclear por encima del nivel del gas es expulsada a la atmósfera desde cada central nuclear de la tierra. Esto es también cierto en relación con toda fase de experimentación con energía nuclear relacionada con bombas y otras diversas armas. Esto ha incrementado diez veces la radiación nuclear existente en nuestra atmósfera. Si no fuera por el trabajo constante de nuestros Hermanos del Espacio –principalmente de Marte y Venus, en sus vehículos, los así denominados ovnis– neutralizando el efecto de esta radiación nuclear, la salud de la humanidad estaría incluso mucho más estresada de lo que está actualmente.

Los Maestros ven la contaminación como el asesino número uno del mundo. Eso incluye la radiación nuclear, que es la peor de todas. La incidencia de la enfermedad de Alzheimer ha aumentado en todo el mundo, teniendo lugar a una edad cada vez más temprana. Esto es el resultado directo de la radiación nuclear en los niveles más elevados, que es vertida a nuestra atmósfera cada día y para la que no poseemos tecnología para medir.

Los científicos deben cerrar las centrales nucleares lo antes posible y cesar de trabajar con todas las formas posibles de radiación nuclear ahora y en el futuro. Éste es un error y supone una amenaza para la supervivencia de la humanidad. Maitreya y los Maestros, en Su sabiduría, comunicarán esta información y recomendarán que las centrales nucleares sean cerradas rápidamente.

La radiación nuclear y las otras formas de contaminación destruyen el sistema inmune humano (y animal) y nos deja expuestos al envenenamiento de los otros desechos tóxicos vertidos a nuestra atmósfera. Este problema debe abordarse de inmediato antes de que llegue a ser una carga demasiado grande de superar incluso para los Hermanos del Espacio. Ellos invierten largas horas a diario, en todas partes del mundo, neutralizando y reduciendo el efecto de la radiación nuclear, como también de los otros gases nocivos que vertimos en la atmósfera.

Los Hermanos del Espacio están llevando a cabo otra tremenda operación. Guarda relación con la nueva Ciencia de la Luz que está siendo traída al mundo, lista para el día en que hayamos renunciado a la guerra y así creado paz y justicia en el mundo. Sin la renuncia a la guerra nunca existirá la confianza necesaria. Ninguna nación confiaría en que las demás naciones no tengan armas nucleares ocultas.

Alrededor de este planeta, como en todos los planetas, existe un campo magnético. Está formado por líneas de fuerza que se entrecruzan unas con otras. Allí donde se entrecruzan en diversas ocasiones, forman un vórtice. Es como un chakra, un vórtice de fuerza. Los Hermanos del Espacio están creando estos vórtices de fuerza en el plano físico. Un círculo de la cosecha es realmente una señal exterior de un vórtice. Una réplica del campo magnético de nuestro planeta se está situando por todo el mundo físico, no tan inmenso ni poderoso como el campo magnético del planeta, pero suficientemente poderoso y extenso para servir como base de la Tecnología de la Luz.

La luz vendrá directamente del sol y se fusionará con el magnetismo del campo magnético. Eso proporcionará a la humanidad toda forma de energía que necesite. Todos nuestros objetos mecánicos, nuestra calefacción, nuestra luz, nuestro transporte, nuestra cocina, nuestra maquinaria serán impulsados por esta Tecnología de la Luz, utilizando luz del sol y el magnetismo del campo magnético de nuestro planeta. Habrá grandes depósitos creados con formas específicas. Desde estos depósitos surgirá esta energía ilimitada para todas nuestras necesidades.

Los trenes, por ejemplo, parecerán inmóviles. Nos sentaremos en ellos, charlando, y ni notaremos que nos estamos moviendo. Serán muy rápidos y totalmente estáticos y silenciosos. La fatiga de viaje desaparecerá.

Esta fuerza satisfará todas nuestras necesidades energéticas. Impulsará las naves espaciales que llevarán a personas a través de la galaxia. En vuestra próxima vida, podríais ser un descubridor de planetas y sistemas solares, allí fuera, que estén poblados de… no sabemos qué. Serán hombres, por supuesto, aunque podrían no ser como nosotros. Pero son hombres de todas formas. El hombre está en todas partes en el Cosmos. Podréis desplazaros tan lejos como queráis en el espacio. No llevará nada de tiempo. El tiempo realmente no existe.

Share Internacional España
www.share-es.org

Si te ha gustado este contenido, compártelo…
Share on Facebook
Facebook
21Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email