El avance de la Sanación Reconectiva®



CONVERTIRTE EN CATALIZADOR DE LA SANACIÓN EN ASOCIACIÓN CON UN NUEVO ANCHO DE BANDA DE FRECUENCIAS

Estamos en la cúspide de una nueva era en nuestra evolución, un tiempo muy emocionante donde estamos accediendo a algo que ha existido siempre en el universo – pero no ha existido para nosotros antes. Es la inteligencia perfecta del universo diciéndole a tu cuerpo cómo sanar.

Esta notable nueva forma, científicamente medible, la Sanación Reconectiva, es mucho más que sanación energética. Es, en cambio, el más exhaustivo espectro de sanación compuesto de energía, luz e información que devuelve al cuerpo a su estado perfecto de salud. La interacción con estas frecuencias se convierte, muchas veces, en sanaciones permanentes desde enfermedades físicas, disfunciones y traumas emocionales, incluyendo recuperación de cáncer, epilepsia, desfiguraciones de nacimiento, artritis y más.

Cualquiera puede aprender a acceder a estas energías una vez que interactúa con ellas. La Sanación Reconectiva no es algo que hacemos. Es algo que permitimos y ayudamos a facilitar. Funciona por sí misma, así como expande, en gran medida, los resultados de las modalidades que los practicantes de sanación y cuidados de la salud están usando actualmente. Cada uno de nosotros puede ser el catalizador para las sanaciones de otros. ¿Qué puede ser mejor que eso?

Cómo descubrí este extraordinario trabajo es algo que todavía me asombra. Tenía una de las consultas quiroprácticas más grandes de Los Ángeles. Un día fui a mi oficina y siete de mis pacientes, de forma independiente, me dijeron que podían sentir mis manos antes de que los tocara. Y mucho más notable, la gente me comunicaba que tenía sanaciones sin tocarlos. Las personas que no habían caminado en años se levantaban de la camilla. Otros que tenían serias disfunciones informaban de que desaparecían en cuestión de unas pocas sesiones. Y por la importancia de este descubrimiento es por lo que he dedicado mi vida a enseñarlo a otros alrededor del mundo. Cerca de 100.000 personas han aprendido la Sanación Reconectiva.

La Sanación Reconectiva es diferente de las “técnicas” de la sanación energética tradicional – como el Reiki, Johrei, Jin Shin, Qigong – porque acceden sólo a un rango limitado de energía. En contraste, la Sanación Reconectiva nos lleva más allá de las técnicas hacia el espectro completo de energía, luz e información. En lugar de buscar un problema y tratar de arreglarlo con una “técnica”, podemos trascender totalmente el diagnóstico.

El don de acceder a la Sanación Reconectiva es lo que nos permite facilitar sanaciones mucho mayores, que tienden a durar toda la vida de la persona y que, a menudo, son instantáneas. Pero ¿sabemos por qué? No. Cuando decimos que sabemos la respuesta, en ese punto dejamos de aprender. Pero cuando estamos dispuestos a no saber, de repente todas las posibilidades y potencial en el mundo se abre a nosotros. Son simplemente los bloques de construcción que nos permiten hacer mejores preguntas, porque nuestro crecimiento viene de la voluntad de cuestionar.

Según nos permitimos no saber, descubrimos que observamos más y más. Y al no saber cómo funcionan las sanaciones, simplemente observamos y descubrimos más y mayores sanaciones de las que no hemos sido testigos en el planeta antes.

Más allá, no es la enfermedad la que se sana. Es el individuo. Tres personas pueden tener el mismo diagnóstico, el mismo conjunto de síntomas, y recibir tres diferentes conjuntos de resultados; dependiendo de lo que sea adecuado para esa persona en su curso de vida. Niños con parálisis cerebral y epilepsia – muchos de ellos vienen así – y después de sólo una visita, de repente pueden caminar y jugar y hablar de forma normal, no tienen convulsiones, no toman más medicación, no la necesitan. Y aún así, para algunos niños puede haber sólo una respuesta parcial. O ese niño puede no mostrar ninguna respuesta en ese área, pero puede tener una sanación en otra. Así que no es el proceso de la disfunción el que tiene la sanación, es la persona. Y no siempre sabemos la razón para estas distintas sanaciones de los problemas de salud en nuestras vidas. Lo que tenemos que entender es que tenemos estos retos de salud por muchas razones, y no comprendemos la mente de Dios, el Amor o el Universo. No sabemos que algunas personas pueden necesitar estos retos para dar amor, otros para recibirlo, y que para que crezcamos tenemos que estar dispuestos a observar las maravillas y esplendores del proceso de sanación.

Mi experiencia es que la Sanación Reconectiva siempre funciona. Pero a veces toma una forma diferente de la que puedas haber anticipado. Una mujer de cuarenta y tantos años vino a verme una vez, condujo 4.500 kilómetros a través de los Estados Unidos, porque tenía un dolor en el lado izquierdo de la cara que era tan sensible que cualquier pequeño movimiento o brisa que pudiera venir la hería. Tuvo dos sesiones conmigo, y el problema no desapareció. Así que externamente podríamos decir, “Oh, la Sanación Reconectiva no funcionó, porque el problema no desapareció”. Pero lo que yo no sabía era que ella había perdido la audición cuando era una chica joven. Al final de la primera sesión ella recuperó la audición. ¿Funcionó la sanación? Sí. ¿Obtuvo el resultado que pensaba que debía tener? No, no necesariamente.

La verdadera sanación trata de equilibrio. No hay algo que sea sólo sanación física, o mental o emocional. La sanación devuelve todo a su equilibrio, pero si la parte física es la más obvia para nosotros, eso es lo que notamos. Si lo mental o emocional es lo más obvio para nosotros, eso es lo que notamos. Cuando nos enfocamos en deshacernos de un síntoma, nos enfocamos en deshacernos sólo de una parte del problema – el físico, el mental, el emocional – pero en la Sanación Reconectiva aprendemos que cuanto menos sepamos sobre por qué la persona piensa que ha venido a vernos, mejor es para ella, porque menos nos enfocamos en una parte del problema o en limitar el resultado de la sanación de acuerdo a lo que creemos que puede o no ser posible. En otras palabras, un verdadero practicante de Sanación Reconectiva no presta atención al supuesto problema o síntoma. En su lugar, interviene con una conciencia que permite el retorno a una vibración perfecta de energía, luz e información que, por lo tanto, permite que cualquiera de los desequilibrios que simplemente vibran fuera de la imagen y a la persona, regresen a su estado natural y óptimo de salud y equilibrio.

La Sanación Reconectiva nos permite recibir más completamente los regalos del universo porque nos permite reconectarnos completamente con quienes somos. No sólo como seres físicos, sino como seres espirituales en el tiempo en que experimentamos la vida en forma física.

Por el Dr. Eric Pearl, Líder y Autoridad Mundial en Sanación Reconectiva
Margarita Álvarez, 648 535 050, malva@aldeadeluz.com
Gloria Rodríguez, 622 104 261, gloriarodriguezveiga333@gmail.com


Si te ha gustado, compártelo...








Deja un comentario