KPU, Kryptopyrroluria o Piroluria



Una enfermedad desconocida del metabolismo de la sangre que muchas personas padecen sin saberlo 

Si te cuesta controlar el estrés, si sufres mucho nerviosismo, ansiedad, depresión, cambios de humor, un genio explosivo de vez en cuando, si tienes mala memoria a corto plazo o un trastorno de atención y concentración o miedos que no sabes por qué se originan, podrías tener una enfermedad no muy conocida del metabolismo que afecta a una parte importante de la población: La KPU. Aquí vamos a hablar de su diagnóstico, tratamiento y cura.

La Kryptopyrroluria también llamada por las siglas KPU o Piroluria – Criptopiroluria es un trastorno del metabolismo de la hemoglobina.

La hemoglobina es una proteína que en los glóbulos rojos de nuestra sangre contiene hierro. Las personas que tienen un trastorno de KPU generan en exceso un subproducto de la síntesis de hemoglobina llamado criptopirrol o hemepirrol. El criptopirrol es una enzima, también conocida por la sigla PBG, que participa en el proceso de formación de la hemo (que base de la hemoglobina junto con la globina).

El criptopirrol en exceso se une a la piridoxina (vitamina B6) y al zinc y los hace inaccesibles e impide su papel importante en el metabolismo y como cofactores de las enzimas y del metabolismo.

La vitamina B6 y el zinc, que son nutrientes esenciales para nuestro organismo, cuando se unen al criptoapirrol se eliminan del torrente sanguíneo y se expulsan a través de la orina como pirroles. El ácido araquidónico, que es un ácido graso del omega-6, también se vuelve deficiente mediante el mismo proceso.

El efecto de la piroluria puede ser leve, moderado o severo, dependiendo de la gravedad del problema. La mayoría de las personas afectadas por la KPU muestran síntomas de deficiencias de zinc y B6 y pueden presentar algunos de los siguientes síntomas causantes de diversos problemas y enfermedades:

Debilidad física e insuficiencia del Sistema inmune, no pueden gestionar bien el estrés, sufren un continuo nerviosismo, ansiedad, depresión, cambios bruscos de humor, una tensión interna, episodios de enfados o genio explosivo, mala memoria a corto plazo, déficit de atención y concentración (TDA – TDAH), psicosis, miedos, trastornos del estado de ánimo, bulimia, anorexia nerviosa, dislexia, deficiencias enzimáticas, obesidad, espasmos, etcétera.

Muchas personas que tienen KPU muestran varios de estos problemas. Estas personas no pueden crear bien serotonina (que es un neurotransmisor que nos ayuda a estar más alegres y reduce la ansiedad y la depresión) ya que la vitamina B6 es un factor importante en el último paso de la síntesis de la serotonina.

La enfermedad de la KPU ha sido tratada con medicamentos como el Prozac, Paxil, Celexa y otros, pero estas son drogas que alteran la mente y tienen efectos secundarios, y finalmente no se está corrigiendo la verdadera causa de la enfermedad.

Además, estas personas, a menudo, tienen infecciones con mucha frecuencia e incapacidad para broncearse, pérdida de memoria de los sueños, distribución irregular de la grasa, son hipersensibles a la luz y al sonido.

Un tratamiento efectivo de la KPU se puede lograr proporcionando los nutrientes apropiados de Vitamina B6 y Zinc y la infopatía K-P (solución infopática desarrollada por el Médico Naturópata Alemán Ekkehard Scheller).

La KPU  se detecta mediante un análisis de radiónica cuántica o análisis químico de las pirolinas en la orina.

El análisis químico para KPU es difícil debido a la tendencia de este producto químico a descomponerse. Algunas veces es necesario repetir la prueba de orina para determinar adecuadamente el nivel de Criptopirroles que se excreta. Por eso nosotros recomendamos la analítica mediante un análisis de radiónica cuántica.

Las personas con piroluria leve a moderada, generalmente, tienen una respuesta bastante rápida al tratamiento si no hay otros desequilibrios químicos presentes.

Las personas con una KPU severa, generalmente, requieren un tiempo mayor de tratamiento y la mejoría puede ser gradual durante 3 a 12 meses.

La KPU se trata, en parte, mediante la restauración de vitamina B6 y zinc. El tipo de zinc debe proporcionarse en una forma eficiente absorbida. Por eso todos los suplementos son eficientes. Nosotros recomendamos tomar el producto Kryptosan Forte.

La vitamina B6 también está disponible en varias formas. Tanto los suplementos de zinc como de B6 deben ser dirigidos por un profesional ya que el uso de la forma incorrecta será ineficaz y puede ser necesario evitar los minerales y suplementos que compiten entre sí.

Otros nutrientes que pueden ayudar en la piroluria incluyen niacinamida, ácido pantoténico, manganeso, vitaminas C y E, ácidos grasos omega-6 y cisteína. Deben evitarse las fuentes alimenticias y los suplementos nutricionales que contienen cobre y colorantes alimentarios rojos y amarillos.

Debido a que las personas afectadas por KPU son intolerantes al estrés, parecen ser especialmente vulnerables al estrés acumulado durante muchos días. Muchos padres no saben que sus hijos tienen KPU y consideran su actitud como un trastorno de personalidad. Las personas con KPU pueden ser propensos a recaídas, especialmente durante la enfermedad y estados de gran estrés emocional, por ello es imprescindible diagnosticar y tratar de la forma más efectiva esta enfermedad que tiene solución, pero que todavía no es muy conocida a pesar de afectar a un gran número de personas.

Equipo Scheller
www.sanacioncelular.com
Telf. 91 113 82 88

 


Si te ha gustado, compártelo...








Deja una respuesta