¿Conoces tu para qué?

#Publicidad

Hace unos días he tenido la suerte de asistir a una formación orientada a la consecución de objetivos, y más concretamente orientada al poder del foco.

Tengo que decirte que me ha parecido una pasada, ya que he sido consciente de bastantes cosas, las cuales te voy a contar poco a poco.

También me ha sorprendido mucho que la gran mayoría de las personas no saben cuál es su PARA QUÉ. Wau… para mi algo básico, ya que de esta forma tu vida se orienta y en la gran mayoría de los casos encuentra una motivación.

Debido a esto te hago una pregunta: ¿Qué quiero ser? ¿Qué tipos de cualidades tengo? Si hoy fuera mi último día, ¿He sido feliz? ¿Qué puedo hacer para ser más feliz?

Quizás estas palabras sean el comienzo de observar o sentir a qué lugar queremos ir. Pero algo a tener en cuenta, también, es saber el lugar en el que te encuentras aquí y ahora.

Una vez que sabes el lugar en el que te encuentras y sabes el lugar hacia el que quieres ir, ese objetivo, sea cual sea (Me refiero que este Objetivo puede ser laboral, económico, familiar…) hay que dar un paso más y comenzar a trabajar en tu objetivo, marcándote pequeños objetivos diarios, semanales o mensuales.

Algo muy importante es saber que NUESTRO CEREBRO ESTÁ DISEÑADO PARA SOBREVIVIR, por lo que en muchas ocasiones nos dirá que hay un peligro en lugares en los que realmente no los hay. Se trata de ese salir de nuestra zona de confort. Esa incertidumbre puede asustar, ya que no sabemos qué es lo que nos vamos a encontrar. Pero yo te invito a que rompas tus límites. Rompe tus barreras, tus miedos. Montse Hidalgo comparaba el miedo con un lobo, un lobo que parece muy fiero, que asusta… pero que una vez que te enfrentas a él, de repente se convierte en humo. ¿Cuántas veces te has visto en la situación en la que estás muerto de miedo, y te lanzas a hacer algo?, Y cuando ya lo has hecho dices… Buah, esto no era para tanto… Yo me he cazado en ésta, en muchas ocasiones y estoy segura que si tú te observas, también te verás en esta misma situación.

En segundo lugar, debes saber que NO VES LA REALIDAD TAL COMO ES, LA VES TAL COMO ERES. ¿Qué quiere decir esto? La realidad se compone de unos 40 mil millones de bits de los cuales sólo percibimos unos 2 mil. Wau… yo aluciné cuando lo supe. ¡Realmente no percibimos nada de la realidad! De hecho vivimos en una realidad de infinitas posibilidades, las cuales cohabitan en diferentes planos, y somos nosotros mismos los que decidimos cuál de estos vivimos. Quizás esto te suene a un cuento, pero te invito a que experimentes, si es que no lo has hecho ya. Te pido que no creas ni una palabra de lo que te digo, simplemente que lo experimentes y lo vivas.

Estamos programados con diferentes creencias, emociones, vivencias las cuales nos marcan nuestra vida. Seguro que conoces a dos personas que han pasado por la misma situación pero cada una la ha vivido de una manera totalmente diferente. Esto es debido a todo su bagaje anterior. Sea cual sea éste determina como vives, y por lo tanto tu realidad.

Por eso aquí, yo te pregunto: ¿Has observado tus pensamientos? ¿Has prestado atención a tus diálogos internos? Si lo has hecho, genial, y si no lo has hecho te invito a que te des permiso para hacerlo. ¿Sabías que tenemos en torno a unos 60 – 80 mil pensamientos al día? ¿Y que de esos pensamientos el 80% son negativos? ¿Y que estos pensamientos se repiten como patrones cada día?

Pues estos pensamientos son los que determinan tu realidad y la calidad de tu vida. Se han creado unas conexiones neuronales que día tras día se repiten.

Por eso, en el momento en el que tú comienzas a observar tus pensamientos tienes en tus manos el poder de transformarlos. En el momento en el que descubras una creencia que te limite, puedes “cazarla” y transformarla. Si, por ejemplo, te sorprendes con este pensamiento: “Esto no está hecho para mi” puedes transformarlo en “Me doy permiso para hacerlo dando siempre lo mejor de mi”

Yo te invito a que te crees tus propias frases o mantras de poder, y los repitas todas las mañanas y noches mirándote en el espejo. De esta forma te observas cómo te sientes. Así irás creando esa realidad que deseas poco a poco. Además de esto, existen otras formas de transformar creencias limitantes como puede ser EFT o la Hipnosis, entre otras cosas.

En tercer lugar, ES IMPORTANTE UNA BUENA GESTIÓN EMOCIONAL. Hemos estado hablando de las creencias y de los pensamientos, pero las emociones también tienen un papel clave en este proceso. Al igual que hay creencias que te limitan y otras que te potencian, hay emociones que te limitan como la ira, el miedo, la ansiedad… y otras que te potencian como el amor, la alegría o la tranquilidad. De igual manera que hemos trabajado con las creencias, podemos trabajar con las emociones.

Imagina que quieres dedicarte a algo relacionado con hablar en público, pero sientes pánico en el momento en el que te ves rodeado de gente. Esa emoción, ese miedo, te está limitando en la consecución de tu objetivo. Yo recuerdo la primera vez que hablé delante de un grupo de gente en una charla y me temblaba todo el cuerpo, el corazón iba a mil, la boca seca… Pero en vez de dejar que esa emoción me dominara, seguí adelante y cuando acabé, recuerdo que salí mucho más fortalecida. Creyendo en mí y más aún, creyendo que podía hacerlo.

Una buena forma de trabajar con las emociones es EFT (Técnicas de Liberación Emocional), el simple hecho de meditar, el relajarte y observarte desde fuera o estar en contacto con la naturaleza, te ayuda.

En cuarto lugar, yendo de la mano con las dos anteriores, es el PODER DE LA ACTITUD. ¿Cuál es tu actitud ante la vida? Eres de los que cuando te preguntan respondes “voy tirando” o eres de los que contesta “bien, !gracias!”

La vida, te da todo en lo que tu pones el foco. Si eres de esas personas que está todo el rato quejándote, ten por seguro que te vas a recibir más cositas para que te quejes. Si por el contrario, eres de las personas que agradeces las cosas que tienes, en vez de fijarte en lo que no tienes, te seguirá proveyendo de aquello que agradeces.

Con esto te invito a que todos los días, en una libreta especial para eso, apuntes las cosas por las que das gracias cada día. También puedes hacerlo con un tarro en el que vallas echando papelitos escritos con las cosas buenas que te han ocurrido en el día, el tarro de la felicidad ¡Se trata de cambiar el foco!

Y por último te invito a que realices VISUALIZACIÓN CREATIVA. Es decir, date permiso para verte, lo más específicamente, en el lugar al que quieres llegar. Es decir, obsérvate como si aquello que deseas ya hubiera pasado. Experimenta las mismas sensaciones, las mismas emociones… De esta forma tu mente, tus neuronas, se están preparando para el momento.

Debes saber que las conexiones neuronales son casi las mismas cuando haces una cosa o cuando te la imaginas. Te podré un ejemplo. Se realizó un experimento donde se hicieron dos grupos. Uno de ellos tocaba el piano, y el otro realizaba los mismos movimientos, imaginando que tocaba el piano y al finalizar, ambos tenían básicamente las mismas conexiones neuronales.

Con todas estas pistas, te invito a comenzar un nuevo camino, o si ya has comenzado, a seguir creyendo en ti. Esa otra de las piezas claves, CREE EN TI, porque como me dijeron, HAS VENIDO A BRILLAR.

Te doy las gracias y te mando un fuerte abrazo. Nos vemos pronto

Miriam Simón
Próximos retiros en La Hospedería del Silencio-Ecocentro
www.hospederiadelsilencio.com

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#Suscríbete..

#Publicidad

#Facebook

Lo más popular