Lectura: ¡FELIZ SAN VALENTÍN! BRINDEMOS POR LA OXITOCINA, LA MOLÉCULA MÁGICA DEL AMOR!

¡FELIZ SAN VALENTÍN! BRINDEMOS POR LA OXITOCINA, LA MOLÉCULA MÁGICA DEL AMOR!

#Publicidad

La brújula que nos guía hacia el amor:

La oxitocina, a menudo apodada la “hormona del amor”, es una molécula pequeña que juega un papel crucial en una amplia gama de funciones sociales y emocionales. Producida en el  hipotálamo y liberada por la glándula pituitaria actúa como un mensajero químico, transmitiendo señales entre las células del cerebro y el cuerpo. Es la brújula que nos guía hacia el amor, la compasión, la crianza y la construcción de relaciones significativas.

El amor no es solo un sentimiento; es una orquesta química, y la oxitocina es la solista principal. Su toque mágico trae consigo una cálida sensación de felicidad, placer y esa conexión profunda que tanto anhelamos. Es la chispa que enciende el enamoramiento, la llama que mantiene viva la pasión y el fuego que alimenta el amor duradero.

¿Recuerdas esos primeros seis meses de un nuevo romance cuando sentías mariposas en el estómago? Esa euforia se la debemos en gran parte a la oxitocina.

Esta hormona juega un papel fundamental en la fase de enamoramiento, intensificando las emociones y creando esa conexión especial que nos une a otra persona. Es la responsable de esos flechazos instantáneos, las miradas intensas y las sonrisas cómplices.

Pero la oxitocina no se limita a las “fases de luna de miel”. Su poder se extiende a todo tipo de conexiones. Si bien es conocida por su papel en el parto, la lactancia y el vínculo materno-infantil, la oxitocina también juega un papel fundamental en la formación y el fortalecimiento de las relaciones sociales, la confianza, la empatía, la generosidad, la compasión, la crianza y la construcción de comunidades. Es el pegamento que nos une a las personas que amamos, a nuestros amigos, a nuestra familia y a la sociedad en su conjunto.

¿Podemos aumentar la oxitocina?
¡Sí, es posible! 

  • Nutre tu cuerpo con una alimentación sana y llena de amor, cargada de grasas  saludables, magnesio, vitamina D y C, como salmón, aguacate, semillas, frutos secos y chocolate negro, mejores amigos de la oxitocina.
  • Duerme bien y lo suficiente para que tu cuerpo pueda producir la cantidad adecuada.
  • El contacto con la naturaleza y el sol, ya que la vitamina D ayuda a aumentar su producción.

 Más allá de la alimentación y el descanso:

  • Contacto físico: abrazos, besos, caricias, masajes.
  • Interacción social: pasar el tiempo con seres queridos, conversar, participar en  actividades grupales, ayudar a los demás.
  • Risa: ver películas o programas de televisión divertidos, pasar tiempo con  personas que te hacen reír, contar chistes.
  • Ejercicio físico: cualquier tipo de actividad que te haga mover, especialmente  yoga, baile y tai chi.
  • Música: escuchar música que te haga sentir bien, cantar o tocar un instrumento  musical.

La oxitocina y la salud emocional:

Además de su papel en el amor y las relaciones, la oxitocina también desempeña  un papel crucial en la salud emocional y el bienestar general. Al reducir los niveles  de cortisol, “la hormona del estrés”, la oxitocina ayuda a combatir la ansiedad,  la depresión y otros trastornos relacionados con el estrés. Esto se debe a su  capacidad para promover sentimientos de calma y seguridad, así como para  mejorar el estado de ánimo.

La oxitocina en la crianza y el apego:

En el ámbito de la crianza, la oxitocina desempeña un papel fundamental en el   vínculo entre padres e hijos. Durante el parto y la lactancia, se liberan grandes  cantidades de oxitocina, lo que facilita el apego entre la madre y el bebé. Esta  conexión emocional ayuda al bebé a sentirse seguro y protegido, y también   promueve el desarrollo cognitivo y emocional a largo plazo. El contacto físico, como   abrazos y caricias, también aumenta la liberación de oxitocina tanto en los padres como en los niños, fortaleciendo aún más el vínculo entre ellos. Estudios han   demostrado que los niños que reciben una cantidad adecuada de afecto y contacto  físico tienden a tener una mejor salud emocional y relaciones más estables en la  vida adulta.

La oxitocina y el dolor: 

Además de sus efectos en la salud emocional, la oxitocina puede tener un efecto analgésico, lo que significa que puede ayudar a reducir el dolor. Esto puede ser útil para personas que sufren de dolor crónico, ya que la oxitocina puede actuar como un amortiguador natural contra el malestar físico.

La oxitocina y el orgasmo:

Se libera en grandes cantidades durante el orgasmo, tanto en hombres como en mujeres. Esta liberación produce una sensación de euforia y satisfacción, y puede ayudar a fortalecer el vínculo emocional entre las parejas sexuales, promoviendo así una intimidad emocional más profunda y duradera.

Recuerda:

  • La oxitocina es una hormona natural que se produce en el cuerpo.
  • Hay muchas formas de aumentar la oxitocina de forma natural.
  • Las actividades que te hacen sentir feliz, conectado y amado son las que más   oxitocina liberan.

Brindemos por esta hormona extraordinaria, la verdadera joya que brilla en el corazón de la experiencia humana. La molécula mágica que nos permite amar, sentir empatía, y construir un mundo más compasivo. Que su luz siga guiándonos hacia el amor, la felicidad y la conexión profunda con los demás.

Que la oxitocina fluya en tu vida y te llene de felicidad en este día de San Valentín y siempre!

Alena Beranova 
Influenciador de bienestar, Panama City, Panamá.
LinkedIn

ETIQUETAS:
Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#Suscríbete..

#Publicidad

#Facebook

Lo más popular