ADVANCED EMDR PRENATAL: una nueva terapia eficaz contra el suicidio



Cada día son más frecuentes los pacientes que acuden a consulta con ideas suicidas o varios intentos de suicidio en su vida.

El tratamiento con antidepresivos aumenta el riesgo de suicidio en este tipo de pacientes, sobre todo en los menores de 18 años. En estos casos, con el uso de antidepresivos, se cumple el dicho popular de que “es peor el remedio que la enfermedad.”

La mayoría de las terapias psicológicas tradicionales tienen una efectividad escasa en estos pacientes; no consiguen resultados estables en su estado de ánimo y en caso de que se produzca una mejoría, son frecuentes las recaídas.

En casos de pacientes que quieren acabar con su vida es necesario hacer una intervención terapéutica rápida, eficaz, profunda y con resultados inmediatos, estables y permanentes. 

Y esto justamente es lo que caracteriza a Advanced EMDR Prenatal (EMDRAP).

Esta terapia hace posible una nueva y prometedora forma de tratar, entre otras patologías, el problema del suicidio.

Con EMDRAP tenemos una terapia que permite que las ideas suicidas desaparezcan de forma rápida y permanente.

Este es el caso de Daniela, una adolescente de 15 años, buena estudiante, chica responsable, que casi de un día para otro comenta a sus amistades más cercanas que su novio la ha dejado y que quiere suicidarse. Afortunadamente, una de esas amigas informa a los padres de Daniela, que inmediatamente acuden a nuestra consulta muy preocupados

Ese mismo día, Daniela recibe una sesión de EMDRAP en la que, usando técnicas propias de esta terapia, pudo descubrir y revivir varios acontecimientos que pasaron en su gestación, es decir en el periodo en el que ella estaba creciendo dentro del vientre de su madre.

Durante la sesión, Daniela vio y sintió acontecimientos tan importantes como el rechazo de su madre al enterarse de que estaba embarazada. El momento en el que su madre le dice a su padre que está embarazada y su padre le dice que tiene que abortar. Las dudas de su madre sobre la decisión del aborto. Cuando sus abuelos echan de la casa a su madre cuando les cuenta que está embarazada. Cuando el padre abandona a la madre tras negarse a abortar. Y cómo su madre quiere suicidarse tras el abandono de su padre (este último descubrimiento fue el más importante, para ella, en la sesión).

Tras revivir, reprocesar, desvitalizar emocionalmente y comprender cada uno de estos acontecimientos, se dio cuenta por ella misma de que, a raíz de que su novio la dejó, ella empezó a sentir igual que su madre cuando la abandonó su padre. Descubrió y comprendió que sus sentimientos de quitarse la vida que ella tenía a raíz de que su novio la dejara, eran exactamente los mismos que los que sentía su madre cuándo su padre la abandonó. Los sentimientos que Daniela tenía, esa forma de pensar, sentir y actuar que la llevaban al suicidio, los aprendió inconscientemente de su madre, en sus primeros meses de gestación. Estaban “improntados”, pero latentes en ella, y se destaparon de forma automática e inconsciente, cuando vivió un acontecimiento análogo al que vivió su madre cuando estaba embarazada de Daniela y su padre las abandonó.

Tras todo este torrente de vivencias desveladas y comprensiones, que tuvo Daniela durante la sesión, sus emociones cambiaron inmediatamente. Desaparecieron las ideas suicidas. Ahora veía la ruptura con su novio sólo con una ligera añoranza por los buenos momentos que había vivido con  él. Surgió en ella una energía, una fuerza interior y unos pensamientos positivos, que le hicieron ver el presente y el futuro desde un punto de vista más optimista y con una actitud mucho más positiva y sana.

Tras la sesión, entrevistamos a la madre de Daniela, la cual confirmó que los hechos que su hija había visto y sentido en la sesión de EMDRAP eran ciertos.

Han pasado 3 años desde esta sesión. En estos 3 años Daniela volvió a tener pareja, volvió a romper con ella, pero ya no aparecieron esas ideas suicidas, simplemente pasó los días típicos de “bajón” que tiene una ruptura sentimental.

En la actualidad, Daniela ha empezado sus estudios de psicología en la universidad con mucha ilusión. Seguro que será una gran psicóloga.

Como se puede ver tras la lectura del caso de Daniela, con EMDRAP, desde la primera sesión, el paciente puede experimentar una sensible mejoría, ya que la persona llega a descubrir las causas de su problema, comprenderlas y resolverlas.

Las causas que pueden llevar a una persona a querer suicidarse pueden ser diversas; pero en los casos de las personas que no responden a terapias, y en los que hay frecuentes recaídas y deseos de terminar con la vida, las causas, el origen, la raíz del problema, suele ser uno o varios acontecimientos traumáticos que el paciente no recuerda, al estar sumergidos en su memoria inconsciente, ya que pasaron en sus primeros años de vida (en los meses de gestación que estuvo en el vientre de su madre, durante el parto o en los tres primeros años de vida).

En una sesión de EMDRAP, la persona descubre estos acontecimientos, los revive, los reprocesa, se libera emocionalmente y los comprende. Y todo esto hace que, de forma automática, se vaya resolviendo rápidamente la patología que afecta al paciente, y se produzca un cambio profundo y estable en sus emociones, sensaciones y pensamientos; pasando a ser estos mucho más positivos y haciendo que desaparezca la ideación suicida.

Con EMDRAP tenemos una terapia que permite acceder de forma rápida a estos traumas prenatales, o de los primeros años de vida, resolverlos y desactivarlos, produciendo un cambio estructural en la forma de sentir de la persona, haciendo que las ideas suicidas desaparezcan y permitiendo al paciente llevar una vida más feliz y sana.

Si el lector quiere ampliar información sobre cómo recibir terapia o los cursos de formación:

www.emdrprenatal.com
consultas@emdrprenatal.com
Tel.  +34 91 522 8909


Si te ha gustado, compártelo...